Los membrácidos ¡pequeños y llamativos!

Si le pregunto si conoce los membrácidos, probablemente me dirá que no, pero tal vez si le digo que si conoce unos pequeños y extraños insectos que se posan en las plantas y que tienen en la parte delantera de su cuerpo una especie de cuerno, quizá ahora si sepa de qué le hablo.

Los insectos son el grupo de seres vivos más abundante sobre la Tierra, mismo que presentan una diversidad fascinante y con un campo de estudio inagotable para su investigación.

Dentro del grupo de los insectos podemos encontrar a los que pertenecen al orden Hemíptera, que se caracterizan por tener un aparato bucal modificado en forma de pico chupador, el cual está adaptado para perforar y succionar liquido de las plantas (savia) y en animales (sangre).

Cyphonia clavata

Cyphonia clavata. Foto Gabriela Carmona Ríos. MNCR.

De este orden forman parte unos extraños insectos que pertenecen a la familia Membracidae y a los que popularmente se les conoce como “diablitos, toritos o periquitos”, cuyo nombre en inglés es «Treehoppers”. Son probablemente de los insectos más peculiares y espectaculares de la naturaleza. Se encuentran relacionados a las famosas “chicharras”, familias Cicadidae y a los “salta hojas” de la familia Cicadellidae, nombre vulgar como se les conoce popularmente, debido a que tienen en común, un aparato bucal chupador en forma de pajilla apto para succionar la savia de los vegetales.

La familia Membracidae cuenta con cerca de 3400 especies en más de 400 géneros, donde existen una gran diversidad de formas, tamaños y colores. Se considera que este taxón surgió en los bosques tropicales del Nuevo Mundo. Su antigüedad aproximada es de 40 millones de años. La mayoría se encuentran en la América tropical, de donde este grupo se ha indicado es originario.

Pronoto

La característica más distintiva en la familia Membracidae, es la estructura localizada detrás de la cabeza, la cual se llama pronoto, la misma presenta una gran variedad de formas como bulbos, halos, cuernos, espinas, hojas, excremento de insectos y algunos hasta imitan perfectamente a las hormigas y avispas.

Se cree que la forma del pronoto puede constituir un mecanismo de defensa o bien, camuflaje, así como un medio para diferenciar a los machos de las hembras en una misma especie, esto a través de variaciones en este abultamiento en cuanto a forma, coloración y tamaño.

Umbonia spinosa. Foto: Gabriela Carmona Ríos. MNCR.

Umbonia spinosa. Foto: Gabriela Carmona Ríos. MNCR.

Reproducción de los insectos diablitos

Las hembras colocan los huevos debajo de las hojas jóvenes, donde secretan primero una sustancia blanca, espumosa, que sirve para fijar los huevos; luego, colocan éstos en una línea y al finalizar de depositarlos, colocan más sustancia blanca y la masa de huevos queda fijada a la hoja, en esta actividad pueden tardar una semana para realizar el deposito de todos los huevos que formaran una “postura o masa de huevos”.

En algunas especies, la hembra puede poner alrededor de 60 huevos durante toda su vida.

Membrácido con sus huevos

Ejemplar de la familia Membracidae ovopositando sus huevos. Autor Leonel Baldoni 2014.

Cuidado Parental

Dos hembras de Membracis sp con ninfas

Dos hembras de Membracis sp con ninfas en una Acacia en el jardín del MNCR de Heredia. Autor Gabriela Carmona Ríos 2018.

En muchos animales, tanto vertebrados como invertebrados, incluyendo los insectos, se da una estrategia de comportamiento que aumenta las posibilidades de supervivencia, la cual al reproducirse permite el cuido de la progenie y a ésta se le denomina “cuidado parental”; en los membrácidos esta estrategia se presenta sólo en algunas especies y sucede cuando la hembra al depositar sus huevos evita la depredación de los mismos, posándose sobre estos hasta que nacen, protegiéndolos de sus enemigos naturales mediante la defensa física con sus patas y vibración agitada de las alas.

Umbonia con ninfas

Grupo de hembras de Umbonia con sus ninfas en una Acacia en el jardín del MNCR de Heredia. Autor Gabriela Carmona Ríos 2018.

Comportamiento de los membrácidos

En el seno de esta familia se puede encontrar diversos tipos de comportamientos, tales como:

  • Especies solitarias, las cuales viven toda su vida solas en las axilas de las hojas, brotes o flores de algunas plantas. Como ejemplos están los membrácidos de los géneros Aconophora sp, Alchisme sp, Amastris sp, Micrutalis sp, Tylopelta y las especies Metcalfiella costaricensis y Vanduzea segmentata.
  • Formación de colonias, lo cual ocurre cuando la hembra después de ser fecundada por el macho, pone entre 600 a 1000 huevecillos, mientras tanto secreta una feromona que atrae a otras hembras, las cuales acuden al mismo lugar para depositar sus huevos. De esta manera, es posible encontrar varias agrupaciones de diferentes hembras, de la misma especie, en una misma rama, de una sola planta, lo cual promueve la supervivencia, crecimiento y desarrollo de la descendencia.
Colonia de membracidos

Colonia de especímenes de Umbonia spinosa en una rama de Acacia en el jardín del MNCR de Heredia. Autor Gabriela Carmona Ríos 2018.

