Vol. 6 / Nº 6/ edición junio del 2013

A fondo

San Lucas revela sus secretos

Wendy Segura
Prensa y Relaciones Públicas, Dpto. de Proyección Museológica

Muelle de la Isla San LucasEl pasado 19 de junio, los arqueólogos del Museo Nacional, junto a investigadores de la Universidad de Miami, encabezados por la antropóloga forense Mónica Faraldo, cerraron la segunda etapa de investigaciones en el antiguo cementerio de la isla de San Lucas.

Sin embargo, Faraldo y su equipo no lograron concluir la investigación en laboratorio del total de 10 osamentas localizadas en el antiguo cementerio, aún así logró confirmar algunas de las hipótesis planteadas en el campo, entre ellas la posible muerte por sífilis de uno de los individuos.

Según Juan Vicente Guerrero, arqueólogo a cargo de la investigación, de este individuo en particular se detallaron sobre todo el cráneo y los huesos pélvicos, que hacen ver que la sífilis fue la probable causa de muerte, pues “para que la enfermedad llegue hasta los huesos, debió sufrir un deterioro considerable en su salud”. Hay que recordar que estos individuos encontrados datan de principios del siglo XIX, un momento en que la medicina no estaba tan avanzada como en la actualidad y además hay que tomar en cuenta que era una población marginada.

Durante la etapa de campo, Faraldo encontró indicios preliminares de la mala alimentación y la ejecución de trabajos forzados por parte de los reos, esto lo determinó por las caries de la mayoría de las osamentas, así como la curvatura de los huesos de la espalda de algunos de ellos, además de una osamenta que presenta un fuerte impacto en la cabeza que le fracturó el cráneo, esta posiblemente fue su causa de muerte

Ritual de enterramiento
Esta osamenta muestra las manos en el pecho, símbolo de un ritual de enterramientoDefinitivamente estos individuos, todos hombres y mayores de edad, fueron enterrados con los mismos o similares rituales que tenemos hoy día. Según Guerrero esto se puede concluir del “artefactual que fue encontrado en el cementerio, hebillas, botones de diferentes tipos, una medalla y los clavos de los posibles ataúdes, así como la posición de las manos y del individuo completo, son solo algunas de las evidencias que indican que existía algún tipo de ritual de enterramiento muy similar al de nuestros días”.

El cementerio, ubicado en playa Cocos, en su mayoría, guardaba un orden, se enterraban en un solo sector, perfectamente delineado con piedra (posiblemente un muro), con la cabeza en poniente al sol.

Sin embargo, Guerrero cree que en algún momento el rastro del cementerio o de las tumbas se perdió, lo que provocó que enterraran individuos encima de otras tumbas que ya estaban, eso provocó que se encontraran esparcidos algunos huesos y cráneos por el cementerio.

Nuevas investigaciones
Este fue el primer individuo encontrado durante la primer temporada de excavaciones en el 2008Las investigaciones en el antiguo penal de San Lucas continuarán, se espera que la tercera temporada se de para finales del 2010, sin embargo esta vez van tras de otros hallazgos.

Juan Vicente asegura querer investigar a poblaciones mucho más antiguas que habitaron la isla, según registros, existe evidencia precolombina de entre 800 a 1500 dC., sin embargo el arqueólogo cree que debe de haber ocupación todavía más antigua que esta, pues “la isla está muy cerca de la costa y si otras islas como la del Caño, presentan ocupación antes de Cristo, es muy probable que la Isla San Lucas también la tenga” concluyó Guerrero.

En la Isla se encuentran ubicados al menos  ocho sitios arqueológicos caracterizados como habitacionales, domésticos y funerarios. A finales de la década de 1970  cuando se hizo la excavación el sitio Vigilante Alto se halló un sector funerario y doméstico-habitacional con cerámica, lítica prehispánica y un artefacto de metal.

Se espera además que Faraldo regrese a principios del 2010 para terminar con la investigación del resto de las osamentas rescatadas del penal, y poder de esta forma determinar nuevas evidencias de la forma de vida y muerte del mítico penal de San Lucas.

Cementerio en el olvido
El acercamiento de este cráneo muestra un fuerte golpe, la cual probablemente fue la causa de su muerteEl presidio de la Isla San Lucas forma parte de la memoria colectiva de la sociedad costarricense. Su historia es muy compleja y controversial, sobre todo en cuanto al tema de la muerte y el grado de violencia que se vivió en la Isla.

La memoria y la evidencia material sobre los muertos de la Isla San Lucas en ese período habían caído en el olvido. Se llegó a tal punto, que a inicios del siglo XX ya no quedaban restos en la superficie del cementerio que permitiesen encontrar su ubicación exacta.

Pero, según Gabriela Villalobos, historiadora del Museo Nacional, ese olvido viene desde la misma época en que fueron enterrados los que murieron en la Isla, pues a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX no se consignaron nombres, motivo de su muerte, ni la ubicación de sus tumbas. En la mayoría de los casos, la información existente para algunos años no pasaba de consignar la cantidad de muertes anual.

Acerca del presidio
Edificio administrativo del penalLa Isla San Lucas durante 117 años fue una de las más importantes cárceles del país. Según Villalobos, las particularidades de su historia deben comprenderse en el marco de los cambios históricos que el  sistema penitenciario, la concepción del crimen y la aplicación de la justicia ha tenido en Costa Rica.

San Lucas comenzó a funcionar como presidio en 1873 con el mismo objetivo que tuvieron Australia o la Isla del Diablo en la Guyana Francesa: aislar y esconder de la sociedad a los considerados culpables de un crimen, a los etiquetados en ocasiones como los peores delincuentes. Cuando se transformó la concepción sobre el tratamiento que debía dárseles a los privados de libertad  el presidio se convirtió en 1958 en Colonia Agrícola Penal. En 1991, San Lucas fue oficialmente cerrado, a pesar de que varios presos protestaron porque no querían dejar la Isla.

Para Villalobos, la historia del presidio cobra vida en sus restos arquitectónicos y en los graffitis de los pabellones. De la última década del siglo XIX son los calabozos al final del muelle y la calzada de piedra principal. De 1927 data la construcción de la Comandancia, los pabellones y el disco (antiguo tanque de agua). Entre 1927 y 1931 se construyó la Capilla. El dispensario y  algunas de las casas del Barrio “Las Jachas” donde se encontraban los reclusos de confianza datan de finales de la década de 1950. Recorriendo la Isla también nos encontraremos pozos de agua, restos de talleres, un corral de piedra entre otros vestigios de la vida cotidiana y de las actividades económicas de los reclusos.

 

 
ministerio

Visite el Museo Nacional de Costa Rica

Horario: De martes a sábado, de 8:30 a.m a 4:30 p.m. Domingos de 9 a.m. a 4:30 p.m. Lunes: Cerrado.

Tarifas: Nacionales adultos ¢2 000. Entrada gratuita para estudiantes con carnet, menores de 12 años y adultos mayores de 65 años con identificación.

Extranjeros: Tarifa general $9. Estudiantes extranjeros identificados $4.

Tels: +506 2257-1433 - Fax: +506 2233-7427 - Aptdo: 749-1000 San José, Costa Rica.

Dirección: Avenidas Central y Segunda, San José, Costa Rica. Entrada principal: Por la fachada oeste-Plaza de la Democracia.

www.museocostarica.go.cr / informacion@museocostarica.go.cr

Explore nuestro sitio web y conozca más sobre: