Vol. 6 / Nº 6/ edición junio del 2013

En detalle

Las plantas en la tradición navideña costarricense

Cecilia Pineda
Bióloga, Dpto. de Historia Natural

La Uruca es una de las plantas que adornan las navidades ticas. Fotografía de Armando Estrada, Dpto. de Historia NaturalCon la navidad llegan siempre los aromas típicos del ciprés, del musgo del portal, del café y del tamal casero, remontándonos con añoranza y alegría al tiempo compartido con la familia y los amigos.


Las plantas, hitos silenciosos de muchos temas en nuestras vidas,  no podían estar ausentes en esta época navideña, distintivos propios de una sociedad que se ha forjado en una constante relación con la naturaleza. La tradición navideña costarricense puede ser identificada con más de un elemento vegetal, algunos de ellos introducidos hace ya bastante tiempo a nuestro territorio y acogidos como parte de nuestra esencia, otras nativas propias de los bosques y potreros del país.

Entre los elementos decorativos más sobresalientes para esta época del año, se encuentran  las pastoras, llamadas también flores de pascua o  de noche buena; los tonos  rojos, blancos o rosa de las hojas modificadas (brácteas) que envuelven la pequeña flor, se identifican plenamente con los colores típicos de la navidad que hacen alusión a la nieve del invierno del Norte y al renacimiento esperanzador de la Primavera del Sur.

Estas plantas americanas (Euphorbia pulcherrima),  originarias del sur de México y el Norte de Guatemala, han ampliado su distribución a todo el mundo por acción del hombre, quien las cultiva y comercializa como plantas de interior y ornamento en navidad.  Hay quienes las asocian con sentimientos de amor  y felicidad.

El árbol de ciprés no puede faltar en las casas en navidad. Fotografía tomada de la página de petsymas.comOtra planta común en Costa Rica, casi emblemática en la navidad,  es el  árbol de ciprés (Cupressus lusitánica) del grupo de las plantas sin flor, que se distribuye naturalmente desde el Sur de México hasta la región Norte de El Salvador y Honduras;  se cree que fue  introducida al país  por ahí del año 1860. Desde ese tiempo, fue acogida como una especie óptima para la reforestación y producción de madera en las tierras altas para lo que se cultiva en plantaciones de pequeño y gran tamaño. Esta especie ecológicamente exitosa, con un alto potencial en la industria maderera, superó ese estado, para ir un poco más allá, penetrando en las raíces de nuestra cultura al ser adoptada como árbol de navidad.

 Por otra parte, un árbol que durante muchos años también formó parte de la tradición navideña costarricense fue el  uruca (Trichillia havanensis) que acompañó con su blanca, densa y aromática floración las celebraciones religiosas y bodas que por costumbre eran más frecuentes durante el mes de diciembre. 

La Uruca es una de las plantas que adornan las navidades ticas. Fotografía de Armando Estrada, Dpto. de Historia NaturalY quien se podría imaginar un portal sin la tradicional “lana”. Este musgo pertenece a un grupo de plantas pioneras, antiquísimas, de alta diversidad en el país, de gran importancia ecológica en la formación y regeneración del suelo, han sido acogidos  también, por el costarricense como parte de la tradición navideña del portal. Se colocan entre ovejas y camellos, para simular la vegetación del ambiente que se recrea, para ello son  extraídas directamente de su hábitat natural,  situación que ha puesto en riesgo su sobrevivencia al realizarse año con año cortas masivas sin control, ni manejo adecuado de la especie, vendiéndose ilegalmente en mercados y ferias.  En muy pocos casos, los comercios ofrecen al público, material debidamente autorizado para la comercialización.

Finalmente tenemos a las bromelias y orquídeas, plantas que en su mayoría,  viven sobre otras plantas, hábito al que obedece su denominación como parásitas, aunque no lo sean en la realidad,  son otras especies que han sido adoptadas también como típicas de la navidad y en compañía de los musgos forman parte del material de elaboración del portal.  Este grupo de plantas, propio de nuestros bosques, son recolectadas  de su ambiente natural y comercializados, exponiéndose a recolectas  masivas para terminar, luego de las fiestas, quemadas o incluidas entre los desechos. 

La pastora, es una planta típica de las épocas navideñas. Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaComo podemos notar, algunas de  las plantas propias de las celebraciones navideñas, estarán presentes hasta donde queramos seguir cultivándolas, y  otras hasta donde puedan sobrevivir a la explotación desmedida de sus poblaciones silvestres.  En tanto estas últimas no se cultiven, es muy poco lo que podemos hacer por ellas sino decidimos cambiar la tradición; tal vez solo quede velar para que  lo que se compre provenga de áreas sometidas a manejo responsable y fiscalizado por las autoridades competentes para impedir el saqueo desmedido de las poblaciones silvestres.

 
ministerio

Visite el Museo Nacional de Costa Rica

Horario: De martes a sábado, de 8:30 a.m a 4:30 p.m. Domingos de 9 a.m. a 4:30 p.m. Lunes: Cerrado.

Tarifas: Nacionales adultos ¢2 000. Entrada gratuita para estudiantes con carnet, menores de 12 años y adultos mayores de 65 años con identificación.

Extranjeros: Tarifa general $9. Estudiantes extranjeros identificados $4.

Tels: +506 2257-1433 - Fax: +506 2233-7427 - Aptdo: 749-1000 San José, Costa Rica.

Dirección: Avenidas Central y Segunda, San José, Costa Rica. Entrada principal: Por la fachada oeste-Plaza de la Democracia.

www.museocostarica.go.cr / informacion@museocostarica.go.cr

Explore nuestro sitio web y conozca más sobre: