Vol. 6 / Nº 6/ edición junio del 2013

Tema del mes 

El proceso museográfico en el Museo Nacional de Costa Rica

Lidilia Arias
Museógrafa, Dpto. de Proyección museológica

Lidilia Arias acomoda una vitrina en la Sala de Historia Precolombina¿Sabe usted lo que es la museografía? Pues bien, muchas veces en mi carrera como museógrafa he experimentado la duda y extrañeza que genera esta palabra en estudiantes de colegio, escuela, curadores e investigadores que llegan hasta el Museo Nacional con el fin de hacer una investigación. Me ha tocado que deletrear la palabra, definir el término y por último, al ver los ceños fruncidos, termino por decir con resignación… “soy diseñadora de museos”.

Entonces para todas esas personas que apenas están conociendo este nuevo concepto y se interesan en él, les voy a contar el proceso museográfico por el que pasa una exhibición.

Empecemos por ver qué es lo que nos mueve a hacer una exhibición. Lo primero que debe existir es la necesidad para expresar y producir algo nuevo que por medio de información, colecciones y otros medios estéticos y sensoriales, convenzan al espectador de lo que queremos expresar.

El proceso museográfico consta de 4 etapas, que más adelante las detallaré, pero antes es necesario ejecutar dos pasos para conocer la factibilidad del proyecto.

Comenzamos por hacer un pequeño estudio de la factibilidad, esto porque es posible que alguno de los insumos necesarios para una buena exhibición como información, objetos o presupuesto sean deficientes o no existan; es en este punto en que se debe valorar si se hace un replanteamiento o se cancela del todo.

Aureo Chacón (de azul) y Henry Cordero son asistentes de mantenimiento y museografíaEl segundo paso es determinar el equipo principal de trabajo que participará, que se conforma principalmente por un curador o curadora (un especialista en el tema, casi siempre investiga o trabaja con colecciones especializadas), el o la museógrafa (diseñador –a- de exhibiciones de museo) y un o una educadora de museos. Estos tres especialistas conforman el equipo básico para llevar a cabo una exhibición de museo

Este equipo inicia con una lluvia de ideas que ayudará en la definición del tema  así como en determinar el fin, el qué, el porqué y el cuál exhibir para ir delimitando el tema, posteriormente elaboran un cronograma a corto plazo para dividirse responsabilidades y funciones del equipo de trabajo y plantear el próximo paso, que es la elaboración de un anteproyecto con la delimitación del tema, una introducción que resuma su importancia, el objetivo, el público meta, el mensaje y los antecedentes y alcances del proyecto.

Una vez que el tema ha sido pulido y aprobado se inicia, ahora sí, el proceso museográfico, con la primera etapa denominada planeamiento, en la cual se determina el espacio a ocupar, los posibles objetos, los subtemas para redactar el guión curatorial y el material ilustrativo existente. A la vez, teniendo claro el norte del proyecto, se plantea una fecha tentativa para inaugurar así como el tiempo en que estará abierta al público,

Este último aspecto depende en mucho de la importancia del tema, de los objetos (algunos, por su material, tiempo y estado no pueden estar expuestos por largos periodos), del atractivo que creamos puede tener con el público y de la vida útil real que puede tener lo que se elabore especialmente para comunicar la idea y el tema (elementos museográficos, soportes para objetos si amerita, gráfica, otros).

Montaje de la Sala PrecolombinaEl guión curatorial debe ser un texto en lenguaje sencillo, que contenga una línea muy delimitada de lo que se va a desarrollar, con posibles objetos o gráfica (fotos, ilustraciones, mapas, dibujos). Una vez que este guión ha sido revisado y aprobado, el o la museógrafa se encarga de convertirlo a guión museográfico, al contemplar todas las partes como son el guión, el espacio, los recursos disponibles (humanos y económicos) y la colección si la hay, y elaborar con ello un proyecto de diseño.

Para elaborar un buen guión museográfico, el museógrafo debe tomar muy en cuenta al público, ponerse en su lugar para crear el recorrido que le dé unidad al mensaje, crear puntos de atracción, no solamente con objetos sino también con luces, colores o composiciones que inciten a ese recorrido.

A esta primera etapa de planeamiento la siguen la ejecución, la producción y montaje y por último, la operación y el mantenimiento.

Comentando rápidamente las etapas siguientes, podemos decir que la ejecución es la etapa que contempla sobre todo los recursos y la calendarización. Los recursos se refieren tanto a las compras y contratos que se requieran, como a la disposición del personal necesario; la calendarización, a definir compras y fechas en que deben estar listos el personal y materiales para empezar con la tercera etapa, que es producir la exhibición, elaborar lo necesario, preparar el espacio y coordinar las actividades divulgativas y educativas.

Por último, el montaje es parte de esta tercera etapa y en nuestro caso, participan otros departamentos como lo son Administración y Finanzas, y Protección del Patrimonio cuando hay colecciones de por medio, así como las comunicadoras para las estrategias divulgativas. Esta fase es de mucha coordinación y con ella se llega hasta la actividad inaugural.

La última, la etapa operativa y de mantenimiento, inicia con la apertura de la exhibición al público, es buen momento para evaluar el recorrido y observar algún desperfecto y corregirlo. La otra parte de esta etapa consiste en el mantenimiento permanente, cambio de bombillos, retoques de pintura, limpieza general, seguridad, cuido de la sala.

Hay dos premisas que no se pueden obviar: primero, “cada museo es un mundo”, no existen dos iguales, aun cuando se dediquen a las mismas actividades. Y segundo, cada exhibición también presenta su dinámica particular y requiere por tanto tratamientos particulares y métodos especiales para su desarrollo. La experiencia es importante en un campo nuevo como lo es la museografía, y unida a la ética y a la sensibilidad que se tenga por las instituciones dedicadas al patrimonio y su conservación, podemos crear proyectos que permitan divulgar el quehacer del museo y así heredarle este legado a las nuevas generaciones.

 
ministerio

Visite el Museo Nacional de Costa Rica

Horario: De martes a sábado, de 8:30 a.m a 4:30 p.m. Domingos de 9 a.m. a 4:30 p.m. Lunes: Cerrado.

Tarifas: Nacionales adultos ¢2 000. Entrada gratuita para estudiantes con carnet, menores de 12 años y adultos mayores de 65 años con identificación.

Extranjeros: Tarifa general $9. Estudiantes extranjeros identificados $4.

Tels: +506 2257-1433 - Fax: +506 2233-7427 - Aptdo: 749-1000 San José, Costa Rica.

Dirección: Avenidas Central y Segunda, San José, Costa Rica. Entrada principal: Por la fachada oeste-Plaza de la Democracia.

www.museocostarica.go.cr / informacion@museocostarica.go.cr

Explore nuestro sitio web y conozca más sobre: