Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

María Fernández: “La ocarina de cuesta de Moras”

En la fotografía María Fernández de Tinoco. Fotografía suministrada por el SINARTEl pasado 18 de octubre el SINART presentó en el Museo Nacional el documental “La ocarina de Cuesta de Moras”, una producción que canal 13 hizo con el fin de retomar la producción documental propia, para lo cual recibió el apoyo de la Asamblea Legislativa y estableció convenios con dos instituciones del Ministerio de Cultura y Juventud: el Centro Costarricense de Producción Cinematográfica y el Museo Nacional de Costa Rica. También contó con la ayuda de la empresa independiente Red Creek-Costa Rica. 

La estructura del documental se basa en la fusión de varios ramales temáticos, sin seguir un desarrollo cronológico de la vida de la protagonista: “me interesa que el público descubra la importancia de su legado para los costarricenses. La vida de doña María me permitió crear con mucha libertad” comentó Mercedes Ramírez, documentalista y directora del proyecto.

La ocarina de Cuesta de Moras”, relata la vida de María Fernández de Tinoco, una prolífica mujer vinculada a múltiples quehaceres del acontecer nacional, entre ellos la arqueología y el arte, pero que hoy día es casi una desconocida de la historia nacional.

Hija del reformador de la educación costarricense, don Mauro Fernández Acuña, María Fernández Le Capellain fue una autodidacta y pionera en Costa Rica de la investigación de las culturas precolombinas, pintora, discípula del maestro Tomás Povedano; autora de Zulai y Yontá, la primera novela nacional escrita por una mujer. Dedicó muchos años a la beneficencia y fue distinguida teósofa. 

A los 21 años se casó con el General Federico Tinoco Granados. Sin embargo, su prolífica existencia quedó oculta. Hoy un documental abre paso a esta biografía, que una vez conocida nadie podrá olvidar.

“La ocarina de Cuesta de Moras” es una obra audiovisual que hace un recorrido por más de tres siglos de historia nacional ya que la vida de su protagonista, María Fernández de Tinoco, estuvo vinculada a sus momentos más emblemáticos: el periodo liberal, en la segunda mitad del siglo XIX, las seis primeras décadas del Siglo XX y se extiende hasta el siglo XXI, en 2010, cuando se reinstala el retrato del General Tinoco, su esposo, en la Galería de Ex presidentes de la Asamblea Legislativa de la República de Costa Rica.

En el Museo Nacional se conservan algunas fotografías, libros con ilustraciones del puño y letra de la misma María Fernández y por supuesto, la ocarina que dio nombre a este documental, una ocarina de origen precolombino que emite hasta 18 notas diferentes y que fue ampliamente estudiada por la protagonista.