Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement

Consulte al Especialista

Realice sus consultas a los especialistas del Dpto. de Protección del Patrimonio Cultural o del Dpto. de  Antropología e Historia. 

 

              
Exhibiciones arrow Historia de Costa Rica arrow Anexión del Partido de Nicoya

Tema del Mes

Anexión del Partido de Nicoya

María Elena Masís
Historiadora, Dpto. de Proyección Museológica

Grupo de baile Nayuribes, 2007El próximo sábado 25 de julio se celebra el 185 aniversario de la anexión del partido de Nicoya a Costa Rica y es costumbre que en las escuelas y colegios se realicen actos cívicos, ventas de comidas típicas, artesanías. 

Los medios de comunicación lo festejan con bombas y retahílas, y no falta la nota periodística que reseña el significado de esta festividad; pero ¿sabe usted la historia de la anexión?  Según la historiadora de la Universidad de Costa Rica, Soili Busca la Anexión del Partido de Nicoya a Costa Rica esta plagada de controversias.

Cada 25 de julio, en Costa Rica se cuenta la gloriosa historia del espontáneo y “voluntario” grito de la anexión del Partido de Nicoya a Costa Rica, mientras que en Nicaragua se lamenta la pérdida de Guanacaste en las manos de su “codicioso” vecino.

No obstante, la documentación histórica revela que la anexión no fue un acto espontáneo o simplemente voluntario ni una imposición violenta. Más aún, la anexión no fue un acto, sino un proceso de experiencias variadas, en el cual los vecinos del antiguo Partido de Nicoya actuaron de diversas maneras a lo largo de unos diez años.

Lo prolongado del proceso de la anexión ha sido demostrado por Luis Fernando Sibaja y Chester Zelaya en su libro La anexión de Nicoya (1974). Tal proceso comenzó formalmente en marzo de 1824, cuando el gobierno de Costa Rica invitó a los ayuntamientos del Partido de Nicoya a unirse al Estado costarricense. El ayuntamiento de Nicoya rechazó la anexión a Costa Rica el 4 de abril de 1824, pero, luego cambió de opinión y la aceptó el 25 de julio de ese mismo año.
 
Árbol de Guanacaste. Fotografía de la colección de Karen Clachar "Encuentro con la Sombra"El Congreso Federal decretó la anexión temporal de Nicoya y Santa Cruz a Costa Rica el 29 de enero de 1825, y la del Partido entero el 9 de diciembre de 1825. El Senado de la República Federal de Centroamérica ratificó la decisión el 18 de marzo de 1826.

El Estado costarricense no tenía mucha presencia en el Partido en 1825; la Constitución de 1825 ni siquiera lo reconocía como parte de Costa Rica.

Cuando el Congreso Federal aprobó la anexión en diciembre de 1825, el gobierno costarricense pidió a los jefes políticos que garantizaran la ejecución de la orden federal en Nicoya.

Entonces, desde 1826, el gobierno empezó a insistir en que los pueblos del Partido jurasen lealtad a la misma Constitución, que omitía su existencia. El proceso de juramentaciones duró casi una década pues fue difícil lograr la unanimidad en los municipios del Partido sobre la anexión a Costa Rica.

Los santacruceños aceptaron primero unirse a Costa Rica, mientras que los vecinos de Guanacaste (Liberia) juraron lealtad en septiembre de 1826, pero a la vez redactaron una constancia de que no tuvieron libertad para escoger “pues si se le deja actuar con libertad [al vecindario] ni ahora ni nunca ni en tiempo alguno lo verificaría, respecto a ser gravosa la dicha agregación”.

En 1826 existía una sospecha generalizada de que el Congreso Federal derogaría la anexión y “devolvería” el Partido a Nicaragua. Esta posibilidad se reflejó en la decisión momentánea de los nicoyanos de posponer la jura ante la Constitución costarricense, pero también en la prohibición impuesta por el gobierno costarricense de vender terrenos en Nicoya en 1826.

Grupo de baile Nayuribes, 2004Más de una década de titubeos finalizó después de lograr una aceptación general en los municipios del Partido de formar parte del Estado de Costa Rica. En diciembre de 1834, la Municipalidad de Guanacaste pidió al Congreso Federal que ratificase el decreto de anexión, y fue apoyada por Nicoya en enero de 1835. En 1838, las tres municipalidades (Nicoya, Santa Cruz y Guanacaste) confirmaron su decisión de permanecer anexadas a Costa Rica.

De toda esta larga cronología de fechas podemos concluir lo siguiente: la anexión del Partido de Nicoya a Costa Rica no fue un asunto resuelto en 1824.

Como lo ha demostrado la historiadora nicaragüense Frances Kinloch, en las primeras décadas siguientes a la caída del régimen colonial, en Centroamérica no existían lealtades nacionales pues no había Estados nacionales.

El patriotismo –entendido como lealtad a un Estado– era casi desconocido aún en el año del fin de la Federación Centroamericana (1838). En ese año, las elites de la ciudad de Guanacaste (hoy Liberia) expresaban su deseo de tener la libertad de gobernarse con independencia o de decidir si pertenecían a un Estado o a otro según su voluntad, en caso de guerra entre los dos países.

Falta de fidelidad nacional es lo que se observa durante los años siguientes a la firma del acta de la anexión en 1824.
¿A qué se debían las indecisiones en el Partido de Nicoya a la hora de decidirse por la anexión? Por un lado, los vecinos de la península preferían a Costa Rica desde finales del siglo XVIII, principalmente por sus nexos económicos y comerciales con la economía del Valle Central. Por otro lado, en la parte norteña del río Tempisque, los vecinos del recién fundado poblado de Guanacaste rechazaron pertenecer al Estado de Costa Rica en 1824 porque mantenían estrechos vínculos con Rivas y la economía nicaragüense.

No obstante, en unos cuantos años, cambió la opinión de los vecinos principales de Guanacaste (Liberia); es decir, de las personas que ejercían el poder económico y político local: autoridades municipales y militares. De acuerdo a la opinión de algunos autores nicaragüenses, el Estado de Costa Rica empleó la violencia para lograr el cambio.

Así, mientras Costa Rica experimentó solo algunas escaramuzas en sus inicios de formación del Estado, Nicaragua vivió una continua guerra civil. Costa Rica se convirtió en la opción más ventajosa por el temor generalizado entre los vecinos del Partido de Nicoya de que la guerra entre granadinos y leoneses se extendiera hasta su territorio y afectase sus intereses comerciales.

Además, la creciente demanda de alimentos en el Valle Central abrió mercados para el ganado guanacasteco. Las nuevas oportunidades en el mercado del Valle Central alentaron a las elites guanacastecas a aliarse con Costa Rica y no con Nicaragua.

Aún así, pasaron años para que surgiese el consenso general sobre la conveniencia de pertenecer a Costa Rica.

Fuentes:

Soili Busca. Una larga anexión. La Nación, Suplemento Áncora. San José, Costa Rica, 13 de julio, 2008