Vol. 6 / Nº 6/ edición junio del 2013

En detalle

De lluvias, abejones y mariposas

German Vega
Biólogo, Dpto. de Historia Natural

Fotografía tomada de la página www.amcostarica.comComienzan  a  caer las primeras lluvias.  Después de varios meses los campos resecos empiezan a vestirse de verde.  Estos  períodos son esperados por los agricultores que necesitan las lluvias para no perder sus cosechas.  También son el período apropiado para la repentina aparición de toda una serie de pequeños seres que nos  han llamado la atención  desde que éramos niños y jugábamos a atraparlos.

No es difícil encontrarlos, solo basta con buscar en el jardín o fijarse en las luces donde a veces llegan.  Se trata de varias especies de insectos que emergen con la llegada de las lluvias. Tal vez, el más típico de ellos es el conocido abejón de mayo. 

Los abejones de mayo son llamados así porque precisamente con las primeras lluvias de este mes emergen de sus crisálidas donde han permanecido transformándose  en adultos por aproximadamente dos meses.  Casi de inmediato,  los machos comienzan a buscar una compañera para aparearse y   empezar de nuevo el ciclo de la especie.  Después del apareamiento,  la hembra deposita  los huevos en la vegetación, al nivel del suelo,  y tiempo de después eclosionan, saliendo una pequeña larvita que conocemos popularmente como jogoto o gallinita ciega. 

Jogoto. Fotografía tomada de la página www.agroterra.comEste pequeño gusanito de color blanco, casi translúcido,  y dotado de dos poderosas mandíbulas,  y con un enorme apetito, se da a la  tarea de engordar, comiendo las raíces tiernas de pequeñas hierbas que cubren los suelos de jardines, potreros, cafetales y parques.  Esta fase del desarrollo del abejón suele resultar indeseable para los agricultores, cuyos cultivos se ven afectados porque esta maquinita comedora de raíces tiernas afecta considerablemente el desarrollo de las plantas. En estudios realizados en cultivos de maíz, se han encontrado hasta 120 jogotos por metro cuadrado. 

Al cabo de unos cinco meses, el jogoto ya ha crecido lo suficiente y es entonces cuando se transforma en una pequeña crisálida, donde comenzará a cambiar gradualmente hasta tomar la forma de un abejón adulto, que espera la señal  de las primeras gotas de lluvia de mayo para emerger  de su saco de dormir.  Pero nuestro personaje del mes de mayo no está solo, lo acompañan una variedad de otros habitantes, que forman parte de los pequeños ecosistemas urbanos y rurales.  En esta época del año también es notoria la presencia de diferentes especies de aves en pleno cortejo y anidación.

Sapos y ranitas dándose un festín ante la abundancia de toda clase de insectos, entre los cuales resaltan las mariposas con su vuelo pausado y alas de bellos colores.  Estas amigas de las flores de nuestros jardines, también festejan  el mes de mayo, que significa hojas nuevas y abundancia de flores con rico néctar y polen.
 
Mariposa del Jardín Secreto del Museo NacionalMuchas especies de mariposas han permanecido al abrigo de sus crisálidas, esperando las lluvias para salir y llenar de vida nuestros jardines  y parques.  Atraídas por las formas y vivos colores de las flores como las pentas, el cambrai, las chinas, el rabo de zorro, y el colorido cinco negritos, se presentan las zebritas, las banderitas, azufritas, la monarca,  y tal vez la más común de las mariposas, la cocinera.   De esta forma prestan un valioso servicio a la plantas que visitan, transportando adheridos a sus frágiles cuerpos, granitos de polen de una flor a otra, logrando de esta manera la polinización, que es el proceso por el cual se da la reproducción de las plantas con flor.

Pero la urgencia de las mariposas es la búsqueda de una compañera para reproducirse. Después del apareamiento, la hembra se dedica incansablemente a buscar la planta que le corresponde a su especie para poner sus huevos, y que posteriormente le servirá de alimento a  las larvitas. De esta forma la hembra de la mariposa monarca volará encima de arbustos y a través de potreros y matorrales hasta lograr ubicar una planta de viborana, donde poner sus huevos.

La banderita y la zebrita, seleccionarán entre las diferentes enredaderas que crecen en bordes de bosque, cercas y lotes baldíos, hasta encontrar una planta de calzoncillo.  Menos conocidas, pero igual de interesantes son las mariposas nocturnas,  cuya variedad supera en número, formas y patrones de coloración a las mariposas diurnas. Algunas como las cuatro ventanas, mientras son adultas no consumen alimento alguno, e invierten el tiempo en  aparearse para poner luego sus huevos en las hojas de árboles de jocote. 

MorphoOtras como los esfíngidos, expertos voladores,  e importantes polinizadores,  son seducidos por las flores de colores claros,  y aromas dulces,  cuyas profundas corolas como la reina de la noche y algunas orquídeas,  obligan a estas mariposas a utilizar sus largas espiritrompas (30 cm)  para llegar hasta  donde guardan el néctar. 

Y la mariposa nocturna con la que quizás estamos mas familiarizados es  la llamada Bruja Negra, que de paso por los parques, cafetales y patios de casas en busca de los jugos dulces de mangos,  manzanas de agua y otros frutos,  se posa en nuestras ventanas o puertas hechizas por las luces de nuestras casas o alumbrado publico. 

Esta mariposa muy apetecida por los murciélagos insectívoros,  ha sido fuente de mitos sin base, debido al patrón de coloración que asemeja un número, que se cree saldrá en la lotería; y las creencias que la relacionan con la muerte  de alguno de los personas de la casas que visitan. Muy por el contrario,  es sinónimo de vida,  de la existencia de recursos como plantas que hacen posible que ésta y otras especies  de fauna con las que se relacionan puedan sobrevivir  y cumplir con su función en los sitios donde viven (toda esta relación de la fauna con el ambiente y sus recursos se llama ecosistema). 

Sin embargo estos pequeños vecinos de las ciudades se han visto presionados o afectados por la destrucción de sus hábitat naturales, la urbanización y la contaminación, haciendo que sus números disminuyan, siendo contrastante respecto a años anteriores cuando de niños nos maravillábamos con su presencia, en nuestros jardines,   parques y cafetales arbolados.  ¿Cómo revertir este proceso de destrucción?  Una manera sencilla al alcance de todos, es sembrando en nuestros jardines y patios, especies de plantas cuyos frutos, flores  y hojas, sirvan como alimento, refugio y como plantas hospederas, para aves, pequeños mamíferos, mariposas y otros animales, a quienes egoístamente hemos privado de sus ambientes naturales.

 
ministerio

Visite el Museo Nacional de Costa Rica

Horario: De martes a sábado, de 8:30 a.m a 4:30 p.m. Domingos de 9 a.m. a 4:30 p.m. Lunes: Cerrado.

Tarifas: Nacionales adultos ¢2 000. Entrada gratuita para estudiantes con carnet, menores de 12 años y adultos mayores de 65 años con identificación.

Extranjeros: Tarifa general $9. Estudiantes extranjeros identificados $4.

Tels: +506 2257-1433 - Fax: +506 2233-7427 - Aptdo: 749-1000 San José, Costa Rica.

Dirección: Avenidas Central y Segunda, San José, Costa Rica. Entrada principal: Por la fachada oeste-Plaza de la Democracia.

www.museocostarica.go.cr / informacion@museocostarica.go.cr

Explore nuestro sitio web y conozca más sobre: