El Boyeo y la Carreta, Patrimonio Intangible de la Humanidad 2005

Impacto Económico y Cultural

Sustento diario

El boyeo y la carreta desde siempre han representado para el costarricense una fuente de ingresos económicos y a su vez, le han reafirmado su identidad. En sus primeros años como una herramienta de trabajo y posteriormente como modelo para la fabricación de artesanías.

Las habilidades del campesino fueron más allá de ser boyero, en alguna medida fue también artesano, pues se dedicó a elaborar accesorios como aperos, fajas, yugos y algunos, hasta llegaron a decorar sus carretas.

La especialización en producir estos accesorios se dio con el tiempo, permitiendo de esta forma que otras personas tuvieran una fuente de ingresos también.

Con el auge turístico vivido en Costa Rica a partir de los años sesentas, la producción artesanal se repunta. Es en este momento cuando la representación de carretas y bueyes como artesanías encuentran una oportunidad, motivada en gran medida por el interés de los turistas en tener una reproducción a escala.

Desfiles

En los últimos quince años, como una remembranza a las prácticas de antaño, los boyeros que aún realizan esta labor han salido a las calles de sus comunidades para avivar los desfiles en honor al santo patrono y de esta forma motivar el aprecio y el respeto por la tradición.

Escazú, las localidades cuyo santo es San Isidro y el centro de San José, son los lugares en donde se realizan las actividades culturales más vistosas en torno al boyeo. De mayo a julio, San Isidro Labrador es festejado por sus comunidades y es usual ver su imagen en las carretas en los desfiles. La celebración del Día del Boyero y otras fechas especiales dan lugar,  durante el año, a más desfiles en los que se pueden apreciar bueyes, boyeros y carretas.

No todo es bueno

Si bien el turismo ha permitido que la tradición del boyeo se mantenga presente por medio de las artesanías y los desfiles, en alguna medida ha impactado negativamente la esencia de esta práctica, pues no siempre se ha preocupado por promover el verdadero sentido que tiene esta tradición para los costarricenses.

La intención de complacer, por un afán económico, los gustos particulares de algunos turistas, ha provocado variaciones en los diseños originales de las carretas. Tucanes, lapas, guarias moradas, mariposas y otros elementos de la biodiversidad costarricense han reemplazado a los motivos originales.

Adicionalmente, la utilización de madera es preocupante, pues las más exóticas están extintas o en peligro de extinción. Adicionalmente, no hay propuestas alternativas para el uso de maderas de calidad cultivadas, que permitan mantener la calidad de las carretas.

 

 
Desfile en San José
Ver grande
Este desfile, en noviembre del 2005, muestra como se reivindican los boyeros con sus vehículos en el centro de la capital, San José, abriendo de nuevo paso y exhibiéndose a la urbe.

¿Qué piensa de esta problemática?

 

Clips de Audio

Click para escuchar Tragedia del Boyero
Click para escuchar La globalización impone nuevas formas de consumo

Enlaces relacionados