Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

 Rezo del Niño

Pasito del Museo Nacional de Costa Rica. Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaCada año el Museo Nacional, en su misión constante de rescatar las tradiciones y valores costarricenses, se une a la tradición del rezo del niño, que para este año 2012 se realizará el viernes 27 de enero a partir de las 2 de la tarde en la Casa Colonial (exhibición permanente del Museo). La actividad contará con música en honor al niño Jesús a cargo del ministerio musical Senderos y agua dulce con queque para compartir con los amigos y familiares.

Para este 2010-2011, el Museo volverá a hacer gala de un pasito conformado por 12 valiosas y antiguas piezas con más de 100 años de antigüedad. Fueron elaboradas en madera tallada y vaciadas en yeso con estuco, sus ornamentos son de telas drapeadas con yeso que simulan el movimiento de las ropas. Las ofrendas que llevan los reyes magos simulan muy bien las riquezas pues poseen piezas de oro.

El pasito fue encargado a París por las Hermanas de la Caridad de San Vicente de Paul y por muchos años fue el portal del Hospital San Juan de Dios, mientras las religiosas fueron sus administradoras.

El   rosario del Niño
El rosario del Niño Dios es una de las festividades religiosas con más arraigo en el alma de los costarricenses.  Como antecedentes de esta actividad se encuentran formas musicales que surgen en los “alabados”, que son plegarias solemnes traídas desde el siglo XV.

Según la tradición, un rezo solemnemente oficiado, trae bendiciones salvadoras y venturosas al lugar en que se realiza la actividad.  Las celebraciones incluyen rezador, músicos, coristas, pólvora y obsequios de comidas tradicionales como: tamal asado, bizcocho, pan casero, picadillos de papa, chayote, etc. Todo acompañado de café negro, aguadulce, o chicha de maíz con jengibre y en ocasiones, el tradicional “rompope”.

El rosario del niño va acompañado de oraciones, canciones, villancicos y coplas. Frente al portal, los viejos rezadores y músicos, oran, cantan y recitan para complacer al niño Dios y pedirle que bendiga el hogar en que se ha hecho el “rezo”.

Fuente: Pastoral Litúrgica. Curia Metropolitana
 María Elena Masís. Historiadora y educadora del Museo Nacional