Especies de Membrácidos con comportamiento solitario, ejemplares de la colección del Museo Nacional de Costa Rica

Comunicación

Entre los insectos la comunicación es muy importante, ésta permite igualmente mantener espacios propios y alejar los invasores, así como mantener estrategias reproductivas.

Una de las principales formas de comunicación en los membrácidos, consiste en hacer vibrar con su abdomen el sustrato en el que se encuentran, como por ejemplo en los tallos. Las vibraciones se transmiten a través de la planta y forman parte de las señales de alarma, detección de alimento, cortejo, encuentro de sexos, entre otros.

Relación simbiótica con otros insectos

Relación simbiótica con hormigas

Relación simbiótica de hormigas con adultos de Bolbonota y sus ninfas en el jardín del MNCR de Heredia. Autor Gabriela Carmona Ríos 2019.

Hormigas con ninfas

Hormigas protegiendo un grupo de ninfas de Bolbonota en una rama de Acacia en el jardín del MNCR de Heredia. Autor Gabriela Carmona Ríos 2019.

Los membrácidos presentan a menudo asociaciones con otros insectos, sobre todo con hormigas como la del género Camponotus o las que pertenecen a las especies Atta colombica, Acromymex sp. También con algunas abejas como por ejemplo: la especie Apis mellifera y las avispas de la especie Polistes instabilis y las del género Polybia sp., con las que sucede esta simbiosis a las que atraen después de secretar una sustancia azucarada llamada melaza (la cual es muy rica en azúcares).

A cambio, estos insectos se comen el exceso de la savia que contiene los nutrientes excretados por estos saltadores de hojas y a la vez brindan protección contra los depredadores y parasitoides. Las ninfas (forma inmadura de algunos insectos), muestran una mayor supervivencia por la presencia de hormigas y así se ve aumentado el éxito reproductivo de la hembra.

Hormigas, abejas y avispas que mantienen una relación simbiótica con los membrácidos.  Ejemplares de la colección del Museo Nacional de Costa Rica

Los miembros de esta familia tienen pocos enemigos naturales, entre los que se conocen, están las aves insectívoras que se alimentan principalmente de las ninfas; los anfibios, las arañas, los insectos carnívoros y algunos hongos que los invaden y momifican, especialmente a las ninfas por tener el cuerpo suave. Solamente en casos particulares se les considera plagas menores que afectan a los cultivos, leguminosas, aguacate, cacao, café y papaya, al alimentarse del tejido leñoso afectando la recuperación de las plantas débiles y provocan la caída de flores y hojas.

Es importante recalcar que los insectos son el grupo de seres vivos más abundante sobre la Tierra, representan una diversidad fascinante y así como un campo de estudio inagotable para su investigación, por esto es importante mantener un adecuado sistema de información sobre ellos pues todos y cada uno juegan un papel importante en el ecosistema.

Referencias

  • Billick, I. & Tonkel, K. (2003) The Relative Importance of Spatial vs. Temporal Variability in Generating a Conditional Mutualism. Proceeding of the Ecological Society of America, 84 (2): 289-295.
  • Godoy, C.; Miranda, X.; Nishida, K. 2006. Membrácidos de la América Tropical. Treehoppers of tropical America, Instituto Nacional de Biodiversidad, Santo Domingo de Heredia, Costa Rica. 352 p.
  • González, L; (2014) Sinopsis de Membracidae (Hemiptera: Membracoidea) de Colombia, relacionados con ecosistemas agricolas.Universidad Nacional de Colombia,145 p.
  • Hanson,P & Nishida,K.(2016) Insects and other arthropods of Tropical America. Cornell University Press,375 p.
  • Tallamy, D.W. & Wood, T.K. (1986) Convergence patterns in sub social insects. Proceedings of the Annual Review of Entomology, 31: 369-390 http://dx.doi.org/10.1146/annurev.en.31.010186.002101
  • Wood, T.K. (1993a) Diversity in the New World Membracidae. Proceedings of the Annual Review of Entomology, 38: 409-433. http://dx.doi.org/10.1146/annurev.en.38.010193.002205

AUTORA: María Gabriela Carmona Ríos
Curadora del orden Hemíptera

Departamento de Historia Natural
Museo Nacional de Costa Rica
mcarmona@museocostarica.go.cr