Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              
Exhibiciones

 Conózcalos

El Roble de sabana

Joaquín Sánchez
Biólogo, Dpto. de Historia Natural

Roble de sabana. Foto Museo NacionalEl final de la época seca se anuncia con tardes obscuras, uno que otro aguacero, y el yigüirro con su canto nos recuerda que la lluvia está pronta a venir. La floración de árboles en esta época llega a su fin. Vimos los campos vestirse de amarillo, naranja y lila. Finalmente le llega el turno al color rosado del Roble de Sabana que en estos días florece en la mayor parte del Valle Central.

Esta especie cuyo nombre científico es  Tabebuia rosea y pertenece a la familia de las bignoniáceas, es un árbol de 5–20 m de altura por 25–70 cm de diámetro, con la corteza gris, fisurada a lisa. Las flores tienen forma de campana, su color varía desde el rosado intenso hasta casi blanco externamente y con la parte interna de color amarillo. El fruto es una vaina cilíndrica de 22–39 cm de largo. Las semillas son redondeadas con alas delgadas y transparentes.

En la Plaza de la Democracia hay varios robles de sabana. Foto Dpto. de Proyección MuseológicaEsta especie es nativa desde México hasta Colombia y Venezuela. En Costa Rica se encuentra principalmente en la vertiente pacífica, desde Guanacaste, Puntarenas, Puriscal, el Valle Central y la Zona Sur hasta la Península de Osa;  de 0-1.200 m de elevación. Florece de enero a marzo. Los frutos se producen después de la floración.

El nombre científico Tabebuia hace referencia al nombre que le dan los indígenas en Suramérica a las especies de este género; el epíteto rosea se refiere al color de las flores. El roble de sabana es una de las especies  de árboles más comunes en el Valle Central, debido a que sus semillas germinan fácilmente y a su rápido crecimiento. El árbol pierde las hojas en el verano y toda la copa se llena de flores rosadas. Su madera tiene usos muy diferentes, desde la construcción hasta la elaboración de herramientas y producción de papel. El color de la madera se asemeja a la del roble que crece en las altas montañas de ahí su nombre común. Desde el punto de vista ecológico es importante porque logra colonizar sitios desprotegidos de vegetación y potreros abandonados. Además algunas aves visitan las flores en busca de néctar, entre ellas el cacique veranero y los colibríes así como insectos.

El espectáculo de este árbol es bellísimo así que no debemos dejar la oportunidad de disfrutarlo sobre todo en los parques y calles de las ciudades del Gran Área Metropolitana y aquí en el Museo Nacional un imponente árbol  de esta especie se yergue detrás del torreón Sureste del Museo y a lo largo de la Plaza de la Democracia. ¡Venga y conózcalo!

Si quiere conocer más acerca de este y otros árboles, el Museo Nacional pone a disposición el libro “Árboles ornamentales del Valle Central” el cuál puede adquirir en la boletería del Museo con un valor de 6000 colones (seis mil colones).