Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              
Exhibiciones

Conózcalos

De ferrocarriles, trabajadores y palas…

Gabriela Villalobos

Historiadora, Dpto. de Protección del Patrimonio

Fotografía de la construcción del ferrocarril. Colección del Museo Nacional de Costa RicaEntre las colecciones del Museo Nacional, escondida esperando su protagonismo está una pala de plata, símbolo del trabajo laborioso de grandes y pequeñas edificaciones. Pero… ¿Por qué cree que esta pala es tan especial? Aquí les cuento la historia.

Las palas son junto a los machetes, instrumentos de trabajo indispensables para cualquier trabajador agrícola. Estas humildes herramientas han sido fundamentales para trabajar la tierra y para hacer grande obras como la construcción del Ferrocarril al Atlántico, entre 1871 y 1890.

Entre los trabajadores de la línea férrea las herramientas más comunes eran las palas y los picos, a los cuales acompañaban carretillas, azadas, palancas, machetes, hachas, barrenos y taladros manuales. Según el estudio de Carmen Murillo, titulado “Identidades de hierro y humo” los trabajos para la construcción de la línea férrea iniciaban con las labores de la cuadrilla de desmonte que “volteaban la montaña y alistaban el callejón”, después la mayoría de los trabajadores se dedicaban a mover tierras y piedras y a hacer terraplenes para formar la vía donde se colocaban los durmientes y se fijaban los rieles.

Pala conmemorativa de la construcción del ferrocarril al Atlántico. Fotografía suministrada por el Dpto. de Protección del PatrimonioLa construcción y puesta en operación de este ferrocarril necesitó de la existencia de una cantidad de trabajadores nunca antes vista en el país. Aunque las operaciones iniciaron con un pequeño grupo de gente del “interior” (es decir del Valle Central), y emigrantes chinos y europeos, el grupo más grande de trabajadores provino del Caribe, especialmente de Jamaica.

Muchos de esos trabajadores tuvieron que vivir los vaivenes de esas dos décadas de construcción del ferrocarril. La obra tuvo varios altibajos, problemas con los contratos y de presupuesto y errores técnicos, como por ejemplo, que la obra iniciara de forma simultánea desde el Valle Central y Puerto Limón, más por conveniencia política que por decisión técnica, a lo cual se le unió la decisión de que la primera ruta de enlace se trató de hacer por la vía conocida como la Línea Vieja (ruta Reventazón-Carrillo).Después de firmado el contrato Soto-Keith en 1884, con el cual se concedió a Minor Keith y sus socios, el usufructo del ferrocarril por 99 años y 800 000 acres de tierras baldías, se reiniciaron los  trabajos de la línea férrea, pero ahora por la Línea Nueva, es decir por la ruta de Turrialba y Paraíso.

Placa con el detalle de la información de los inicios de la construcción del ferrocarril al Atlántico. Fotografía suministrada por el departamento de Protección del PatrimonioPara la etapa anterior, el 20 agosto de 1886,  en la ciudad de Cartago, con toda pompa se hizo el acto oficial del reinauguración de los trabajos del ferrocarril pendientes. En dicha actividad otra pala también fue protagonista, una de plata que Minor Keith obsequió al presidente del momento Bernardo Soto, para dejar inscrito en metal tal momento, el cual fue también bastante especial para la famosa pala, pues se dice que cuando el presidente dio la primera “palada” lanzando una piedra, la misma se quebró…Dicha pala de plata, poco después de que se inauguró el Museo Nacional en 1887 pasó a ser parte de su colección y a convertirse en un bien muy importante en las exhibiciones de historia del Museo.

En la próxima exhibición de la Sala de Historia del museo dicha pala no va a faltar, pero no olvidemos que aunque está finamente elaborada en plata y tiene grabada en ella los nombres de Minor Keith y del ex presidente Bernardo Soto,  también representa ese humilde instrumento de trabajo que utilizaron los trabajadores anónimos que construyeron con gran esfuerzo la línea férrea, los cuales, también con su cultura, con su historia y con su herencia ayudaron a construir la sociedad multiétnica y mestiza que hoy es Costa Rica.