Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              
Exhibiciones

 Conózcalos

Térraba: un museo-territorio

Ronald Martínez
Educador, programa de Museos Regionales y Comunitarios


Las artesanías son una fuente de ingreso para los pobladores de Térraba.En Costa Rica conviven ocho grupos indígenas asentados en veintidós territorios.  Uno de esos pueblos es Térraba, ubicado en el cantón de Buenos Aires en la provincia de Puntarenas.  Los térrabas o teribes, provienen del actual territorio panameño y se asentaron en Costa Rica en 1695 por intervención de los misioneros españoles.

En el territorio térraba, por iniciativa de algunos líderes, se quiere gestar un proyecto de musealización del entorno, desde la perspectiva de que el patrimonio subsiste en una inseparable relación con la comunidad y el territorio. 

Esta idea, resulta de la buena cantidad de sitios de alta significación cultural para los teribes que hay en la comunidad, así como los atractivos naturales y pequeños proyectos de turismo rural.  Tal es el caso de la piedra “mano de tigre”, donde una enorme marca en forma de huella de felino encierra para la comunidad relatos y tradiciones referentes a la historia de la creación y creencias ancestrales.  De igual forma, los caminos y parajes son puntos donde la memoria colectiva nos habla de historias y leyendas que se pierden en el tiempo de las tradiciones térrabas.

TérrabaPor otro lado, varios grupos organizados en la comunidad llevan a cabo proyectos de proyección cultural y de turismo.  En ellos el visitante puede conocer sobre las prácticas tradicionales de la cultura teribe, como el baile del toro o sobre el rescate de la lengua autóctona.  Además, se puede disfrutar de la diversidad biológica de la comunidad, al visitar los ríos y senderos llenos de naturaleza, esto con la ayuda de los mismos habitante de la comunidad.

Si bien en el pasado existió un museo comunitario, ubicado en un rancho tradicional que desapareció hace algunos años, en la actualidad se quiere que más allá del local, el museo sea una experiencia e interpretación del pasado y la cultura teribe, en su relación cotidiana con los mismos pobladores que conviven en la comunidad.

Para don Enrique Rivera de la Asociación Cultural Teribe, los planes son poder difundir el concepto de ecomuseo en la comunidad, contar con una buena rotulación de todos los sitios de visitación, levantar un centro de información y elaborar materiales impresos de divulgación.  Para lograr esto, se está propiciando la capacitación en el tema de museos comunitarios e ideando estrategias que integren a la población en torno a la musealización del territorio.  Además, desde la Asociación Cultual Teribe se participa activamente en la recién conformada Asociación de Museos Comunitarios de Costa Rica.

Grandes y pequeños participan en las actividades comunalesLarga historia
Los teribes habitaron originalmente a lo largo del río Teribe hasta la Bahía de Almirante en Panamá.  Para 1695, por disposición de Fray Pablo de Rebullida, se reubica a un grupo en las cercanías del Río Grande Térraba  en lo que será el poblado de San Francisco de Térraba.  A estos pobladores se les empezó a llamar térrabas para diferenciarlos del los teribes que se quedaron en territorio Panameño.

Se dice que este grupo aceptó trasladarse hacia el Pacífico Sur para protegerse de los constantes ataques de los ingleses y de los misquitos, quienes invadían el caribe Panameño y capturaban esclavos.  En San Francisco de Térraba vivieron bajo el control de los frailes misioneros.

Actualmente en Térraba viven unas 1400 personas, donde alrededor de la mitad se identifica como indígena.  Entre las principales luchas resaltan la búsqueda de la autonomía indígena y el rescate de la lengua ancestral.  Para el visitante, convivir en Térraba es encontrarse con las raíces más profundas de los costarricenses y conocer la cultura y las luchas del pueblo teribe.

Cómo llegar
A unos 5 kilómetros al sur de Buenos Aires, sobre la Carretera Interamericana, se encuentra el cruce hacia Térraba, a la cual se accede por 4 kilómetros en camino de lastre.  También hay servicio de buses desde Buenos Aires.