Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              
Exhibiciones

Conózcalos

Keith, el Museo Nacional y otras historias

Gabriela Villalobos
Historiadora, Dpto. Protección del Patrimonio Cultural

Fotografía de Minor Keith. Colección histórica del Museo NacionalUna de las biografías más conocidas sobre Minor Keith (1848-1929) es la escrita por el estadounidense Watt Stewart en la década de 1950. Este libro, redactado con una fluida prosa, hace un detallado estudio sobre la participación de Keith en la construcción del Ferrocarril al Atlántico y en la actividad bananera, así como también, sobre su influencia en el devenir de la historia de Costa Rica. Incluye además información sobre la colección arqueológica de Costa Rica formada por Keith, parte de la cual ha iniciado su repatriación en estos días desde el Museo de Brooklyn en Nueva York, al Museo Nacional de Costa Rica.

En las colecciones del Museo Nacional de Costa Rica, se encuentran algunos bienes ligados a Minor Keith. El más conocido es el retrato al óleo de este controversial personaje. También se conserva un bastón que le perteneció, aunque la falta de ostentación de este objeto no necesariamente concuerda con  la riqueza y poder que Minor Keith tuvo en su época.

Según la investigación de Stewart, antes de la década de 1950, estuvo en el Museo Nacional, - y después en la Aduana Principal-, una muy conocida pintura realizada por Wenceslao de la Guardia, rememorando el momento en que se unieron, por medio del alto puente sobre el Río Birrís, las vías férreas que completaban el recorrido entre Limón y San José.

El bastón que utilizaba Minor Keith está en las bodegas de colecciones del Museo Nacional. Fotografía del Dpto. de Protección del PatrimonioStewart nunca pudo encontrar la pintura y cierra la crónica de su búsqueda con un frustrado “¿Who knows?” No obstante, en la colección de documentos del Museo Nacional quedó un posible rastro de esa obra artística. En la revista Mundo Ilustrado se hizo en una reseña de Minor Keith, ante su muerte, en 1929. En dicho ejemplar, -que se encuentra conservado en las colecciones de nuestra institución-, se reproduce un cuadro que ilustra a Keith sobre la rejilla de un ferrocarril.

Por el momento es difícil saber con total seguridad si esta es la obra pictórica que tan insistentemente buscó Stewart. Lo anterior debido en parte a que la pintura da la impresión de reflejar técnicas ligadas al fotomontaje. Independientemente de lo anterior, el interés es que el público pueda observan una imagen como ésta, que es tan poco conocida.

Como vemos, la recreación artística representa cuando se pasó por primera vez sobre el Río Birrís en 1890, el puente sobre dicho río está delineado al fondo del lienzo.  Al parecer, después de que el maquinista se negara a hacerlo, Minor Keith lo hace con una bandera norteamericana sobre la trompa del ferrocarril. Aunque en el libro de Stewart no se reseña la fuente exacta de dicha anécdota, lo que esa obra representa está más allá del hecho en particular; pues la misma es una síntesis iconográfica de la mentalidad liberal del momento, en donde el progreso se expresaba mediante el dominio de la naturaleza, la construcción de ferrocarriles y la inversión extranjera.