Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

En detalle

Los ejemplares tipo: los tesoros de las colecciones de historia natural

Silvia Lobo
Bióloga, Dpto. de Historia Natural

Ejemplar paratipo de Palicourea gomezii. Fotografía del Dpto. de Historia NaturalEn el mundo de la biología, la labor de clasificación y asignación de nombres científicos es trascendental e indispensable. El objetivo del nombre científico es el de darle a cada organismo un único nombre para que sea utilizado en todo el mundo, sin importar la lengua. De esta forma se evitan las ambigüedades y confusiones de los nombres comunes.

Cada organismo al que se le asigna un nombre científico debe poseer, entre otras cosas, un representante, un testigo, que normalmente consiste en un ejemplar depositado en una colección biológica como las que se encuentran en los museos de todo el mundo. Estos representantes constituyen los ejemplares tipo. Toda nueva especie necesita ser comparada con los ejemplares tipo de organismos similares para así asegurarse de que es diferente a cualquier cosa descrita previamente. Los ejemplares tipo deben estar accesibles en instituciones abiertas al público. Por esta razón es que de las muchas funciones que tienen las colecciones de historia natural, una de las prioritarias y  fundamentales es el resguardo y mantenimiento de dichos ejemplares.

El interés por los ejemplares tipo queda manifiesto en la serie de resoluciones y recomendaciones emanadas en Congresos Internacionales y Comités de Museos en el sentido de que estas instituciones deben cuidar, estudiar y publicar los catálogos y/o listas de los ejemplares tipo que poseen. En la última década son varios los herbarios y colecciones zoológicas del mundo que han compartido la información sobre los ejemplares tipo que albergan, inicialmente en revistas científicas y más recientemente utilizando herramientas electrónicas como el internet.

Isotipo de Chamaedorea piscifolia. Fotografía del Dpto. de Historia NaturalEl Herbario Nacional de Costa Rica inició la revisión, actualización sistemática y publicación de los ejemplares tipo albergados en sus colecciones en la década de 1990:   en 1995 se contabilizaban 1300 ejemplares tipo (Nilsson & Umaña 1995) y diez años después este número se había casi duplicado (Lobo C. & Ruíz-Boyer 2005). La digitalización de las colecciones del herbario en una base de datos facilitó dicha labor y actualmente el Herbario Nacional cuenta con la colección tipo más grande del país con alrededor de 3300 ejemplares.

Detrás de muchos de los ejemplares tipo existen anécdotas e historias que le dan un valor agregado a la ya de por sí importancia científica que poseen. Por ejemplo: cuando el Museo de Historia Natural de Berlín fue seriamente dañado por el bombardeo al final de la Segunda Guerra Mundial, se destruyeron muchos de los ejemplares tipo de orquídeas recolectados por don Alberto M. Brenes. Afortunadamente en el 2004 se reportó la existencia de 7 duplicados de dichos ejemplares que se encontraban depositados en el Herbario Nacional (Lobo C. 2004), algunos de ellos son ahora únicos.

Otro caso particular es el del ejemplar tipo de la nueva especie de palmera Chamaedorea piscifolia, recolectado en 1996 en los alrededores de un botadero de basura en San Marcos de Tarrazú que tiempo después fue eliminado y por consiguiente la población de dicha especie ahí presente también.

Holotipo de Cyperus turrialbanus. Fotografía del Dpto. de Historia NaturalOtros ejemplares tipo llamativos que se encuentran depositados en el Herbario Nacional son aquellos cuyos nombres científicos honran a Costa Rica ó a alguna de sus localidades: Costarica hamata, Ticodendron incognitum, Phaseolus costaricensis, Stephanopodium costaricense, Passiflora tica, Cyperus turrialbanus, Alfaroa guanacastensis, Anthurium cotobrusii, son algunos de estos. Otros nombres honran a personas destacadas en la botánica como: Psilogramme jimenezii (Ottón Jiménez), Philodendron brenesii (Alberto. M. Brenes) y Palicourea gomezii (Luis. D. Gómez). También existen especies que únicamente se conocen por el ejemplar tipo y constituyen su único representante.

Los ejemplares tipo son los tesoros más valiosos de las colecciones de historia natural y como tales han sido mantenidos en el Herbario Nacional. Mucho ha sido el trabajo que se ha invertido en su revisión, actualización, escaneo, protección y divulgación, pero su importancia lo amerita. Próximamente la colección tipo podrá ser consultada, estudiada y observada a través del internet, lo que permitirá compartir estas joyas con todo el mundo.

Literatura citada:

-    Nilsson L., V. & G. Umaña D. 1995. Colección Tipo del Herbario Nacional de Costa Rica (CR). I. Liliatae. Brenesia 43-44: 71-89.
-    Lobo C., S. 2004. Tipos de orquídeas Brenesianas, descritas por R. Schlechter, en el Herbario Nacional de Costa Rica. Lankesteriana 4(1): 37-45.
-    Lobo C., S. & A. Ruíz-Boyer. 2005. Colección Tipo del Herbario Nacional de Costa Rica. (CR). V. Dicotyledonae. Brenesia 63-64. 35-80.