Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

Conózcalos

Conozca a las figuras “Santa Clara”

Julio César Sánchez
Arqueólogo, Dpto. de Antropología e Historia

Figurita de Santa Clara. Fotografía de la colección del Museo NacionalEn Arqueología se utilizan los términos “modo”, “tipo” y “complejo” al hacer referencia a la cerámica, especialmente a la hora de realizar los estudios y análisis de sus características. El “modo” se refiere a las características de la cerámica, por ejemplo: tipo de pasta utilizada para elaborar la vasija, forma del borde, técnica o motivo decorativo (Snarskis 1982: 18). El “tipo cerámico” consiste en una agrupación de vasijas por semejanza entre modos, especialmente los de forma y decoración (Ferrero 1987: 421). Y, el “complejo cerámico” se define como toda la cerámica fabricada con características asociadas y distinguibles en una zona geográfica específica y en un determinado lapso de tiempo (Glifford 1976: 11-12 y Heras sin fecha: 17).


En la Sala de Arqueología del Museo Nacional se encuentran en exhibición varios ejemplares del tipo cerámico Figurillas Santa Clara. Este tipo fue definido por el arqueólogo Michael Snarskis en 1978 como parte de su trabajo de tesis doctoral desarrollado en el Caribe costarricense.

Figurita del tipo Santa Clara. Fotografía de la colección del Museo NacionalEl tipo consiste en figuras pequeñas modeladas en una variedad de poses, con capas, tocados y máscaras, cargando niños, hachas y bultos, e incluso realizando sacrificios. Snarskis menciona que incluso se pueden encontrar figuras representando diversos tipos de animales, ocarinas y pitos o silbatos. Entre las principales características de este tipo es que son modeladas en bulto, son huecas y la pasta es de color beige. Además, algunas llevan retoques de pintura negra, blanca, amarilla o roja (Snarskis 1978: 199-200 y Snarskis 1982: 100).

Este tipo cerámico era elaborado por los indígenas que habitaban la zona del Caribe costarricense, en especial las zonas entre Guácimo, Siquirres y Turrialba. Se estima que lo estuvieron haciendo hace 2000 años, entre el 0 y el 500 después de Cristo. Contrario a lo que se puede pensar, estas figurillas no consistían en juguetes para niños, sino que constituyen artefactos de alto valor simbólico y de uso ritual, ya que se encuentran en sepulturas de personajes de alto rango (Snarskis 1978: 200 y Snarskis 1982: 100).

Bibliografía

Ferrero, Luis. 1987. Costa Rica Precolombina. Editorial Costa Rica, San José.

Gifford, James. 1976 Prehistoric Pottery Analysis and the Ceramics of Barton Ramie in the Belize Valley. Memoirs of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Harvard University, Vol.18, Cambridge.

Heras, César. Sin fecha. Glosario terminológico para el estudio de las cerámicas arqueológicas. Departamento de Historia de América. Universidad Complutense de Madrid, España.

Snarskis, Michael. 1978. The archaeology of the Central Atlantic Watershed of Costa Rica. Tesis inédita de doctorado (Ph.D.), Department of Anthropology, Columbia University, New York.

Snarskis, Michael. 1982. La cerámica precolombina en Costa Rica. Instituto Nacional de Seguros. Litografía e Imprenta LIL, San José.