Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement

Consulte al Especialista

Realice sus consultas a los especialistas del Dpto. de Protección del Patrimonio Cultural o del Dpto. de  Antropología e Historia. 

 

              

A fondo

Las Mercedes, un monumento escondido

Wendy Segura
Prensa y Relaciones Públicas, Dpto. Proyección Museológica.

Vista del sitio “Las Mercedes”A simple vista es una prestigiosa universidad, la Escuela de Agricultura de la Región Tropical Húmeda (EARTH), pero en su interior, guarda un tesoro arqueológico y arquitectónico investigado por más de 130 años, es el sitio “Las Mercedes”, ubicado en el caribe central costarricense.

Recientemente un grupo de arqueólogos del Museo Nacional  y de la Universidad Estatal de Nueva York en Albany (UAlbany), liderados por los arqueólogos Ricardo Vásquez y Robert M. Rosenswig respectivamente, reiniciaron las investigaciones que habían iniciado por parte de Vásquez desde el 2005, pero que ya habían sido reportadas en  1871, cuando el estadounidense Minor Keith descubrió el sitio y el arqueólogo de origen suizo Carl Hartman lo investigó por primera vez. Desde ese momento se han realizado diferentes investigaciones a lo largo del siglo pasado, hasta que en el  2005, Ricardo Vásquez, acompañado en esa oportunidad por investigadores de la Universidad de Montreal, Canadá, retomaron esa investigación.

Objetos de barro de un posible enterramientoA lo largo de estas investigaciones, así como en esta temporada del 2009, se ha determinado que el sitio tiene diferentes características, algunas únicas. Según Vásquez, entre otras, se rompe el mito de que todas las plataformas eran circulares, pues de las cuatro que componen el complejo cacical investigado hasta el momento, solo la principal y una más tienen esta forma; la segunda y la tercera tienen forma de “maní” y de “ocho” respectivamente. Agregó que esta última tiene una característica más extraña aún “terminaba en una especie de cuadrado”.

Además todas estaban perfectamente niveladas en la parte superior, es decir por ejemplo, si a un lado ponían 10 hileras de piedra, en el otro lado ponían 8 para que el nivel superior quedara perfecto.

Una compleja y monumental obra

Planimetría del Sitio El sitio comprende una extensión total de 25 hectáreas, compuesto por tres grandes complejos denominados “Las Mercedes1”, “Las Mercedes2” y “Las Mercedes3”, sin embargo por extensión y complejidad, en este momento se está trabajando en “Las Mercedes1” únicamente, que corresponde a un área de 5 hectáreas.

Las investigaciones han determinado que el sitio data de los años 1500 a.C hasta el siglo XVI, esta fecha se puede determinar por el hallazgo de una cuenta de vidrio que hace suponer del intercambio entre españoles e indígenas y con éste se marca el final de la ocupación prehispánica. Sin embargo, según Vásquez la monumentalidad del sitio fue construida alrededor del año 1000 d. C. 

El complejo total investigado presenta al menos 15 plataformas, de los cuales se han investigado a profundidad tres plataformas dispersas alrededor de la plataforma principal, y que están unidas por calzadas que parecen ser caminos internos entre la ciudad.

 

Escultura de Hartman exhibida en el Museo Etnográfico de SueciaLa ciudad presenta un primer gran montículo o plataforma (planimetría R1); es el conocido como el montículo central o de Hartman, pues de éste el arqueólogo sacó dos grandes esculturas con características masculinas de 1.85 metros de altura que representaban, posiblemente a guerreros de la zona.

Esta plataforma tiene 6 metros de alto y 30 metros de diámetro. La cruza una gran calzada que, aunque no es continua, si tiene relación entre si. “A la parte de la calzada noroeste la llamamos Iroquois, mientras que la sureste se le llama “Pocora” apuntó Vázquez, agregó que las calzadas tienen unos 7 metros de ancho y al menos 2 kilómetros de longitud, “la más investigada es la calzada Pocora, la cual cruza los terrenos de la EARTH hasta el río Dos Novillos”.

La calzada Iroquois presenta además muros oblicuos y paralelos (planimetría líneas en azul), elaborados en piedras escogidas de canto rodado. Al final de la calzada hay dos puños que desembocan en una gran plaza empedrada (planimetría R3), la primera encontrada con esta característica en Costa Rica, sin embargo según Rosenswig, “son comunes en Mesoamérica, por lo que podría haber sido un espejo reflectivo de agua, pues se ha determinado que cuando el agua baja, queda un pozo”.

Se visualiza parte de un muro que podría pertenecer a una de las plataformasSegún Vázquez, “todo hace indicar que lo que había era una plaza con una entrada muy formalizada. La arquitectura, la evidencia, la forma en que está diseñada, nos indica que no era una vía de paso”, agregó que este pudo haber sido un sitio de congregación para el pueblo, un lugar donde se ingresaba en procesión con toda la sobriedad de una ceremonia.

En torno a este centro de cacicazgo principalísimo, se han descubierto al menos 15 plataformas más, la mayoría muy huaqueadas y destruidas por el paso del ferrocarril o los ciclos bananeros y cacaotales.

De estas 15 plataformas, 3 han sido especialmente investigadas por los arqueólogos.

Planimetría del montículo con calzadaEl primer montículo estudiado presenta forma circular (planimetría R12), con aproximadamente un metro de alto y 28 metros de diámetro, así como una rampa o calzada empedrada de 30 metros de longitud y 7 metros de ancho (planimetría R11) que desemboca en una terraza empedrada (planimetría R10).

 

 

 

 

Planimetría del montículo compuesto (forma de ocho)El segundo montículo tiene forma compuesta “como de un ocho” aclaró Vásquez. La parte circular mide 25 metros de diámetro, mientras que la parte oblonga mide 22 X 20 metros (planimetría R9).

Este tercer montículo es el que menos se ha expuesto a la destrucción y al huaquerismo, según el arqueólogo Juan Vicente Guerrero, esto podría ser porque es el más bajo de los tres, lo que lo hace menos visible. Este montículo presenta una forma irregular (planimetría R14), “como de un maní” explicó Vásquez y será investigada a profundidad más adelante, sin embargo, hasta el momento se podría determinar que, al igual que los otros montículos, podría tratarse de  recámaras funerarias, es decir, debajo habían enterramientos, mientras que arriba era un complejo habitacional.

Cada una de las estructuras fue construida en momentos diferentes de la historia, esto se ha podido determinar gracias a pruebas de carbono 14 que se han efectuado en algunas de las calzadas y plataformas. Es este momento los estudios de campo de esta temporada han concluido, resta investigar y documentar lo encontrado para en un futuro, volver al sitio a seguir investigando. “Este sitio es tan monumental que podríamos pasar aquí dos vidas completas y no terminaríamos de conocerlo” concluyó  el arqueólogo Gerardo Alarcón, quien es parte del equipo investigador.