Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

En Detalle

El extraño caso de los mamíferos de “cinco manos”


Francisco Durán
Biólogo, Dpto. de Historia Natural

Mono Congo. Nombre científico Allouatta palliata. Foto Julio E. Sánchez.La diversidad de fauna de la región Neotropical es increíble.  Esta región comprende todos los bosques tropicales lluviosos desde México hasta América del Sur, incluyendo al Caribe.  Una gran variedad de especies de mamíferos habitan esta rica región del mundo, desde una impresionante cantidad de murciélagos hasta una diversidad de grupos propios que no se encuentran en ningún otro rincón del mundo.  Entre estos están los armadillos (solo una especie sube tan al norte como Estados Unidos), los perezosos, los monos del nuevo mundo o platirrinos, los grandes roedores como el capibara y la guatuza, entre otros.  

Una de las características muy sobresalientes de los mamíferos americanos es la variedad de especies con colas prensiles (colas con la capacidad de agarrarse o sostenerse a una rama), eso hace como si contarán con una quinta mano, lo que los convierte en maestros de la marcha en los árboles.  Es tal la variedad que en los bosques de Costa Rica podríamos observar mamíferos con cola prensil, que pertenecen a grupos muy distintos dentro de los mamíferos.


Puercoespín, nombre científico Coendou mexicanus. Foto Francisco DuránEl primer caso, muy conocido es el de los monos americanos.  En nuestro país el mono congo, el mono colorado o mono araña y el popular mono carablanca poseen la cola prensil.  No es el caso del mono ardilla del Pacífico Sur, que no posee una cola prensil, pero es larga y le sigue prestando grandes servicios como balancín en su marcha sobre los árboles.  El mono araña es considerado el mas vulnerable  a la deforestación de su hábitat, una pena, pues es uno de los más consumados artistas del mundo de los monos con una agilidad quizás solo superada por los gibones asiáticos.  El mono carablanca, aunque también corre riesgos, aún se mantiene en zonas tan  cercanas a San José como la Zona Protectora El Rodeo en Villa Colón, donde el Museo Nacional lleva algunos trabajos de caracterización de la biodiversidad.


Otro de los mamíferos costarricenses de cola prensil es un viejo conocido de las casas viejas y los patios de casas urbanas o aún rurales.  El zorro pelón, un verdadero sobreviviente de épocas antiguas.  Mamífero muy adaptable, si no es perseguido puede sobrevivir en áreas bastante alteradas.  En el país tenemos varias especies de este grupo de mamíferos, aunque no todos presentan cola prensil.  El zorro de agua por ejemplo, como su nombre indica se sirve de dicho apéndice para nadar en busca de sus presas.  En relación con el zorro pelón y sus parientes hay un hecho interesante, pues al parecer entre los dibujos de la pintora y naturalista alemana Anna Maria Sibylla Merian (1647-1717), considerados hoy día obras de arte, existe uno de una zarigüeya con su cría.  Pues bien, al parecer las copias que de estos dibujos que hicieron otros artistas, terminaron con “arreglos” representando zarigüeyas con la cola a manera de percha donde sus hijos se cuelgan con su pequeña cola de la cola de la madre.  


Algunos taxidistas tomaron estos dibujos como patrón para su montaje, construyendo así un mito, pues este comportamiento de la cola de percha no es real.  El zorro pelón, en efecto transporta a sus cachorros sobre su espalda y quizás en algún caso alguno de los zorritos de más atrás se agarre de la cola de la madre, pero el comportamiento visto en fábulas de la mamá zarigüeya con sus hijos ordenadamente colgados de la cola de su madre es una especie de mito.


Martilla. Nombre científico Potos flavus. Fotografía tomada de la página www.damisela.com/.../procyonidae/flavus/taxa.htmNo menos interesante es el caso de uno de los únicos carnívoros de cola prensil del mundo, nuestra martilla.  El otro único carnívoro de cola prensil del mundo es el binturong de Asia.  La martilla es de la familia del mapache, aunque si lo vemos bien parece un estrafalario cruce entre un oso y un mono.  Tal aspecto confundió a los primeros naturalistas que lo estudiaron y por eso este animal ocupo sitios en varios ordenes siendo considerado incluso como un mono o un insectívoro.  Su agilidad en los árboles es tal que a veces es más fácil darse cuente de su presencia por su paso estrepitoso por as copas de los árboles, lo que quizás le ha valido uno de sus nombres en inglés (Night walker o caminante nocturno)  y por su característico sonido semejante a especie de maullidos agudos.


El grupo de los roedores, donde están las ratas y las mascotas como los hamsters, es a nivel mundial es grupo más numeroso de mamíferos.  Así que por que no en un continente tan extraordinario como América no iba a existir un roedor con una cola prensil.  Y en efecto se trata del puercoespín neotropical.  Este curioso roedor es más conocido por su sistema de defensa en forma de afiladas púas que lo protegen bastante bien de sus depredadores naturales (excepto los grandes gatos), pero no así de los autos en las carreteras.  También se abre paso entre las ramas de los árboles en las durante la noche y su cola prensil le es de gran utilidad.


Oso Colmenero o Tamandua. Nombre ciedntífico Tamandua mexicana. Foto Francisco DuránPero nuestro recorrido por el mundo de los mamíferos de cola prensil no estaría completo sin conocer al tamanduá u oso colmenero.  Una tranquila especie de oso hormiguero, con una coloración de pelaje que da la impresión de que lleva puesto un oscuro chaleco, lo que a veces le ha valido el nombre de oso chaleco.  Activo tanto de día como de noche, y si bien no evita el suelo para su búsqueda de alimento, es un gran trepador que a paso lento pero seguro busca nidos de termitas en los árboles.  Lamentablemente este interesante animal es a menudo atropellado en las carreteras nacionales.


La selva tropical americana, y por nuestro caso, la selva costarricense tiene grandes lecciones y curiosidades que enseñarnos, aparte de su valor para el mundo.  Su conservación en deseable para que las futuras generaciones tengan también la oportunidad de conocer su mundo fascinante.