Vol. 6 / Nº 6/ edición junio del 2013

Las esferas avanzan su camino a convertirse en patrimonio de la humanidad

Wendy Segura
Prensa, Dpto. de Proyección Museológica

De izquierda a derecha Alfredo Duncan y Ana Eduarte, restauradores del Museo y Emiliano Antonelli, conservador intaliano. Fotografía de Juan Carlos Calleja, Programa de Museos Regionales y ComunitariosEl pasado 29 de agosto, el conservador de origen italiano, Emiliano Antonelli, presentó los resultados de un diagnóstico que por cerca de una semana realizó, junto a los restauradores del Museo Nacional Ana Eduarte y Alfredo Duncan, en los sitios con esferas de piedra de la zona sur de Costa Rica.

En total se analizaron 4 sitios arqueológicos, los que conforman la candidatura de sitios con esferas de piedra como patrimonio de la humanidad ante la UNESCO. Estos son: Batambal, Finca 6, Grijalba y El Silencio. Aquí se analizaron un total de 25 esferas precolombinas. El resultado es que existen 13 esferas en estado grave y de intervención inmediata, 7 en estado regular y 5 en buen estado.

Según Christian Kandler, director del Museo, este estudio es sumamente valioso, pues “es la primera vez que nuestro país cuenta con un diagnóstico científico, profundo y profesional que nos viene a dar una visión general del estado de las esferas y el camino que debemos seguir para su conservación, por medio de un abanico de soluciones que los restauradores del Museo deberán de evaluar para poner en funcionamiento” 

Diagnóstico de las esferas analizadas

Emiliano Antonelli y el artista costarricense Jorge Jiménez Deredia en el sitio El Silencio. Fotografía de Juan Carlos Calleja del Programa de Museos Regionales y Comunitarios.Según el diagnóstico, son múltiples los problemas que presentan las esferas, pero todos subsanables y con varias soluciones. 

Antonelli dijo que  entre los principales problemas que presentan están:

La erosión que es cuando la superficie se cae “como si fuera cáscaras de naranja”.

Astillamiento, que es cuando pequeños trozos se van desprendiendo y provocan que la esfericidad ya no sea tal, un ejemplo claro de esto es la esfera de El Silencio, que poco a poco ha perdido trozos que le han cambiado la forma.

Finalmente, otro de los grandes problemas es la fracturación, que son grietas que se van formando a lo largo y ancho de la esfera. Antonelli agregó que aunado a este agrietamiento, cientos de microorganismos entran a vivir en estas grietas, lo que provoca que crezca dentro de ellas líquenes y plantas que provocan una presión interna que van dañando la piedra. Todos estos fenómenos que sufren las esferas de piedra, se dan por varios factores, entre ellos las inundaciones tan frecuentes en la zona, la mala manipulación del hombre, el fuego y principalmente la exposición a altas temperaturas, que provocan la expansión de la piedra, seguido por grandes cantidades de lluvia que la contraen, lo que  provoca las exfoliaciones, agrietamientos y fracturas. 

De izquierda a derecha Ana Eduarte, Marlin Calvo, Jorge Jimenez Deredia, Alfredo Duncan y Emiliano Antonelli. Fotografía de Juan Carlos Calleja del Programa de Museos Regionales y ComunitariosSegún el artista Jorge Jiménez Deredia, quien ha estado muy cerca de este proceso, el problema del deterioro de las esferas se viene presentando desde hace más de cien años, cuando la United Fruit Compañy ingresa con la siembra de banano y deforesta los sitios donde se encuentran dichas esferas. Antes de esto, la misma naturaleza y los árboles servían de protección natural para que la radiación solar o la lluvia no cayeran directamente sobre las esferas y de esta forma el daño fuera mucho menor. 

Emiliano Antonelli, propuso algunas medidas paliativas para empezar a trabajar en la conservación de las mismas. “lo primero será buscar materiales para cubrir las esferas de la radiación solar, sean de tipo natural o artificial, es necesario hacer algo inmediato en este sentido”. 

Pero además se trabajará en el corto plazo en las pruebas de materiales idóneos para la restauración de cada una de las esferas, según sea el tipo de piedra con el que están elaboradas, tratando de restaurarlas con el mismo material de la esfera, así como hacer un estudio para encontrar materiales que ayuden a la evacuación de las aguas que se acumulan entorno a las esferas.

Finalmente, se creará un programa de restauración y conservación permanente. Antonelli agregó que este es un diagnóstico preliminar, que una vez él regrese a Italia se mantendrá en contacto con Eduarte y Duncan para enviar su propuesta definitiva de conservación, la que servirá no solo como elemento importante de la candidatura ante la UNESCO, sino también como un documento de consulta para la conservación de estos monolitos de piedra. 

 
ministerio

Visite el Museo Nacional de Costa Rica

Horario: De martes a sábado, de 8:30 a.m a 4:30 p.m. Domingos de 9 a.m. a 4:30 p.m. Lunes: Cerrado.

Tarifas: Nacionales adultos ¢2 000. Entrada gratuita para estudiantes con carnet, menores de 12 años y adultos mayores de 65 años con identificación.

Extranjeros: Tarifa general $9. Estudiantes extranjeros identificados $4.

Tels: +506 2257-1433 - Fax: +506 2233-7427 - Aptdo: 749-1000 San José, Costa Rica.

Dirección: Avenidas Central y Segunda, San José, Costa Rica. Entrada principal: Por la fachada oeste-Plaza de la Democracia.

www.museocostarica.go.cr / informacion@museocostarica.go.cr

Explore nuestro sitio web y conozca más sobre: