AGENDA  |  NOTICIAS  |  PRENSA

LA TECNOLOGÍA EN FUNCIÓN DE LA PROTECCIÓN DEL PATRIMONIO NACIONAL

Un trabajo coordinado de investigación tecnológica y conservación entre LANOTEC-CeNAT y el Museo Nacional de Costa Rica lograron rescatar un artefacto de madera precolombino con 2300 años de antigüedad

Octubre, 2020. Es un objeto excepcional de la arqueología costarricense que podría ser un metate o asiento de madera de 2300 años. Nombrado por los arqueólogos como el «Artefacto 112», fue entregado al Museo Nacional de Costa Rica en el 2018, después de haber sido saqueado y puesto en peligro de destrucción total, debido a la acción de huaquerismo. Fue sustraído del sitio arqueológico Huiscoyol, en Paquera de Puntarenas, en un lugar pantanoso con entierros humanos y más de 120 ofrendas en piedra y cerámica.

El arqueólogo Felipe Solís, investigador de este sitio, señala por qué el “Artefacto 112” es un objeto tan especial en su artículo «Huiscoyol, un sitio arqueológico con preservación excepcional»: «La madera es un material que usualmente no se conserva en nuestro país debido a las condiciones climáticas”, esto, aunado a la antigüedad del mismo, hacen que este objeto tan sencillo sea un hallazgo realmente valioso para la arqueología y la historia de Costa Rica.

Acerca del sitio Huiscoyol
Exposición temporal "Artefacto 112"

La exposición temporal «Artefacto 112» estará hasta el 20 de noviembre en las Casas de los Comandantes del Museo Nacional

¿Por qué sobrevivió un artefacto tan vulnerable durante tantos años?

La alta tecnología en función del patrimonio

Un objeto excepcional como este debía de ser investigado a fondo y con tecnología de punta. El Departamento de Protección del Patrimonio Cultural del Museo (DPPC), acudió al Laboratorio Nacional de Nanotecnología del Centro Nacional de Alta Tecnología (LANOTEC-CeNAT) para que participara en el estudio del tipo de madera y composición interna del objeto y restaurara uno de sus soportes.

El investigador de LANOTEC- CeNAT, Ing. Rodrigo Mora, explica que algunas muestras del artefacto fueron analizadas con la técnica de microscopía electrónica de barrido (SEM), una especialidad de ese centro científico. “Al estudiar el material hacemos un zoom hasta la escala nano (súper pequeña) para caracterizar y conocer su composición”.

Los ingenieros de LANOTEC- CeNAT, en coordinación con los conservadores Alexander Reyes y Ana Eduarte, entonces funcionarios del DPPC, se adentraron en la capa celular de la madera y esto fue clave para que Isabel Carpio, bióloga especialista en maderas carbonizadas, la identificara como un Quercus oleoides, un tipo de roble costarricense.

Además, la microscopía reveló la clave del porqué con tantos años la madera no se desintegró. Reyes aclara que “uno de los factores más importantes para la conservación del “Artefacto 112”, fueron las formaciones de cristales de carbonato de calcio dentro de la madera. Estos cristales permitieron que, durante el encogimiento y ensanchamiento debido a la humedad y el desecamiento descontrolado al que fue sometido, la madera se mantuviera relativamente estable”.

Otro factor de conservación fue el entorno en el que permaneció por más de 2 mil años, un ambiente anaeróbico con muy poco oxígeno, que creó una especie de cápsula con un ambiente relativamente controlado.

“Es impresionante cómo la madera se logró conservar, el proceso de intervención de emergencia fue determinante y casi mágico, para que esta madera no se perdiera”, agregó el conservador.

De arriba a abajo, de izquierda a derecha, se pueden observar los cristales, cada vez más de cerca, que se encuentran entre la madera del Artefacto 112. Imágenes SEM de LANOTEC-CeNAT

El proceso de restauración

Una intervención de emergencia

Al llegar al área de conservación del Museo Nacional, el “Artefacto 112” se encontraba en una situación extrema, corría el riesgo de colapsar y desintegrarse, perdiendo todo su valor histórico- cultural.

