Museo Nacional de Costa Rica
Exhibiciones arrow Historia de Costa Rica arrow Proyectos Concluidos
Proyectos Concluidos

Proyecto Caribe Central

ImageCon el apoyo del Premio “Aportes”, que otorga la empresa Florida Bebidas, el arqueólogo Ricardo Vásquez, del Museo Nacional, en conjunto con la arqueóloga Silvia Salgado y el geógrafo Rafael Arce, ambos de la UCR, dirigieron el proyecto “Sitios y caminos monumentales prehispánicos del Caribe Central de Costa Rica”. Las giras al campo se realizaron a lo largo del 2004 e involucraron el reconocimiento de los sitios, los registros de su ubicación mediante lecturas GPS y el levantamiento de planos. Se intentó realizar el análisis de imágenes obtenidas desde aviones y satélites; pero no fue posible obtener resultados.

Los sitios fueron localizados gracias a  información oral y reportes escritos. Sólo se ejecutó prospección sistemática con el propósito de comprobar la posibilidad de interconexión entre caminos arqueológicos. Aunque reportes de algunos de los sitios se habían obtenido tiempo atrás, de la mayoría de ellos no se contaba con información precisa acerca de su localización, tamaño, características y relación con vías empedradas o calzadas.

Las acciones del proyecto se centraron en 13 sitios donde poblaciones indígenas edificaron obras civiles de carácter monumental. El lapso entre 1.500 y 500 años atrás es el de mayor interés para este estudio. Se puso especial énfasis, además, en la identificación y seguimiento de caminos empedrados vinculados a los sitios en el terreno. Las construcciones que han resistido el paso del tiempo están hechas de piedra de río bien acomodada y rellenos artificiales de tierra. El sitio monumental mejor conocido, que ejemplifica ese tipo de edificaciones, es el Monumento Nacional Guayabo en la zona de Turrialba.

Todos los sitios investigados muestran una marcada presencia de tumbas y zonas funerarias; lo cual los ha hecho objeto de “huaquerismo”. Este tipo de práctica, junto a la agricultura intensiva y movimientos mecanizados de tierra han conllevado a la avanzada degradación de los depósitos arqueológicos en el Caribe Central, iniciada hace alrededor de 120 años.

Los resultados del proyecto han servido para avanzar en el conocimiento sobre el nivel de desarrollo de las sociedades amerindias en el Sur de Centroamérica. También le han permitido al Museo Nacional apercibir a los propietarios de los terrenos y procurar la conservación de los sitios por medio de los recursos legales existentes.

Proyecto  Las Mercedes

El arqueólogo Ricardo Vázquez, del Museo Nacional, dirigió durante mayo y junio del 2005 la etapa de campo del proyecto “Desarrollo y alcances del poder cacical: el sitio Las Mercedes, Caribe Central de Costa Rica”, con el muy valioso aporte voluntario de un grupo de la Universidad de Montreal (UM) a cargo del Dr. Claude Chapdelaine, Profesor Titular de esa institución académica de la Provincia de Quebec, Canadá.

El sitio Las Mercedes se ubica en Pocora de Guácimo, Provincia de Limón. Fue descubierto a raíz de la construcción de la línea vieja del ferrocarril, en los últimos años del decenio de 1870. Desde ese momento quedó en evidencia la sobresaliente riqueza de la cultura material del sitio, que progresivamente fue degradada por el “huaquerismo”, la actividad agrícola intensiva y la construcción de infraestructura. En el medio nacional y en el internacional, la importancia de Las Mercedes ha sido divulgada en escritos sobre Arqueología, desde principios del Siglo XX; sin embargo, nunca antes se le dedicó al sitio el esfuerzo de investigación requerido, hasta el momento en que se emprendió el proyecto.

En la actualidad, parte del sitio se ubica en terrenos que pertenecen a la universidad EARTH. A instancias del Museo Nacional, la EARTH mantiene en reserva para fines de investigación el sector más central que presenta obras civiles de carácter monumental y restos de extensos cementerios. Entre esas obras se cuenta el conjunto de estructuras registrado en 1896 por Carl V. Hartman, integrado por una plataforma alta y extensos muros de cantos rodados que alcanzan a medir hasta 110 m de longitud.

El proyecto arqueológico se concentró mayormente en un área del sector central, de 5 hectáreas e involucró operaciones de excavación y mapeo. Se estudiaron la secuencia estratigráfica, los sistemas de construcción de dos plataformas elevadas, la configuración del conjunto delimitado por Hartman y los trazados de dos calzadas o caminos principales, empedrados. Se levantó un plano general y se dio inicio al mapeo digital que incluye los rasgos arquitectónicos más sobresalientes, todo ello dentro del área de estudio. Fue posible, además, excavar una tumba que contenía vasijas de la zona Guanacaste-Nicoya, junto a ceramios de manufactura local.

Las excavaciones estratigráficas evidenciaron restos de actividad humana, que data de 3000 años atrás, aunque más intensa durante el periodo comprendido entre 2.000 y 500 años atrás . El lapso entre los 1.500 y 500 años atrás es el de mayor interés por cuanto a la edificación de obras monumentales se refiere. Sin embargo, aún es temprana la investigación como para rendir interpretaciones más conclusivas. Se espera que los resultados carbono 14 derivados del proyecto recién finalizado, inicie una base de datos radiocarbono que brinde fundamento firme para poder realizar inferencias sobre la cronología del sitio.

Existe la prometedora posibilidad de que el proyecto se extienda en años venideros, como parte de un convenio interinstitucional Museo Nacional/UM. De esta forma, sería posible ampliar el área de estudio dentro de la reserva arqueológica. La administración de la universidad EARTH ha mostrado interés por coadyuvar en el estudio científico, como plataforma para sustentar una propuesta de puesta en valor del sitio, es decir, una valoración de los hallazgos en el sitio, que contemple componentes de restauración y museografía.