Museo Nacional de Costa Rica
Exhibiciones arrow Exhibiciones arrow Mega Fauna- Fósiles de Costa Rica
Mega Fauna- Fósiles de Costa Rica

3 de diciembre 2015 - 10 de julio 2016

Fósiles e ilustración de mastodonte. Eran similares a los elefantes actuales, pero con cuerpo más robusto y alargado, patas cortas y defensas en forma de espiral.  Medían 2,7 metros de altura hasta el hombro, con un peso aproximado a las 5 toneladas.  Más de un cien fósiles de la colección geológica del Museo Nacional, del período Pleistoceno que inició hace 2,58 millones de años y finalizó hace 11 700 años, confirman la existencia de cinco mamíferos gigantes que habitaron en el territorio que hoy es Costa Rica  y  permiten entender cómo fue y quiénes vivieron durante la llamada “Era del Hielo”.

 

La geóloga del Museo Nacional y curadora científica de la exhibición, Ana Lucía Valerio, en una visita guiada el día de la apertura de la exhibición. En la vitrina parte del esqueleto de un mastodonte juvenil hallado en Guanacaste, Costa Rica. Los huesos son parte de la colección geológica del Museo Nacional y de la Escuela de Geología de la Universidad de Costa Rica. El perezoso gigante, el milodonte, el gliptodonte, el mastodonte y el toxodonte protagonizan la exhibición. Destacan porque fueron animales de grandes dimensiones, entre 1,3 y 5 metros de altura; con pesos superiores a 1 tonelada y hasta 5 toneladas el más grande. Habitaron en esta parte  del territorio americano gracias a las migraciones de animales de América del Norte hacia América del Sur y viceversa; y convivieron con las primeras personas que llegaron al continente. A finales de la Era del Hielo se extinguieron por diversas razones, el cambio climático y la cacería por los humanos son dos de los posibles motivos que se consideran. 

Tobillo de perezoso gigante. Estos animales estaban cubiertos de un espeso pelaje, tenían patas traseras cortas y robustas con pies grandes, sus extremidades superiores eran más desarrolladas y provistas de grandes garras. Es probable que en ocasiones caminaran erguidos, para alimentarse de los árboles.Huesos del talón y el tobillo de un perezoso gigante, fósiles de las placas óseas del cuerpo y un hueso de la mano derecha de milodonte, placas del caparazón de un gliptodonte, defensas, molares, partes de fémur y mandíbula de varios mastodontes y molares y una pata trasera de un toxodonte son algunos de los fósiles que destacan en la muestra, no solo por su tamaño, sino por el valor científico que tienen. Algunos incluso fueron los primeros hallazgos de estos animales en el continente americano.

            

Los Toxodontes alcanzaban el tamaño de un rinoceronte y probablemente tenían hábitos similares, aunque no estaban emparentados. Podían pesar unas 4 toneladas, alcanzaban los 4 metros de largo y 2 metros de altura a los hombros.Varios de los fósiles en exhibición han sido parte de las colecciones del Museo desde hace 94 años, tal es el caso de un molar de mastodonte, que el investigador y años después director del Museo Nacional, José Fidel Tristán, recolectó en Agua Caliente de Cartago en 1921. Los más recientes fueron colectados en el 2013 en San Ramón de Alajuela. Todos han sido encontrados en Costa Rica, en diferentes partes del país, pero en su mayoría en el Valle Central. Algunos se lograron ubicar gracias a los reportes de personas que los encontraron y  los consideraron “piedras extrañas”, por lo que contactaron al Museo Nacional de Costa Rica en busca de un criterio científico.

Fósiles de pez (Ciclidae) y rana sp. Ambos se encuentran conservados en una roca llamada diatomita o tierra de diatomeas.Complementan la exhibición fósiles de plantas y de otros animales que también habitaron durante el Pleistoceno, tales como caballos, coyotes, monos, ratones, tortugas y peces. Muestras de la colección de fósiles extranjeros que custodia el Museo Nacional, representan la escala del tiempo geológico, algunos con 600 millones de años de antigüedad. Rastros de algas y animales marinos como corales; hojas, troncos de árbol y huellas de aves fosilizadas, muelas de un ratón extinto y el diente de un tiburón entre otros, evidencian las distintas eras geológicas del planeta Tierra.

Los gliptodontes tenían un caparazón que los protegían de los depredadores. Estaba compuesto de cientos de placas de contorno hexagonal, con un diseño central en forma de roseta.Como atractivos se puede encontrar ilustraciones en tamaño real de los cinco gigantes, dos fósiles originales para ser tocados, con la intensión de sentir las texturas y la temperatura, y una reproducción del caparazón de un gliptodonte, para que los visitantes se fotografíen dentro de la estructura.

      

Colaboradores

  • Escuela Centroamericana de Geología de la Universidad de Costa Rica: fósiles de mastodonte juvenil.
  • Programa de Producción Audiovisual de la Universidad Estatal a Distancia: video en exhibición.
  • Franklin Rodríguez: ilustraciones.
  • Silvia Piza: traducción de textos.

 

Animación Glipto y el Mundo de los Fósiles

RAnimación Glipto y el Mundo de los Fósilesecomendamos la animación Glipto y el Mundo de los Fósiles, especial para niños y niñas. Se explica qué es un fósil, cómo se forman y su importancia, también contiene una galería de fotografías de la colección de fósiles del Museo Nacional de Costa Rica y artículos científicos de temas relacionados.

 

Artículo

Conozca algunos detalles de las investigaciones y hallazgos de megafauna en Costa Rica en el artículo: Un gran armadillo, un perezoso gigante y muchos animales más vivieron en Costa Rica hace 6,7 millones de años