Historia Profunda de Costa Rica

La historia de Costa Rica no da inicio con la llegada de los españoles, sino mucho tiempo atrás.

La evidencia recuperada hasta el momento indica que el territorio costarricense fue ocupado por los primeros grupos humanos alrededor de 12,000 años antes del presente. Desde esa época hasta la llegada de los españoles en el siglo XVI, se dio un largo proceso de desarrollo en las diferentes regiones arqueológicas de Costa Rica.

Petroglifo Sitio Pedregal, Guanacaste

Regiones Arqueológicas

En el territorio que ocupa Costa Rica han sido establecidas tres regiones arqueológicas con base en criterios geográficos (cadenas montañosas, ríos, valles y otros.) y culturales (asentamientos, entierros, cerámica y otros).

Dentro de cada región se da una semejanza formal en los vestigios materiales correspondientes a distintos períodos de ocupación.

Con el fin de distinguir los diversos grupos del pasado y comprender los cambios que se manifestaron a nivel económico, social, artístico y político, durante los miles de años de ocupación, los arqueólogos establecen distintas divisiones temporales y espaciales. Sin embargo, éstas no deben verse en forma categórica o definitiva, ya que muchos cambios fueron graduales y las fronteras variaron en el tiempo.

En este trabajo, los períodos y fases se agrupan en grandes etapas de desarrollo o modos de vida que se distinguen entre sí por cambios en la base de subsistencia o en la organización social de los grupos que habitaron en las distintas regiones.

Mapa de regiones arqueológicas de Costa Rica

Mapa de regiones arqueológicas de Costa Rica

Aunque se centra la atención en el desarrollo alcanzado dentro de los límites de la actual Costa Rica, se debe tener presente que el ámbito regional precolombino contó con distintas fronteras que se extendieron a los países: Panamá y Nicaragua. El territorio de estos tres países se conoce, en términos arqueológicos, como el Sur de América Central.

Esta zona compartió una serie de características culturales y de desarrollo durante la época precolombina con el norte de Sudamérica; se conforma así la división arqueológica conocida como Área Istmo Colombiana. Esta área no fue un mero depositario de los desarrollos alcanzados en Mesoamérica y los Andes, sino que tuvo un proceso propio y fue un centro temprano de innovaciones tecnológicas y artísticas.

Tabla cronológica regiones arqueológicas Costa Rica

Tabla cronológica de las regiones arqueológica de Costa Rica

Las tres regiones arqueológicas de Costa Rica son:

A. Región Arqueológica Gran Nicoya

Esta región se extiende sobre parte de Costa Rica y Nicaragua. El sector costarricense se distingue como Subregión Sur o Guanacaste. Comprende la actual provincia de Guanacaste y el sector norte de la provincia de Puntarenas.

Mapa de Costa Rica

B. Región Arqueológica Central

Ocupa la porción central del país, extendiéndose desde la costa Pacífica hasta la costa Caribe. Se distinguen tres subregiones: la Central-Pacífica, que abarca el Valle Central y la zona del Pacífico Central, la Subregión Caribe, que abarca el Valle de Turrialba y las Llanuras del Caribe Central, y las Llanuras del Norte.

Mapa de Costa Rica

C. Región Arqueológica Gran Chiriquí

Se extiende sobre parte de Costa Rica y Panamá. El sector costarricense se distingue como Subregión Arqueológica Diquís. Comprende el suroeste del país, así como las estribaciones atlánticas de la Cordillera de Talamanca

Mapa de Costa Rica

Modos de vida precolombinos en Costa Rica

Modo de vida designa los aspectos económicos, sociopolíticos y religiosos de una sociedad en una determinada etapa de su evolución histórica.

En la etapa precolombina se distinguen varios modos de vida y su duración pudo ser de varios siglos y hasta de milenios.

La distinción entre los modos de vida se debe principalmente a cambios en la base económica, que significaron cambios en la organización sociopolítica y visión del mundo de la sociedad. Estos cambios se manifestaron en los diferentes materiales arqueológicos (utensilios, herramientas, viviendas y otros), que sobrevivieron a la acción del tiempo, de agentes naturales y las personas.

Modo de vida de los cazadores-recolectores (11.000-2.000 a.C.)

a. Los primeros pobladores (11.000 – 7.000 a.C.)

