Vol. 6 / Nº 6/ edición junio del 2013

En detalle

Una nueva esfera en nueva Finca 7


Francisco Corrales Ulloa
Arqueólogo, Dpto. de Antropología e Historia

Sandro Madrigal dibuja el empedrado, Sitio Nueva Finca7. Fotografía del Dpto. de Antropología e HistoriaA raíz de una llamada telefónica, en condición de anonimato, informando de la aparición de una esfera de piedra precolombina en un canal de drenaje ubicado en una zona en preparación para una plantación bananera en Finca 7 de Osa, se realizó una inspección de urgencia y nos trasladamos al lugar. 


En una zona cercana a un estero grande bordeado de bambú, donde varias dragas han estado realizando limpieza de los canales de drenaje viejos y abriendo nuevos, efectivamente pudimos constatar la presencia de una esfera de piedra pequeña en el borde de un canal secundario que se había abierto en días anteriores. Asimismo, logramos establecer la presencia de grandes cantidades de materiales cerámicos,  algunas herramientas de piedra y cantos rodados en los perfiles y zonas cercanas a los canales donde se había colocado la tierra extraída de estos.

La pequeña esfera mide 55 cm. Fotografía del Dpto. de Antropología e HistoriaLa esfera se encontraba a unos 10 cm de la superficie actual, pero según reporte de personeros de la empresa desarrollista la profundidad original pudo ser de unos 50 cm ya que se han realizado remociones recientes de la superficie del terreno. Al pasar la draga raspó ligeramente la superficie de la esfera. Su diámetro es entre 54 y 55 cm y presenta señales de un picado grueso para lograr la esfericidad.

Cerca, se observaron en el corte del drenaje cantos rodados a una mayor profundidad. En otros canales cercanos se observó la presencia de cantos rodados o piedras de río en los perfiles, que señalarían la presencia de estructuras precolombinas.

Advertida la empresa del impacto causado por los canales y asegurada la vigilancia del lugar, volvimos una semana después al lugar para evaluar el lugar y recuperar la esfera ya que por su tamaño y ubicación podía ser removida.

En este ángulo se ve en primer plano la esfera y en segundo plano un empedrado asociado a la misma. Fotografía del Dpto. de Antropología e HistoriaSe realizó una excavación de 2 x 2 m al lado de la esfera para determinar posibles asociaciones contextuales. La esfera estaba colocada sobre el terreno, pero a 2,5  m hacia el sureste se encontró un extremo de una estructura a una mayor profundidad. Se limpió un segmento de unos 3 m que quedó expuesto parcialmente por el canal. Tenía hasta dos hileras de piedras sobrepuestas, que habrían sido traídas desde las riberas del río Térraba a poco más de 1 km. Otro pequeño alineamiento de piedras de río, de  1,5 m, se registró a unos 4,5 m hacia el noroeste. Estos podrían señalar la base de un montículo sobre el cual se colocó la esfera.

En otros canales también se observaron piedras en los perfiles de los canales, así como una capa oscura con abundante material cerámico asociado entre 80 cm y 1 m de profundidad. Al igual que en otras partes del delta una gruesa capa de sedimento cubre la ocupación precolombina.

En esta fotografía se ve en primer plano un empedrado asociado a la esfera. Fotografía del Dpto. de Antropología e HistoriaEl recorrido de los alrededores, observando los distintos canales, permitió establecer un área con ocupación de alrededor de 3 ha, aunque la mayor concentración de evidencia abarca un poco más de 1 ha. Al parecer era un asentamiento pequeño, pero no por eso menos importante. La presencia de la esfera in situ así como reportes de la presencia de otras dos esferas pequeñas en la zona señala su importancia dentro del sistema de asentamientos del delta. Su ubicación hacia el extremo oeste de éste, cerca del manglar y el río,  podría ser de importancia para la captación de recursos o el control del área.

La cerámica recolectada es de muy buena calidad y variedad. Su asociación formal y estilística se asocia al denominado Período Chiriquí (800-1500 d.C.). También se encontraron herramientas de piedra, manos y metates, así como dos fragmentos de escultura, uno antropomorfo y el otro posiblemente zoomorfo.

El monumento arqueológico se registró como sitio Nueva Finca 7 (P-1257-F7) en la base de sitios Orígenes del Museo Nacional de Costa Rica. El nombre pretende no crear confusiones con un importante yacimiento con un conjunto de 10 esferas de piedra, reportado por Doris Stone en la Finca 7 de la nomenclatura antigua de la Compañía Bananera.

En esta zona no se han realizado estudios arqueológicos sistemáticos por lo que este hallazgo abre nuevas perspectivas sobre la dinámica sociocultural antigua del delta. Deben realizarse nuevos estudios en el área para integrarlos con las zonas mejor conocidas de Finca 6 y Finca 4. Por el momento se ha coordinado con la empresa para prevenir otros impactos.

En el delta hay aún grandes segmentos que deben ser explorados sistemáticamente, como es el caso de las fincas donde se ha propuesto la construcción de un aeropuerto. El hallazgo de Finca 7 permite avanzar más en el estudio de los sitios con esferas in situ y muestra el potencial de las zonas aún cubiertas por sedimentos.


 

 
ministerio

Visite el Museo Nacional de Costa Rica

Horario: De martes a sábado, de 8:30 a.m a 4:30 p.m. Domingos de 9 a.m. a 4:30 p.m. Lunes: Cerrado.

Tarifas: Nacionales adultos ¢2 000. Entrada gratuita para estudiantes con carnet, menores de 12 años y adultos mayores de 65 años con identificación.

Extranjeros: Tarifa general $9. Estudiantes extranjeros identificados $4.

Tels: +506 2257-1433 - Fax: +506 2233-7427 - Aptdo: 749-1000 San José, Costa Rica.

Dirección: Avenidas Central y Segunda, San José, Costa Rica. Entrada principal: Por la fachada oeste-Plaza de la Democracia.

www.museocostarica.go.cr / informacion@museocostarica.go.cr

Explore nuestro sitio web y conozca más sobre: