Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              
Exhibiciones

Conózcalos

Dulces tonadas precolombinas

Minor Castro, arqueólogo
Wendy Segura, prensa
Dpto. de Proyección Museológica

Adelante una ocarina en forma de armadillo, atrás otra con forma de tortuga. Ambas de la exhibición "Costa Rica: Tierra de Maravillas". Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaEn la exhibición temporal Costa Rica: Tierra de Maravillas, hay dos instrumentos musicales muy pequeños, pero que no pasarán desapercibidos por quien los mire. Se trata de dos ocarinas (silbato de arcilla cocida) con figuras  zoomorfas, provenientes de Guanacaste y que datan de los años entre el 500 a.C y el 500 d.C. ¿Quiere conocerlas?

La primera es una ocarina que representa al armadillo de nueve bandas (Dasypus novemcinctus). Un animal con fuertes garras que le permiten excavar el suelo para encontrar las termitas y hormigas que le sirven para alimentarse.

Ocarina con forma de armadillo. Véala en la exhibición "Costa Rica: Tierra de maravillas". Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaLa otra es una ocarina en forma de tortuga. Este instrumento se sopla a través de la cabeza y quien la toca puede llevarla colgada al cuello.

La ocarina precolombina es un instrumento de viento hecho de arcilla. Presenta un cuerpo ovalado y varias perforaciones para colocar los dedos, así como un área sobresaliente para poner la boca y soplar. El flujo del aire y la alternancia de los dedos producen diferentes tonalidades similares a los de una flauta dulce.

La mayoría de ellas presenta decoraciones con formas de animales, en especial aves, aludiendo posiblemente a los sonidos de la naturaleza en lo que los indígenas se inspiraron para crear sus propios ritmos.

Ocarina de barro en forma de tortuga. Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaEl uso de instrumentos musicales fue un atributo de músicos especializados y de los chamanes que utilizarían el sonido como parte de importantes rituales y ceremonias comunitarias. Sin embargo, esto no excluye que diferentes miembros de la comunidad tuviera acceso a estos objetos y al conocimiento de su uso para utilizar la música en actividades de carácter más cotidiano.