De acuerdo con los datos más aceptados por los arqueólogos, el poblamiento de América se dio por grupos provenientes de Asia que entraron por el Estrecho de Bering, en el norte del continente, alrededor de 11.000 años antes de Cristo, aunque hay evidencia creciente de migraciones anteriores.

Estos grupos eran nómadas, y estaban organizados en pequeñas bandas, que se desplazaron a lo largo del continente, buscando sitios propicios para la caza y recolección de frutos silvestres. En su desplazamiento arribaron al territorio que hoy ocupa Costa Rica alrededor de 11.000 antes de Cristo, de acuerdo con la información registrada hasta el presente.

Estos grupos no conocían la agricultura, su dieta se basaba principalmente en la recolección de plantas silvestres y en la caza ocasional de grandes animales o megafauna extinta, tales como el mastodonte, megaterio o perezoso gigante y el gliptodonte o armadillo gigante, pero también de las especies que aún existen. Los cazadores-recolectores vivían en campamentos a campo abierto o en abrigos rocosos naturales, los cuales ocupaban de manera estacional. Se ha localizado evidencia arqueológica de estas ocupaciones, correspondiente a instrumentos de piedra, en el Valle de Turrialba y en Guanacaste. Las herramientas de piedra características de esta época están constituidas entre otras, por raspadores, cuchillos, perforadores, raederas y en especial la punta de proyectil acanalada, la cual era un arma de piedra muy eficiente en la caza mayor.

Punta cola de pez Llanuras del Norte.

Punta Cola de Pez, Sitio Birlen, Llanuras del Norte.

b. De la caza-recolección a los primeros cultivos (7.000-2.000 a.C.)

Entre 7.000 y 2.000 años antes de Cristo los grupos indígenas comenzaron a combinar la caza y recolección con los primeros cultivos. La evidencia sobre este período es escasa, y se limita a áreas de taller de herramientas de piedra y fogones en Arenal (Guanacaste), y artefactos de piedra en la zona de Turrialba.

Los cambios climáticos ocurridos alrededor de 7.000 años a.C. se cree provocaron la desaparición de la megafauna. De esta manera la caza se concentró en las especies de menor tamaño. Las herramientas de piedra utilizadas estaban dedicadas al trabajo en madera, hueso, piedra y procesamiento de alimentos. Se considera que las prácticas de recolección fueron fundamentales, pero también inician prácticas de horticultura originadas en el conocimiento generado a partir de la recolección de plantas silvestres. Estas incluían ya al maíz, tubérculos y árboles frutales, como el aguacate, el nance y el guapinol, entre otros. Es posible que los grupos realizaran rondas estacionales en determinadas zonas dependiendo de la época de maduración de los frutos, ocupando abrigos rocosos o campamentos a cielo abierto.

Puntas de flecha Periodo Arcaico

Puntas en piedra para flecha o lanza, Período Arcaico (7000-2000 a.c.)

Modo de Vida Aldeano Igualitario (2.000 a.C.-500/300 a.C.)

Se tienen datos en el país de la consolidación de la agricultura alrededor de 2.000 años antes de Cristo. La agricultura propició el establecimiento de aldeas permanentes, el desarrollo de la cerámica y la complejización social, entre otros aspectos.

Existe evidencia para el primero y segundo milenio antes de Cristo de comunidades agrícolas sedentarias, pequeñas y dispersas, que contaban con artefactos cerámicos sencillos y herramientas de piedra, dirigidas a labores agrícolas y procesamiento de alimentos.

En el modo de vida aldeano igualitario se postula una organización sociopolítica del tipo tribal, con relaciones igualitarias entre los individuos y la propiedad colectiva de los bienes.

El desarrollo o adopción de la cerámica vendría a llenar la necesidad de nuevos utensilios. La cerámica temprana se caracteriza por sus formas básicas (ollas, platones, tazones y otras) decoradas con técnicas como incisos, estampados o modelados.

La evidencia de platones de arcilla o budares en sitios del Caribe, Diquís y Pacífico Central, así como pequeñas piedras puntiagudas para ralladores de tubérculos, indican prácticas agrícolas vegecultoras.

La vegecultura es el cultivo de tubérculos y raíces como la yuca, el ñame y otros. En este sistema agrícola también se incluye el aprovechamiento de ciertos árboles como el pejibaye, y la práctica de la caza y la pesca.

