Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              
Exhibiciones

Conózcalos

Agua Caliente de Cartago: Amigo fiel del Museo Nacional

Gabriela Villalobos
Historiadora, Dpto.Protección del Patrimonio

Bienes de la colección Troyo en el Museo Nacional, finales del siglo XIX. Fotografía de la colección histórica del Museo NacionalEn los más antiguos catálogos de la colección arqueológica del Museo Nacional, tienen el honor de ostentar los primeros números de registro, la famosa colección arqueológica Troyo, bienes que provienen en su mayoría de Agua Caliente de Cartago. Durante casi toda la historia del Museo, está colección “fundadora” ha sido una de las más grandes de la institución; asimismo, este lugar también ha  sido uno de los lugares donde el Museo ha realizado algunas de las más  sistemáticas investigaciones científicas de carácter arqueológico, especialmente en la década de 1980, bajo el liderazgo del arqueólogo Ricardo Vázquez.

La historia de Agua Caliente es milenaria, los restos arqueológicos nos evidencian que la actividad humana empezó durante los años de 800 d.C-1550 d.C.; de esta época proceden una gran cantidad de cementerios y restos de ocupaciones habitacionales complejas. En el siglo XVI, cuando llegan los españoles, la localidad era parte del cacicazgo y señorío del Guarco, uno de los principales del Valle Central; al parecer el lugar era conocido como Purapura, la capital de éste cacicazgo.

Con el la explotación a la fueron sometidos los indígenas, la encomienda de Purapura rápidamente desapareció, y parte de sus habitantes originales pasaron a forma parte de un pueblo de indios muy cercano: San Juan de Herrera de los Naboríos. Durante la época colonial paulatinamente el lugar pasó a ser tierra de ejidos y de asentamiento de mestizos.

Beneficio cafetalero de José Ramón Rojas Troyo en Agua Caliente de Cartago. Fotografía de la colección histórica del Museo NacionalCon la construcción del ferrocarril al Atlántico entre 1871-1890, la actividad cafetalera amplió su campo de acción a lo largo de la línea férrea. En ese contexto, tenemos la formación de una gran hacienda cafetalera perteneciente en primer lugar a José Ramón Rojas Troyo y posteriormente a la familia Pirie. En la siguiente fotografía podemos ver uno de los beneficios que tenía la finca cafetalera, muchos del sistema de aguas que se observa, todavía se conserva en la Urbanización Cocorí, estos restos son de los más antiguos del país, ligados a la actividad de un beneficio cafetalero.  

Dentro de las excavaciones y prospecciones arqueológicas, además de lo relacionado con la actividad cafetalera, también se han encontrado evidencias ligadas a la casa de habitación de la finca cafetalera y a los baños termales fundados en 1886 el la margen del Río Agua Caliente. De ambos lugares proviene una colección, de las más importantes a nivel nacional, de restos de lozas, porcelanas y botellas de vidrio, recolectadas y conservadas por el Museo Nacional.

Representación de excavación de tumbas precolombinas en Agua Caliente de Cartago por Anastasio Alfaro, 1892. Colección del Museo NacionalJosé Ramón Rojas Troyo falleció el 2 de noviembre de 1887, a sus 53 años. En su testamento dejó al Museo Nacional su colección arqueológica: 3.500 proveniente de Agua Caliente, Turrialba, entre otros lugares. Lorenzo Masís, uno de los empleados contratados por Rojas Troyo para excavar dichos restos en Agua Caliente, comentaba su experiencia en lugar :  «levantaban la primera laja aparecían los utensilios de barro y después el cadáver del indio, rodeado de objetos de piedra y de oro, estos últimos, cuando los hay, se encontraban indistintamente a los pies o cabeza de los restos humanos, más de una vez tuvo la oportunidad de encontrar dos, tres y hasta cuatro cadáveres en una misma tumba. »

Después de la muerte de Rojas Troyo, el lugar también fue objeto de excavación arqueológica por parte de Anastasio Alfaro en 1892 y Carl Hartman en 1896. La pintura que acompaña este texto remite a la excavación de Alfaro en el lugar. Aún ahora, 100 años después, varios estudiantes de arqueología han realizado sus tesis de grado sobre el rico pasado precolombino del lugar, el cual cuenta en la actualidad con un área de reserva con montículos que todavía no ha sido estudiada en toda su profundidad. Agua Caliente todavía tiene mucho que dar la patrimonio del país.