Museo Nacional de Costa Rica

Tema del mes

Héctor Gamboa Paniagua: una biblioteca en su nombre

Adelina Jara
Bibliotecóloga, Dpto. de Proyección Museológica

Don Héctor Gamboa. Fotografía de la colección del Museo NacionalColección bibliográfica especializada con valor histórico-científico, esa es la Biblioteca “Héctor Gamboa Paniagua” del  Museo Nacional de Costa Rica, que brinda servicio al público interesado en  las temáticas de Antropología , Historia de Costa Rica e Historia Natural. Con un acervo conformado por libros, revistas, tesis, folletos y publicaciones digitalizadas. Estas colecciones son el resultado de los intercambios nacionales e internacionales de publicaciones que desde inicios del Museo Nacional se establecieron y que hoy son la fuente principal del incremento y actualización de las colecciones.  


Para el desarrollo de investigaciones  la biblioteca es fundamental, de ahí el interés que desde esas épocas mostraron siempre las autoridades institucionales para el crecimiento y conformación de la biblioteca y una de esas personas que dieron un gran impulso y mostraron interés en que la biblioteca no sólo fuera fuente de consulta para investigadores de la institución sino que  fuera abierto a todo público  y que se contara con personal profesional en bibliotecología,  fue el Señor Héctor Gamboa Paniagua (1934-1993); colaborador del Museo Nacional en los años 50s a   80s  cuyo conocimiento fue completo, pues tuvo la oportunidad de desempeñarse en las diferentes áreas del conocimiento museístico, al que se dedicó parte de su vida con entusiasmo.

Sus últimos años en el Museo Nacional estuvo en el Departamento de Servicios Técnicos, hoy con algunos cambios, es el departamento de Proyección Museológica del cual  es parte la biblioteca.  Es así como en 1994, al celebrarse el 107 aniversario del Museo Nacional de Costa Rica se tomó la decisión que la biblioteca institucional llevara el nombre de “Héctor Gamboa Paniagua”,  como homenaje a una persona que merece recordarse por siempre en el ámbito de los museos.  Ese mismo año, su familia decide donar al Museo Nacional  parte de su biblioteca con el fin de que todas esas publicaciones continuaran siendo utilizadas por las diferentes  generaciones.  

Como lo mencionó  Don Luis Ferrero:  “Héctor Gamboa Paniagua supo arar bien el campo y sembrar buenas semillas, hoy árboles fuertes”.