Asimismo, en Guanacaste y el Pacífico Central, se da la presencia de restos de maíz, así como de manos y metates usados para procesarlo, señala el cultivo de semillas, que también habrán incluido, frijoles y ayotes, entre otros. El cultivo de semillas no descarta el uso de tubérculos y árboles frutales, como alternativas complementarias.

Este tipo de agricultura es de mayor rendimiento, pero más requerimientos de cultivo, y propició el desarrollo de una sociedad más compleja, ya que permite generar un mayor excedente de alimentos, concentración del poder en pocos individuos, control territorial y desarrollo de mejores técnicas de producción.

Fragmentos complejo Cerámico Curré subregión Diquís

Cerámica decorada con uña, concha y objetos afilados. Complejo Cerámico Curré, 1500-300 a.C. Subregión Diquís

Microlitos Piedra silicea Sitio Curre

Microlitos de piedra silicea, 1500-300 a.C. Sitio Curré, Subregión Diquís.

Modo de vida Aldeano Cacical (500 a.C.-1.550 d.C.)

a. Transición de la sociedad tribal a la sociedad cacical (500/300 a.C.-300 d.C.)

El modo de vida aldeano cacical habría tenido sus antecedentes en los cambios producidos por la agricultura de semillas. Entre 500 a.C. y 300 d.C. la organización tribal de los primeros grupos agricultores inicia un cambio hacia una organización sociopolítica más elaborada como lo fueron los cacicazgos.

El cacicazgo se caracteriza por una mayor diferenciación y estratificación entre los productores de alimentos (agricultura, caza, pesca, recolección), los artesanos especializados y los dirigentes religiosos y políticos. Por otra parte, los individuos que ocupan el poder necesitan de símbolos materiales para mostrar su posición predominante en la jerarquía social. Por dicha razón empiezan a usar mayores indicadores de posición social tales como colgantes de jade u otras piedras verdes, metates ceremoniales y remates de piedra para bastones, entre otros.

Estos elementos se encuentran frecuentemente como ofrendas mortuorias. Hacia 300 a.C. predomina un sistema mixto de semillas y tubérculos que continuó hasta la Conquista. Se dio además un desarrollo de los instrumentos y técnicas de cultivo para atender los requerimientos de la agricultura, que genera más excedentes y propicia un crecimiento de la población.

En las diferentes regiones, las poblaciones habitaban en aldeas pequeñas y medianas. Algunas de las aldeas crecieron en tamaño e importancia con un consecuente desarrollo del poder económico, político y religioso. Estas aldeas principales presentan construcciones tales como basamentos, montículos, calzadas, hornos, y estatuaria.

La cerámica en las diferentes regiones durante este período comparte, en términos generales, la decoración con dos colores (bicromía en zonas) y adornos con formas de animales (zoomorfos).

Enterramiento secundario sitio la regla subregión Guanacaste

Enterramiento secundario, Sitio La Regla, Periodo Tempisque, 300 a.C.- 300 d.C. Subregión Guanacaste.

b. Inicio de los Cacicazgos complejos (300-800 d.C.)

Los requerimientos de la producción agrícola y la mayor complejidad social que genera, conllevan a nuevas formas de control sociopolítico. Los cacicazgos al inicio fueron pequeños y dispersos dominados por un jefe o cacique, pero luego dieron paso a verdaderas confederaciones de cacicazgos. Al existir centros de poder, se da una jerarquización de asentamientos con aldeas principales y poblados secundarios tributarios.

Las relaciones de subordinación entre aldeas pudieron permitir la aparición de un cacique principal en la aldea dominante y de caciques secundarios en las aldeas subordinadas. La propiedad sobre la tierra se acentúa con la formación de divisiones territoriales. El cacique por su autoridad tuvo acceso privilegiado a los bienes más apreciados.

A partir de 300 d.C. se inicia una complejización de los asentamientos, concentrándose la población en aldeas grandes. Estas aldeas con diferentes obras de infraestructura, tales como basamentos, calzadas, montículos funerarios, indican la capacidad de los dirigentes políticos y religiosos para movilizar la población a fin de realizar dichas obras. Durante este período se da la aparición de la policromía (varios colores) en la cerámica de la Región Gran Nicoya, así como una mayor explotación de los recursos costeros en la costa Pacífica.

