Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

Conózcalos

Cuando allá por La Carpintera gritaban los congos…

Francisco Durán
Biólogo, Dpto. de Historia Natural

Mono congo. Fotografía del Dpto. de Historia NaturalEntre las colecciones del Museo Nacional, podemos encontrar infinidad de objetos que nos cuentan historias, una de ellas es el cráneo de un mono congo. ¿Quiere conocer más de este objeto y el animal al cual le pertenecía?.

El mono congo Alouatta palliata habita gran parte del país y a pesar de ser relativamente adaptable y común en lugares como Guanacaste, en las regiones cercanas al Valle Central está prácticamente desaparecido.   Entre los viejos cráneos amontonados en una caja en la colección del Museo Nacional hace unos años apareció un cráneo de esta especie que lleva los siguientes datos:   Mycetes palliatus, La carpintera, Noviembre 15 de 1890.  Es sin duda una pieza valiosa tomando en cuenta que la especie ya desapareció hace varios años de ese sitio hoy rodeado de ciudades, carreteras muy transitadas y potreros.

cráneo del mono congo que se encuentra en las colecciones del Museo Nacional. Fotografía del Dpto. de Historia NaturalHoy en día aún nos queda una cita de un investigador de campo que visitó La Carpintera, Tres Ríos, por el año de 1937, 47 años después de recolectado el ejemplar del Museo Nacional: “El hecho más memorable de la ascensión a La Carpintera es que todo el día se oye el aullido de los naulingos (congos) que de una forma u otra han logrado sobrevivir en un hábitat tan restringido. 

En ninguna parte tan cerca de las ciudades costarricenses, es posible oír las magníficas voces de estos grandes y negros monos aulladores, los más grandes de Mesoamerica”.  Por la descripción, ya el botánico Stanley consideraba algo poco usual esta especie tan cerca de San José, y en un  hábitat ya alterado.

Etiqueta que muestra la especie y lugar de recolección. Fotografía del Dpto. de Historia NaturalImagine si hoy día esta especie hubiera sobrevivido al tiempo y la presión humana, lo que sería ir en el bus de Cartago y escuchar a los congos en La Carpintera.  Aunque no todo está perdido en cuanto a la fauna; en un reciente muestreo del Museo Nacional por esta zona, aún se escuchan aunque muy raramente los aullidos de los coyotes y los monos carablancas que habitan los bosques de El Rodeo, Villa Colón a pocos kilómetros de San José.