Era urgente una intervención pues había sufrido un desecamiento drástico luego de haber estado en un ambiente húmedo. “La madera estaba  completamente seca con restos de tierra adheridos a los soportes. El agua provoca que la madera se hinche y cuando se seca, esta se encoge, todo este proceso hace que la madera colapse y se destruya de adentro hacia afuera”, explica el conservador.

Durante un año, la pieza fue tratada y limpiada con alcohol y aditivos en un ambiente controlado, buscando simular el ambiente en el que permaneció por tantos años. El objetivo del proceso fue llevarla a un desecamiento controlado y garantizar que no se destruyera.

Intervención del Artefacto 112

Intervención del Artefacto 112. Fortalecimiento de los soportes

Los conservadores del Museo Nacional recibieron el Artefacto 112 con daños severos y a punto de colapsar, debido a la extracción sin control producto del huaquerismo

Una vez limpio y estabilizado, los conservadores procedieron a realizar un diagnóstico detallado del estado de conservación.

El protocolo inicial fue detener el crecimiento de hongos y raíces superficiales en el interior mediante limpieza mecánica y desinfección. Durante este proceso de estabilización, la pieza se mantuvo en un ambiente húmedo pero controlado.

Luego iniciaron los procedimientos base para la intervención de LANOTEC- CeNAT a través de la técnica SEM, que permitió conocer el tipo de madera y la composición interna de la misma.

Una vez conocidos los detalles y estabilizada la pieza, inició la fase de conservación. Los especialistas reconocieron diferentes alteraciones físicas en la madera que debían rectificar, entre ellos tres de los soportes o patas de la pieza.

Para este punto, aclara Alexander, el proceso de desecamiento controlado era continuo: “debíamos ir cambiando el agua poco a poco por químicos y estos por polímeros que consolidaran la estructura de la madera”. Los soportes fueron tratados de manera especial con un adicional del polímero, pues ellos deben de sobrellevar el peso del artefacto.

El proceso de desecamiento controlado y restauración del objeto tardó aproximadamente un año.

Una prótesis para un bien patrimonial

Ponerlo en valor para el disfrute de las personas

El siguiente reto fue tomar la decisión de crear una prótesis para fortalecer y reintegrar el faltante de un soporte que facilitara la exhibición del objeto. En este sentido, la conservación tuvo como objetivos mostrar la historia de la pieza, las grietas de la madera en la parte superior y fortalecer los soportes que siempre fueron la parte más débil de su cuerpo.

Es aquí donde la colaboración con LANOTEC-CeNAT se vuelve fundamental nuevamente.

El faltante de uno de los soportes provocaba inestabilidad en la pieza, motivo por el cual el Museo recurre nuevamente a LANOTEC. El equipo concluye que la opción más viable es la impresión en 3D de una prótesis para estabilizar el artefacto.

El Ingeniero Rodrigo Mora, parte del proceso, explica que “a partir del modelo de plastilina moldeado por los conservadores, los investigadores realizaron un proceso interactivo de fotogrametría (muchas fotografías desde diferentes ángulos para el mismo modelo). “Fue un proceso minucioso, que requirió de unas 7 a 8 impresiones hasta que logramos un acople perfecto entre la prótesis impresa en 3D y el artefacto, después imprimimos la prótesis final con el acabado de color requerido”.

Con la consolidación del “Artefacto 112”, el Museo garantizó la puesta en valor de una pieza sencilla y quizá hasta humilde a la vista, pero con la fortaleza de sobrevivir más de 2300 años los embates naturales para que, mediante una alianza científica entre la arqueología y las nuevas tecnologías, podamos conocerlo y disfrutarlo en el presente y el futuro.

El “Artefacto 112” se encuentra en exhibición en las Casas de los Comandantes del Museo Nacional de Costa Rica, del 26 de setiembre al 20 de noviembre, en horario de martes a sábado, de 8.30 am a 4.30pm y domingo de 9 am a 4.30pm.

Conozca más de la exposición
Exposición temporal "Artefacto 112"

Exposición temporal «Artefacto 112»

AUTORA: Wendy Segura Calderón, Periodista

Departamento de Proyección Museológica
Museo Nacional de Costa Rica
prensa@museocostarica.go.cr