Vasija bicroma Caribe Central

Vasija bicroma, Complejo Cerámico El Bosque 300 a.C.-300 d.C., Subregión Caribe Central.

Enterramientos Sitio Orocú subregión Guanacaste

Enterramientos, Sitio Orocú, Periodo Bagaces 300-800 d.C., Subregión Guanacaste

Cilindro de piedra

Cilindro o “barril” de piedra, 300 a.C.-800 d.C. Subregión Diquís

Colgantes de piedras

Colgantes en diferentes tipos de piedras, conocidos genéricamente como jades.

Vasija Bicroma Complejo Cerámico Aguas Buenas Diquís

Vasija bicroma, Complejo Cerámico Aguas Buenas 300 a.C.-800 d.C., Subregión Diquís.

Tumbas de Corredor

Tumbas de corredor, Sitio Severo Ledezma, 300 a.C. – 300 d.C., Subregión Caribe Central.

c. Cacicazgos Tardíos (800 – 1,550 d.C.)

Después de 800 d.C. y hasta la llegada de los españoles en el siglo XVI, se encuentran aldeas grandes y de complejo diseño interno que dominaban territorios extensos que competían entre sí. La presencia de numerosos cementerios simples y complejos, obras de infraestructura masiva en aldeas principales (montículos, acueductos, plazas. calzadas, muros de contención), la diversidad de bienes domésticos y suntuarios, la introducción de la orfebrería, el intercambio regional y los conflictos entre cacicazgos son elementos característicos de esta época.

Asimismo, se dio una agricultura más compleja y la explotación de diversos ecosistemas, que permitieron tener acceso a un rango mayor de bienes. A partir de allí se pudo dar un incremento en la población, una mayor jerarquización social y relaciones de subordinación más fuertes entre los diferentes territorios cacicales. La experiencia acumulada en los períodos anteriores y los contactos con otras áreas facilitaron este cambio en la sociedad precolombina costarricense.

En esta etapa, el cacique o jefe pudo tener un mayor control sobre la tierra y las herramientas, y pudo movilizar la población para obras de mayor envergadura, apelando a recursos mágico-religiosos, campo en el cual el chamán (dirigente religioso) cumple una función primordial. También aumentaron los símbolos de rango para los individuos dominantes, tales como su vivienda, artículos personales, así como el lugar, forma y ofrendas para el enterramiento.

La organización territorial llevaría al establecimiento de relaciones de intercambio de productos tales como alimentos, herramientas especializadas, y bienes suntuarios. Se dieron alianzas políticas entre cacicazgos, pero también competencia por recursos, que eventualmente conducían a la guerra.

Figurilla Guabal Policromo subregión Guanacaste

Figurilla Guabal Policromo, Período Sapoá 800-1500 d.C.,Subregión Guanacaste.

Basamento circular Región Central

Basamento circular, Sitio Agua Caliente, 800-1500 d.C. Región Central

Disco de oro Subregión Diquís

Disco de oro, 800-1500 d.C., Subregión Diquís

Vasija trípode subregión Central Pacífica

Vasija trípode Complejo Cerámico Curridabat, 300-800 d.C., Región Central

Sitio La Fábrica Valle central

Sitio La Fábrica, Valle central, 800-1000 d.C.

Tumbas de cajón Sitio La Itaba Región Central

Tumbas de cajón, Sitio La Itaba, 800-1500 d.C. Región Central.

Muro piedra Sitio Finca 6 Diquís

Vista de muro de piedras, Sitio Finca6, 800-1500 d.C., Subregión Diquís.

Esferas de piedra Sitio Finca 6 Diquís

Esferas de piedra, sitio Finca 6, 800-1500 d.C. Subregión Diquís.

Todo este desarrollo alcanzado por nuestros grupos indígenas precolombinos tendría una dolorosa transición después de 1502 D.C con la llegada de los conquistadores españoles.

Se dará un nuevo modo de vida basado en la explotación de la fuerza de trabajo indígena. Pero de esta cruel confrontación saldría un nuevo habitante: el costarricense actual.

AUTOR: Francisco Corrales Ulloa, Arqueólogo

Departamento de Antropología e Historia
Museo Nacional de Costa Rica
fcorrales@museocostarica.go.cr

PUBLICACIÓN RECOMENDADA

Libro Los primeros costarricenses Portada
Descargue libro