El Boyeo y la Carreta, Patrimonio Intangible de la Humanidad 2005
Volver a presentación inicial

Introducción

"Hoy como ayer, la carreta costarricense surca los caminos nacionales, bajo el constante impulso de los bueyes y la infatigable conducción del boyero. Las cuestas de la incomprensión son a veces pesadas y sin embargo siguen adelante, lenta y tercamente, surcando en medio de tiempos vertiginosos y globalizados, buscando espacios para el reconocimiento y recordándonos con su presencia física y simbólica, que están arraigadas en el corazón de nuestra identidad nacional"

(Dobles, Murillo y Chang. 2004)

Esta exhibición en línea le invita a conocer de la tradición del boyeo y de los elementos que la integran y dan cuenta de su complejidad: la carreta, el yugo, el chuzo y los bueyes. Su significado en la idiosincrasia costarricense y la lucha que boyeros y artesanos dan por preservar la tradición en la actualidad.

La carreta típica fue declarada símbolo nacional en la década de los ochenta. Desde aquellos años se manifestaba una intención por rescatar y fortalecer el aprecio por este instrumento tan característico de la cultura costarricense. Sin embargo, el aporte del boyero y su oficio se ha invisibilizado. Es hasta finales de los años ochenta y principios de los noventa cuando se trata de exaltar el boyeo como una tradición forjadora de la identidad.

El Museo Nacional de Costa Rica ha querido sumarse a las acciones en favor del rescate de esta tradición, haciendo eco a la proclama como patrimonio intangible de la humanidad, promulgada por la UNESCO el pasado 25 de noviembre del 2005.

 

 
Texto hacia abajo
Texto hacia arriba
Cartago 1858
Ver grande
Desde mediados del siglo XIX, ya era cotidiano el uso de la carreta como vehículo. La leyenda en la ilustración dice "Un día de mercado en Cartago en 1858".
¿Ha tenido usted la oportunidad de conocer de cerca un boyero, con sus bueyes y su carreta?
 

Clips de Audio

Click para escuchar Breve introducción al Boyeo y la Carreta

Enlaces relacionados