Vol. 6 / Nº 6/ edición junio del 2013

Tema del mes

Diversidad Cultural

Minor Castro
Arqueólogo, Dpto. de Proyección Museológica

Los indígenas costarricenses son parte de nuestra diversidad. Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaDesde la antigüedad Costa Rica ha estado poblada por distintos grupos humanos, que han dejado su huella y aportado su forma de ser y estar en el mundo, conformando la riqueza cultural que tiene el país.


A diferencia de la Costa Rica que muchas veces se nos ha pintado, aquella que es blanca y con ideales europeos, encontramos más bien una Costa Rica diversa, cuyas culturas forman un colorido tapiz de creencias, prácticas y tradiciones que han encontrado arraigo en este suelo.

No tenemos que ir muy lejos para encontrarnos con esta diversidad cultural, se nos ve en la piel, está en las palabras, en la historia que nos precede, en nuestras creencias y tradiciones, en la comida, también en las festividades y ceremonias que realizamos, forma parte integral de nuestra vida aunque a veces no lo notemos. Pero no sólo está en nosotros, la hallamos en el otro, aquel al que vemos diferente porque su forma de hacer las cosas o entender el mundo contrasta con la nuestra.

La cultura china ha traído una diversidad de tradiciones, entre ellas las danzas. Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaLa diversidad cultural está en el indígena que llegó a esta tierra antes que todos los demás, el negro que fue sacado de su casa para servir en la de un amo,  el español que vino a conquistar y que también fue conquistado. También la encontramos en el chino, el judío, el nicaragüense y el colombiano, al igual que ellos, otros continúan llegado con ilusiones y  esperanzas y con su propia herencia cultural.

Cada grupo al compartir e interactuar con los demás va dando un poco de lo propio y tomando algo de los demás, cada uno se va amoldando a la existencia del otro, de manera que al final se crea una identidad que nos define a todos, pero que tiene un sustrato diverso.

Se habla de diversidad cultural como las distintas formas que adquiere la cultura a través del tiempo y del espacio, manifestándose en la originalidad y la pluralidad de las identidades que caracterizan a los grupos y las sociedades que componen la humanidad. (Declaración Universal de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural)

Las mascaradas son parte de la cultura costarricense. Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaHablamos de diversidad y no de diferencia, pues la diferencia de alguna manera implica siempre contrastar con algo y muchas veces ese contraste se realiza por parte de un grupo en perjuicio del otro. En cambio la diversidad invita a reconocer la existencia de cada cultura en un país que no es homogéneo culturalmente, aunque nos hayan dicho lo contrario.

Y es que en muchos casos la formación de naciones como la nuestra, basó su desarrollo en las ideas de un solo grupo dominante y en la búsqueda de la homogenización para mantener el control. Pero a pesar de estos esfuerzos, la diversidad cultural continua y cada vez somos más concientes de su importancia.

La alegría de la cultura Afrocaribeña es un pilar de la cultura costarricense. Fotografía del Dpto. de Proyección Museológica

Cuando afrontamos al otro con mente estrecha e  incluso con odio, sí que reconocemos las diferencias, pero no para respetarlas sino para achacarle a los demás no sólo sus posibles defectos sino también los nuestros, pues como dicen por ahí, “nadie se ve su propio rabo”. Actuamos sin darnos cuenta que a ese que rechazamos y denigramos es también nuestro hermano, pues todos sin importar de donde venimos, el color de nuestra piel, el idioma que hablemos o lo mucho o poco que tengamos, somos al fin y al cabo seres humanos y ante esto hay muchas concepciones y presunciones que salen sobrando.

La diversidad cultural nos habla de cómo el ser humano ha sabido afrontar el mundo de manera creativa, la originalidad de cada cultura ha permitido el intercambio y la  innovación y como apunta la UNESCO “la diversidad cultural es tan necesaria para el género humano como la diversidad biológica para los organismos vivos”. Cada una de estas manifestaciones del espíritu humano forman parte del patrimonio cultural de la humanidad y merecen ser respetadas y conservadas para nuestro beneficio y el de las futuras generaciones.

Desde 19La gastronomía costarricense ha ido ganando terreno en Costa Rica. Fotografía del Dpto. de Proyección Museológica.94 se celebra en Costa Rica el día de las culturas, pero esta celebración más que una fecha en el calendario, debería llamarnos a una profunda reflexión, sobre el  aporte que cada grupo humano ha dado a este país; a esas cosas que nos gustan y disfrutamos de las diferentes culturas; pero también a erradicar nuestra intolerancia al otro, especialmente al débil, al marginado por ser diferente, por pertenecer a una etnia distinta o por ser inmigrante.

Asimismo, si aprendiéramos con la celebración de esta fecha, para la cuál un día no basta, a ser más respetuosos de los demás, a ayudar al otro en lugar de cerrar la mano y a entender que nuestra Costa Rica tiene múltiples rostros, múltiples formas de ser y de pensar, entonces tal vez podamos construir una sociedad mejor para todos, una sociedad que se base en la riqueza cultural y no en la pobreza del prejuicio, el egoísmo y la homogeneidad.

 

 
ministerio

Visite el Museo Nacional de Costa Rica

Horario: De martes a sábado, de 8:30 a.m a 4:30 p.m. Domingos de 9 a.m. a 4:30 p.m. Lunes: Cerrado.

Tarifas: Nacionales adultos ¢2 000. Entrada gratuita para estudiantes con carnet, menores de 12 años y adultos mayores de 65 años con identificación.

Extranjeros: Tarifa general $9. Estudiantes extranjeros identificados $4.

Tels: +506 2257-1433 - Fax: +506 2233-7427 - Aptdo: 749-1000 San José, Costa Rica.

Dirección: Avenidas Central y Segunda, San José, Costa Rica. Entrada principal: Por la fachada oeste-Plaza de la Democracia.

www.museocostarica.go.cr / informacion@museocostarica.go.cr

Explore nuestro sitio web y conozca más sobre: