Museo Nacional de Costa Rica
Exhibiciones arrow Historia de Costa Rica arrow Antecedentes de Orígenes
Antecedentes de Orígenes

En 1992, una acción decisiva del Departamento de Antropología e Historia (DAH) para mejorar el manejo de datos de las investigaciones arqueológicas, fue el se desarrollar el primer proyecto de sistematización de toda la información de los sitios arqueológicos. Para ello se realizó una revisión de toda la literatura sobre investigaciones arqueológicas y reportes realizados tan tempranamente como 1870. También se revisaron los archivos de otras instituciones que tenían registrados sitios arqueológicos, a saber el Laboratorio de Arqueología de la Universidad de Costa Rica y el Servicio de Parques Nacionales.

Para esta primera versión de la Base, se definieron 32 variables para sistematizar la información básica de los sitios: el número de caso (número de entrada asignado consecutivamente), la clave de sitio, nombre del sitio, fecha de registro, datos de localización, datos de excavación, datos de recolección de materiales, datos de fechamiento, reportes de sitio. Para la ubicación de los sitios se emplearon las 132 hojas cartográficas, escala 1:50,000 del Instituto Geográfico Nacional y además se generó un documento donde se describía, por listado de filtros, la información para los 2008 sitios que inicialmente se registraron. Cabe mencionar que se tenía información de otros sitios registrados y mencionados en literatura, pero a falta de precisar la variable mínima, “ubicación geográfica”, fueron excluidos. Con revisiones posteriores de información documental variada, algunos de estos sitios han sido incluidos en la Base.

Debido a los cambios en la legislación ambiental que inició en 1995 con la entrada en vigencia de la Ley 7554 Ley del Ambiente, que incluyó la valoración del componente arqueológico dentro de los Estudios de Impacto Ambiental, se reforzó la percepción de la necesidad urgente de automatizar la base. En 1999, se contactó al Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) para solicitar la colaboración de la Escuela de Informática y que mediante un curso, se pudiera contar con la ayuda de estudiantes para el montaje de la base en un sistema tipo SIG (Sistema de Información Geográfico), a lo cual accedieron las autoridades del TEC. De esta forma, como parte de un curso de práctica profesional dos de estudiantes migraron la información de los sitios a un sistema diseñado por ellos. En esta primera versión digital, la base de sitios nombrada ORIGENES, se podían consultar las hojas cartográficas georeferenciadas y mediante un link, desplegar la información de los sitios arqueológicos en una ventana.

En un proceso de mejoramiento constante, se obtuvo la segunda versión digital de ORIGENES. Esta versión, la cual ha sido modificada y las variables de información se aumentaron para incrementar el potencial de la base que tiene aplicaciones tanto en gestión del patrimonio, como en investigación y en planificación del desarrollo económico del país. Actualmente la base reúne información de cerca de 4000 sitios arqueológicos, por lo que se ha convertido en una herramienta de consulta obligatoria para proyectistas, investigadores, estudiantes de grado en arqueología y las Municipalidades para el diseño de los Planes Reguladores.

Otras bases de datos creadas en el DAH que han sido integradas a Orígenes son las bases de Documentos (publicaciones, informes, diarios y registros de campo), la Base de Material Gráfico (imágenes de artefactos, panorámicas de los sitios, croquis, fotografías aéreas, y otros) y la Base de Fechas Radiométricas. A diferencia de versiones anteriores, ahora se pueden hacer filtros de información por cualquiera de las variables, y generar reportes. Asimismo, la posibilidad de acceder a imágenes para cada sitio arqueológico, incluyendo el croquis del sitio disminuye la limitante de no poder mostrar en las hojas cartográficas el polígono real del sitio.