Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement

Consulte al Especialista

Realice sus consultas a los especialistas del Dpto. de Protección del Patrimonio Cultural o del Dpto. de  Antropología e Historia. 

 

              
Exhibiciones arrow Historia de Costa Rica arrow Guerreros con cabeza trofeo en Suecia

Aportes

Guerreros con cabeza trofeo en Suecia

Francisco Corrales
Arqueólogo, Dpto. Antropología e Historia
Museo Nacional de Costa Rica

En mayo de 2008 llegué a Suecia en una visita de museos auspiciada por la Red Centroamericana de Museos (REDCAMUS) y solicité a los anfitriones visitar el Museo Etnográfico de Suecia con la expectativa de visitar las colecciones que el arqueólogo Carl Hartman había obtenido de varios sitios en el Valle Central de Costa Rica a finales del siglo XIX.

Esperaba entonces una visita a las bodegas donde se guardan tan valiosos especímenes, esperaba también encontrar algunos de ellos exhibidos. Sin embargo, al llegar a la recepción del museo inmediatamente me llamó la atención dos grandes esculturas que se encontraban sobre el pasillo de acceso y cuya silueta a distancia me resultaban familiares.

Me acerqué y por cierto me asombré, ahí estaban las dos esculturas de guerrero con cabeza trofeo más grandes que he visto. Había visto el libro de Hartman de 1901 donde presenta el resultado de sus excavaciones en el sitio las Mercedes, en los terrenos que ahora ocupa la EARTH en el Caribe Central, y la gran cantidad de estatuaria que recuperó de ese sitio que en aquel momento había quedado al descubierto por las labores asociadas a la construcción de la Línea Vieja. Hartman muestra una fotografía de las esculturas en su libro. Sin embargo acostumbrado a ver las otras esculturas que han aparecido que no sobrepasan el metro de alto, observar estas dos que llegan casi a los 2 m. fue sorprendente y me llevó mucho rato superar la admiración profunda que me causaban.

Ambas esculturas presentan guerreros desnudos ataviados con sombreros cónicos. En sus orejas hay presencia de orejeras. Uno presenta sus manos apoyadas en la cintura. El otro corresponde a una variante de la clásica representación, cruzan su pecho cuerdas, sosteniendo en una mano una cabeza humana, la otra sección está mutilada porque no se observa con claridad,  pero se asume la presencia de otra cabeza,  o tal vez el hacha como es el caso de otras esculturas conocidas. Ambas muestran faltantes, coincidiendo en las mutilaciones de los genitales, posiblemente intencionales,  como se ha observado en muchos sitios de la Región Arqueológica Central.

El director del museo nos contó que esas esculturas forman parte de los símbolos del Museo, junto con un león de bronce de China y un tótem de madera de los indígenas de Canadá. Con respecto a este último, los descendientes de su constructor reaclamaron su repatriación. El Museo Etnográfico llegó a un acuerdo con ellos, lo devolverían si sus descendientes realizaban una réplica. Ellos estuvieron de acuerdo y ahora en las afueras del museo está el nuevo tótem que carga con una historia tan interesante como la del primero y a la vez es un reflejo de un caso exitoso de colaboración entre un museo del primero mundo y un grupo tribal.

Con respecto al león de bronce, en el momento de la visita había sido removido de la parte frontal del museo para realizar un molde de látex. El tiempo y el clima estaban causando daños a su estructura por lo que se planea sustituirlo por una copia.

Si bien es cierto Hartman extrajo los objetos de acuerdo a la legislación de la época, y por lo tanto un reclamo de repatriación tendría que recorrer un azaroso camino legal, lo cierto es que sería de gran importancia que en el país se pudieran observar esas esculturas. Una posibilidad es poder realizar una réplica al igual que se está haciendo del león de bronce.

Ahora que se han retomado las investigaciones arqueológicas en el sitio Las Mercedes es un buen momento para realizar la gestión ante las autoridades del Museo Etnográfico de Suecia para buscar un acuerdo que permita a los costarricenses disfrutar de al menos una réplica de tan portentosas esculturas.