Museo Nacional de Costa Rica

Tema del mes

Samuel K. Lothrop y sus investigaciones en el Delta del Diquís

Francisco Corrales Ulloa
Museo Nacional de Costa Rica

Samuel K. Lothrop.Samuel K. Lothrop (6 de julio de 1892- 10 de enero 1965) fue uno de los arqueólogos estadounidenses más destacados de la primera mitad del siglo 20 (Willey 1988, Lange 1997). Llevó a cabo excavaciones arqueológicas a través de las Américas, incluyendo Panamá y Costa Rica.

A finales de la década de 1940 realizó investigaciones en el Delta del Diquís, sur de Costa Rica, una extensa llanura aluvial formada por los ríos Térraba y Sierpe, donde tuvo la oportunidad de investigar los sitios arqueológicos con esferas de piedra, un artefacto pre-colombino único. Su trabajo fue providencial, ya que hizo en el momento de la mayor afectación de las plantaciones bananeras a los sitios arqueológicos.

El primer interés de Samuel Lothrop en el área se presenta en su obra monumental "Cerámica de Costa Rica y Nicaragua" (1926) donde clasifica y analiza una colección pequeña de cerámica "Boruca", el nombre genérico que utilizó para designar el sur de Costa Rica. También presentó una recapitulación de los sitios conocidos, y añadió algunos nuevos. Este estudio es considerado como de transición entre una clasificación puramente descriptiva y la clasificación diseñada para elaborar secuencias cronológicas.

En la fotografía Samuel K. Lothrop (arriba) en una excavación de esferas de piedra. Fotografía de la colección historica del Museo NacionalSamuel Lothrop, siendo arqueólogo del Museo Peabody de Arqueología y Etnografía de la Universidad de Harvard, vino a Costa Rica en 1948 con la intención inicial de trabajar en la Península de Nicoya, Noroeste de Costa Rica. Sin embargo, la situación política en ese momento (la guerra civil interna y algunos combates a lo largo de la frontera con Nicaragua) le obligó a cambiar sus planes y aceptar una invitación de Doris Stone para trabajar en las propiedades de la "Compañía Bananera de Costa Rica" (una filial de United Fruit Company, también conocida como UFCO), en la parte sur del país.

En 1930, la United Fruit Company, empresa con sede en EE.UU., firmó un contrato con el gobierno de Costa Rica para trasladar sus plantaciones  de banano del Caribe a la costa del Pacífico. La empresa adquirió grandes extensiones de tierra en el Delta del Diquís, y  configuró un paisaje cultural único conformado por las plantaciones, el sistema de drenaje y la infraestructura. Este sistema cambió las condiciones naturales y afectó a los sitios arqueológicos. Debido al impacto de las actividades agrícolas, los restos arqueológicos fueron expuestos, y saqueados en muchos casos. Los restos incluyen basamentos hechos de piedras de ríos, montículos artificiales, esferas de piedra y depósitos de cerámica completa y rota, y artefactos líticos.

Lothrop levantó planos de las configuraciones superficiales de montículos artificiales y las esferas de piedra y realizó descripciones y observaciones detalladas de los materiales líticos y cerámicos. Su trabajo tiene un valor incalculable debido a la perturbación de estos contextos por las labores agrícolas y saqueos intensivos. Él pudo registrar grupos de esferas formando alineaciones o figuras geométricas con orientaciones específicas, cerca de montículos artificiales y plazas. Sus planos, junto con los de Doris Stone, son la mayor fuente de información de los conjuntos de esferas que posteriormente fueron alterados y las esferas removidas del lugar.

Realizó excavaciones estratigráficas principalmente para establecer una secuencia relativa de la ocupación y una tipología cerámica. Dividió la cerámica en “wares” o vajillas basándose en los atributos de pasta y acabado de la superficie como las principales categorías. También estableció los tipos cerámicos para dar cuenta de las características particulares de la forma y la decoración dentro de las vajillas. Su clasificación fue el punto de partida para posteriores actualizaciones de acuerdo a otros enfoques.

También hay que decir que Lothrop, como muchos de sus colegas de la época, obtuvo objetos para los museos, aprovechando el débil marco legal vigente en aquel momento y que ahora dificulta su repatriación. Él, además, trabajó libremente con coleccionistas para establecer sus clasificaciones. La colección de objetos líticos y cerámica que obtuvo del Delta del Diquís terminó en el Museo Peabody de la Universidad de Harvard, así como sus archivos que incluyen diarios, fotografías, dibujos y correspondencia.

Tanto la documentación como la colección tienen un potencial de valor incalculable para una mejor comprensión de sitios arqueológicos con esferas de piedra.El informe final de su estudio fue publicado por el Museo Peabody en 1963, una fuente valiosa de información acerca de los contextos arqueológicos en el Delta donde las labores agrícolas y saqueos perturbaron gran parte de la evidencia. Después de su trabajo pasaron muchos años antes de que se llevaran a cabo nuevas excavaciones arqueológicas en la zona.

Recientemente, se ha producido un aumento en la investigación arqueológica en el delta. El Museo Nacional de Costa Rica está desarrollando, además, un proyecto conservación y  gestión con entidades locales. Lothrop llegó a la zona en un momento oportuno y la información que generó es fundamental para la investigación así como para la gestión de los sitios arqueológicos.

BIBLIOGRAFÍA

Lange, Frederick. 1997. Samuel K. Lothrop y la Arqueología de Costa Rica. Vínculos 21(1-2): 1.16.
   
Lothrop, Samuel K. 1926. Pottery of Costa Rica and Nicaragua. Contributions from the Museum of the American Indian, No.8. 2 vols. Hege Foundation, New York.

1963 Archaeology of the Diquís Delta. Papers of the Peabody Museum of Archaeology and Ethnology, Harvard University. Vol. LI. Cambridge, Mass.

Willey, Gordon. 1988. Samuel Kirkland Lothrop (1892-1965). In: Portraits in American Archaeology. University of New Mexico Press, Albuquerque: 195-216.