Vol. 6 / Nº 6/ edición junio del 2013

Novedades

“Delta del Diquís”

Wendy Segura

Prensa y Relaciones Públicas, Dpto. de Proyección Museológica

La exhibición

 Desde el 18 de diciembre, el Museo Nacional abrió una nueva exhibición arqueológica en la sala de exhibiciones temporales norte. Se trata de “Delta del Diquís” una muestra de más de 80 objetos de piedra, cerámica y oro que muestran la visión de mundo de los pobladores de la región del Delta del Diquís, al sur de Costa Rica.

La exhibición  es un recuento de la arqueología del área, con especial énfasis en el período Chiriquí (800 – 1550 d.C.), cuando las sociedades que habitaron la zona alcanzaron su mayor desarrollo, tanto a nivel social, como en la arquitectura y producción de objetos.

Las esculturas de espiga son únicas de esta zona del país.Según Minor Castro, uno de los curadores de la exhibición, “Delta del Diquís” pretende mostrar al público nacional y extranjeros objetos y esculturas con un estilo único como las famosas y míticas esferas de piedra o las esculturas de espiga en formas humanas y animales.

Según el curador lo que hace especial a esta zona del país, en cuanto a descubrimientos arqueológicos se refiere, son las manifestaciones de poder, representadas en sus esculturas, que probablemente fueron motivo de intolerancias y guerras entre sociedades cacicales. A esta conclusión llegan los arqueólogos, debido a la gran cantidad de objetos que se encuentran destruidos intencionalmente, sobre todo las esculturas de espiga, directamente relacionados con la guerra y el poder.

Esta exhibición estará abierta hasta abril del 2010 en horario normal del Museo.

Delta del Diquís
El Delta del Diquís se encuentra en el Pacífico Sur de Costa Rica y fue en la época precolombina una de las áreas culturales más importantes de América Central. En medio de montañas, ríos caudalosos y de una extensa planicie aluvial, los indígenas desarrollaron su vida cotidiana y una visión de mundo particular, que se tradujo en extraordinarias obras como las esferas de piedra, las esculturas de base de espiga, elaborados objetos de cerámica, ornamentos de oro e importantes obras arquitectónicas.

Para el período (800 – 1550 d.C.) existía en el Delta una importante población, que habitaba aldeas grandes y utilizaba los ríos como vías de comunicación. Estas sociedades contaban con grupos dirigentes para los que se elaboraron importantes objetos que reflejaban su prestigio y autoridad. 

Las esferas de piedra son míticas y únicas de la zona sur de Costa RicaA nivel público encontramos el levantamiento de conjuntos de esferas que funcionaron como monumentos pero también pudieron tener uso ritual. La creación de esculturas que retratan a hombres y mujeres portando símbolos de poder y la representación de seres míticos propios de su cosmovisión. También la zona se destaca por la producción de ornamentos de oro, hueso y cerámica policromada utilizada por las élites para acentuar su posición social y para el intercambio.

Sin duda, uno de los objetos arqueológicos del área que más llaman, son las esferas de piedra. La perfección de su forma, el acabado de su superficie, el tamaño y el uso que se les dio las convierte en objetos singulares. Mucho se ha dicho sobre ellas, por lo que la exhibición busca ubicar el contexto cultural y social que hizo posible su manufactura, con el fin de poder entenderlas. Junto con las esferas, la mayoría de objetos producidos por las culturas del Diquís tienen un estilo único, que no fue reproducido por ninguna otra sociedad de la época.

El Delta también cuenta con importantes obras de infraestructura, mostrando la capacidad que tuvieron sus dirigentes en organizar a la población para la creación de obras colectivas de gran envergadura. Ejemplo de esto lo tenemos en el sitio arqueológico Finca 6, donde se localizan montículos de piedra sobre los que estuvieron las casas de los personajes importantes, empedrados y plazas. En Finca 6 aún se conservan alineamientos de esferas en su contexto original.

En este petroglifo los indígenas representaron a un monoLa muestra destaca la importancia que tuvo para los antiguos pobladores de la región el medio ambiente, cuyas ventajas supieron aprovechar, pero que también ofreció importantes retos, teniendo que lidiar, al igual que las comunidades actuales, con las inclemencias del tiempo y las inundaciones.

El conflicto también formó parte de la vida y la expresión simbólica, por lo que muchas de las representaciones iconográficas hacen referencia a la guerra, el poder y la autoridad.

Además de ahondar en aspectos como la relación de los pobladores y su medio ambiente, las esculturas monumentales de piedra, sus usos y significados y la extraordinaria arquitectura de sus aldeas, la exhibición plantea la importancia de la conservación de estos recursos culturales como parte fundamental de la identidad y desarrollo cultural de los pueblos actuales del área.

 
ministerio

Visite el Museo Nacional de Costa Rica

Horario: De martes a sábado, de 8:30 a.m a 4:30 p.m. Domingos de 9 a.m. a 4:30 p.m. Lunes: Cerrado.

Tarifas: Nacionales adultos ¢2 000. Entrada gratuita para estudiantes con carnet, menores de 12 años y adultos mayores de 65 años con identificación.

Extranjeros: Tarifa general $9. Estudiantes extranjeros identificados $4.

Tels: +506 2257-1433 - Fax: +506 2233-7427 - Aptdo: 749-1000 San José, Costa Rica.

Dirección: Avenidas Central y Segunda, San José, Costa Rica. Entrada principal: Por la fachada oeste-Plaza de la Democracia.

www.museocostarica.go.cr / informacion@museocostarica.go.cr

Explore nuestro sitio web y conozca más sobre: