Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

De ropajes y clases sociales

Wendy Segura
Prensa, Dpto. de Proyección Museológica

Exhibición Investiduras: signos de poder. Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaEl 7 de octubre, el Museo Nacional abrió una nueva exhibición temporal. Se trata de “Investiduras: signos de poder”, una muestra de cerca de 200 objetos que combina objetos precolombinos con  textiles y adornos corporales de la época liberal (1880-1930).

Según la curadora Gabriela Villalobos, “ésta es una exhibición muy divertida y cambiante, en la que vamos a presentar indumentarias o bienes de decoración corporal provenientes tanto de las sociedades precolombinas, como de la época moderna, con énfasis en el siglo XIX”.

La museógrafa Lidilia Arias explicó que esta muestra es una forma de revelar los tipos de vidas y culturas en diferentes tiempos. “Es muy diferente, pues combina objetos precolombinos tales como orejeras, narigueras y esculturas en piedra y cerámica, con elegantes trajes de la época liberal y los compara no para encontrar sus diferencias, sino más bien sus semejanzas en dos épocas tan diferentes”.

4 clases sociales iguales… dos épocas diferentes

Los trajes militares son uno de los atractivos de la exhibición. Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaVillalobos agregó que por medio de estos objetos, se busca hacer un recorrido por 4 diferentes clases sociales que han ido evolucionando a través del tiempo, pero que se mantienen vigentes en las sociedades modernas.

Por una parte se muestran las representaciones que distinguían a los caciques, hombres y mujeres líderes que hoy en día están vigentes en los políticos de clase alta, fácilmente identificados por sus finas ropas.

Otra de las representaciones son las de los chamanes, seres espirituales que se encargaban de dar la sanación del cuerpo y el alma del pueblo. Hoy representados por los sacerdotes con finas casullas bordadas en hilos de oro.

La tercera representación es la de los guerreros. Hombres y mujeres valientes, que van a la guerra a defender a los pueblos, y que en la época liberal eran los militares, reconocidos por sus condecoraciones y títulos.

Finalmente los artesanos precolombinos, costureras y sastres modernos, quienes se esmeraron para que sus  importantes “clientes” se vieran y distinguieran del resto.