Vol. 6 / Nº 6/ edición junio del 2013

 En Detalle

Criterios de intervención en el Museo Nacional de Costa Rica

Ronald Quesada
Arquitecto del Museo Nacional

Construcción de la esfera que dará acceso al Museo, desde la Plaza de la DemocraciaA propósito del tema de la conservación del patrimonio histórico arquitectónico, quisiera hacer una serie de acotaciones acerca de la forma de intervenir un inmueble con carácter de patrimonio, basándome  por supuesto, en el caso de la reciente restauración del antiguo Cuartel Bellavista:

Lo primero que se debe  analizar  para iniciar un proyecto como este es enfrentar el edificio como un objeto  artístico que ha perdido su belleza con el paso del tiempo, en dicho caso, para  su conservación se podría proceder según las diferentes cartas de restauración; otra posibilidad sería realizar una restauración en estilo o por el contrario,  dejarlo “morir con dignidad“. También se podría realizar la intervención desde una óptica más utilitaria, esta posición traería como resultado una remodelación del edificio, que a la larga borraría toda huella de la obra sobre la cual se edifica la nueva historia.

Esfera que dará la bienvenida a quienes visitan el Museo NacionalAmbas posiciones por si mismas  tienden  a  invisibilizar lo que  da  identidad al inmueble,  como parte de un conjunto de relaciones sociales y culturales. Con la mejor de las intenciones,  a lo largo de la historia de la conservación, nos han impuesto una forma de conservar y preservar objetos de manera fragmentada,  obligando quizá a una restauración que borraría todo vestigio de historia.

De esta forma, la historia de un edificio no solo debe de explicar y describir su pasado y presente, sino que también es necesario adaptarlo para que fundamente el desarrollo de las identidades del mañana.

En el caso específico del Cuartel BellaVista,  se llevó a cabo la intervención bajo dos criterios: por un lado la conservación del tejido histórico y de la memoria colectiva, principalmente en el tratamiento exterior del inmueble y la recuperación de las Casonas de los comandantes y  por otro la habilitación del edifico para su uso como museo, esta segunda, bajo el criterio de adaptaciones de nueva planta, con materiales y sistemas constructivos propios de nuestro tiempo, los que siguiendo la propuesta teórica planteada anteriormente se llevaron a cabo con la mayor  franqueza posible, evitando cualquier falso histórico .

Restauración de la Casa del Comandante, 2009.La primera etapa fue restaurar las fachadas, para las que se propuso el criterio de mínima intervención y la conservación de la memoria colectiva; se recuperaron repellos, se llevó a cabo un esmerado control biológico y se recobró el color en las áreas que habían estado pintadas, pero que por falta de mantenimiento perdieron su protección, las dos atalayas que flanquean  los costado norte y sur se conservaron como testigos por lo que solo se consolidó su repello y los vestigios de color aún existentes;  el mismo tratamiento recibió el arco del costado norte, único sobreviviente de lo que fue la casa de Mauro Fernández. Por su parte el muro norte debió ser reestructurado  en los puntos en que había colapsado.

Bajo los mismos criterios se trataron las Casonas de los Comandantes, en donde se rescató un alto porcentaje del tejido histórico de las viviendas, reconstruyendo solo la nave trasera de la  casa esquinera   ya que fue invadida por completo por termitas y humedad. La forma de distinguir esta reconstrucción fue el uso de la madera en su tono natural para diferenciarla del resto de la vivienda. Para adaptar los espacios a su uso como salas de exhibición se dotó de un sistema de iluminación y otro para el montaje de obras pictóricas claramente contemporáneo, un sistema de circuito cerrado de televisión y uno contra incendios;  con el mismo lenguaje de nuestro tiempo se planteó la articulación entre las casas y el resto del complejo museístico.

Remodelación del Jardín de Mariposas del Museo, 2009.La remodelación de la Plaza de la Democracia y el replanteamiento de acceso del Museo por  la fachada principal del cuartel,  obedece a la búsqueda de  una reconciliación entre el edificio y su uso actual. Desde su traslado a este edificio en los años cincuenta, el Museo Nacional ha usado la puerta trasera  del cuartel para recibir a los visitantes, los que acceden  a un patio central que alude  más a una imagen romántica de las casas coloniales  que a su realidad histórica  como sede del extinto ejército  costarricense.

Esta intervención realizada en esos años, no favorece la buena interpretación del edificio, entonces la propuesta actual pretende volver  al contexto original del edificio.  Para lo anterior fue necesario construir un nuevo vestíbulo  en una puerta secundaria, que permitiera el acceso  universal a todos los visitantes. Para lograr esto se construyó una obra de nueva planta que replantea el ya existente mariposario  y lo adapta con  una rampa que asciende  10,5 metros hasta el patio central.

Construcción de la rampa que da acceso desde el mariposario hasta el patio central del Museo, 2009.Como icono de acceso se construyó una reinterpretación de uno de los símbolos más representativos del pasado prehispánico costarricense, la esfera, esta esfera de acero y vidrio que contiene una de las esferas originales de piedra  funciona como articulador entre el exterior  y el interior del Cuartel,  pero también es un gesto  que articula el pasado, presente y futuro de nuestra historia.

Estas mejoras,  al ser obra de nueva planta, se enfrentaron con el criterio de intervención contemporánea, buscando el diálogo entre la arquitectura de antaño y la que nos corresponde, con la firme intención de escribir una hoja más   en la historia constructiva de este edificio  y   prepararlo para  los años que le esperan  ahora como escenario del quehacer cultural de nuestro país, pero sin olvidar su pasado militar.

 
ministerio

Visite el Museo Nacional de Costa Rica

Horario: De martes a sábado, de 8:30 a.m a 4:30 p.m. Domingos de 9 a.m. a 4:30 p.m. Lunes: Cerrado.

Tarifas: Nacionales adultos ¢2 000. Entrada gratuita para estudiantes con carnet, menores de 12 años y adultos mayores de 65 años con identificación.

Extranjeros: Tarifa general $9. Estudiantes extranjeros identificados $4.

Tels: +506 2257-1433 - Fax: +506 2233-7427 - Aptdo: 749-1000 San José, Costa Rica.

Dirección: Avenidas Central y Segunda, San José, Costa Rica. Entrada principal: Por la fachada oeste-Plaza de la Democracia.

www.museocostarica.go.cr / informacion@museocostarica.go.cr

Explore nuestro sitio web y conozca más sobre: