Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

En detalle

Tejiendo los hilos de la Diáspora Africana:Las historias del hermano Araña

Gabriela Villalobos
Historiadora, Dpto. de Protección del Patrimonio


Ilustración de la araña Anansy. Por German Vargas“Anancy es una araña;
Anancy es un hombre;
Anancy es un antillano;
Anancy es un africano.”

Andrew Salkey, 1975

¿Quién es Anansy? Es el protagonista de los cuentos que muchos limonenses de origen afrocaribeño escuchaban en su infancia de la boca de sus mayores, en ocasiones al anochecer después de la faena o en los Set Up (velorios) o  Nine Night (novenarios). Durante generaciones,  este personaje tejió su tela no solo en el Caribe costarricense, también lo hizo en las Islas del Caribe, el resto de la costa caribeña de Centroamérica y algunas regiones de Colombia, Ecuador y Estados Unidos.

¿De dónde se entretejieron los hilos de esta popular araña? De la costa occidental de  África, hace más de 500 años. Anansy llegó junto a los millones de africanos que fueron traídos como esclavos a América,  a pesar de haber sido arrancados violentamente de sus familias y aldeas, llevaron consigo su visión de mundo, sus lenguas, creencias religiosas, tradiciones alimenticias, música, danzas y conocimientos ancestrales. También trajeron al continente a la astuta araña “Anansé”

Entre los siglos XVI al XVIII, más de 11 millones de africanos fueron traídos al continente americano. La mayoría de estas personas provenían de las costas occidentales de África,  así como de varias zonas del interior, que iban desde Senegal hasta la actual Nigeria,  en el occidente africano; Angola-Congo en la región ecuatorial y Mozambique en el Índico. Las sociedades de las anteriores regiones comprendían desde pequeñas aldeas hasta complejos Estados como los de Ghana y Congo.

Araña del caribe. Fotografía de la autoraAnansé es la palabra usada para nombrar a las arañas negras dentro del grupo étnico ashanti de origen akán. En África Occidental, a este personaje de los cuentos tradicionales se le  puede encontrar el rastro desde Senegal, recorriendo toda la costa hasta llegar a Camerún. Para los grupos de origen akán, el universo es una tela cósmica en donde se conjuntan los seres vivientes; además, los seres humanos fueron creados gracias a los hilos tejidos por “Anansé”. También su hilo enlaza la tierra y el cielo, lugar en donde está “Nyamen”, creador de los seres humanos y quien rige sus destinos.

Los cuentos de Brother (Bredda en inglés criollo) Anansy  jugaron un papel en la vida social de las comunidades; destacaba en la misma el individuo especialista en el arte de contar, que no solo recuperaba el contenido de una historia ancestral, sino que dramatizaba y adaptaba el cuento para construir un espacio recreativo que arrancaba la risa de los oyentes, pero que también servía de orientación social, pues muchas de estas historias reflejan rasgos compartidos de la naturaleza humana, tanto de sus fortalezas como sus debilidades, por lo que las moralejas son parte de algunos de estos cuentos.Estas historias tienen en común con otras narraciones tradicionales del mundo, el que los protagonistas son animales que se  comportan como seres humanos, como es el caso de los cuentos de Tío Conejo recopilados por la escritora costarricense Carmen Lyra.

En la cosmovisión africana existe la creencia en la reencarnación de los espíritus que pueden tomar posesión de animales o seres humanos; además, los animales pueden tomar forma humana o viceversa. Anansy a veces  es representada como una araña o como un ser humano, pero muchos no le han dado una caracterización física detallada, debido a que es parte de una tradición más oral que visual; no obstante, algunos la describen vestida a la usanza de un caballero inglés, con sombrero de copa y bastón.

Representaión de una araña en la cultura indígena. Fotografía del Dpto. de Protección del PatrimonioA la par de su representación masculina, en algunos cuentos también es una figura femenina, por lo que se le llama Sister o Sista Anancy.Junto a Bredda Anansy, otros personajes de dichas narraciones son el Hermano Tacuma (o Bredda Tacuma), el Hermano Tigre (o Bredda Tiga), el Hermano Conejo (Bredda Rabbit) , el Hermano Mono (Bredda Monkey) y el Hermano Perro (Bredda Dog). También en las historias aparecen elefantes, gatos, venados, vacas, zorros, tiburones, palomas o  ratones, así como Jack Montorra, la cotorra, que hace en ocasiones de narrador de las historias.

El personaje de Bredda Anancy se destaca sobre todo por ser un personaje astuto, un “trickster”, una especie de antihéroe, que si es necesario engaña y manipula para sacar partido de la situación.  Así como una araña captura las presas en una red, Anansy hace caer a sus enemigos (o amigos) en sus engaños.  Este el caso del cuento en que el Bredda Tiga se quiere comer a Bredda Anancy, éste logra salvar su vida después de exponer la vida del Hermano Mono, al cual al final pudo también salvar del hambre de Bredda Tiga.

Anancy, a pesar de su pequeño tamaño,  con su astucia generalmente logra vencer a los que tienen mayor fuerza física, papel que generalmente tiene el Hermano Tigre. Una historia de este tipo, es la de “Caballo de Trote”, en donde la popularidad de Bredda Tiga entre las mujeres generó los celos de Bredda Anansy, por lo que éste último inventó que el tigre era su caballo de trote, Bredda Tigre le exigió que aclarará dicha mentira, pero Anancy a fuerza de astucia, logró que el Hermano Tigre lo llevara sobre su lomo al frente de las muchachas

No obstante, cuando las acciones de Anansy están acompañadas de la codicia, suele también salir perdedor. Un ejemplo de lo anterior es el cuento “Kouko root”: en una época de hambre, Anancy propició con una invitación a un banquete en su casa, que enemigos como el ratón, el gato, el perro, el tigre y  el león se devoraran consecutivamente, con lo cual Anancy y su familia tuvieron carne para comer. Lo mismo quiso hacer con el elefante, el último invitado  y enemigo del león, pero durante la lucha que tuvieron entre ellos terminaron destrozando la casa de Anancy.

En muchas de estas historias, las situaciones se estructuran a partir de la necesidad de sobrevivir y de alimentarse (a veces desde la perspectiva del cazador y del acecho y en otras desde la presa), también el tema del robo de recursos ajenos, la vagancia, y sus consecuencias, están presentes. La lógica de los comportamientos en las historias, no  parten de un contraste entre los bueno y lo malo, sino de las dos caras ambivalentes de los seres humanos, por eso hay algunos cuentos en donde ante la necesidad y el hambre, los amigos pueden comerse entre ellos mismos (incluyendo esposas, hijos y madres ajenas).

Tal es el caso de la historia del “Hermano Tacuma y la trampa”, en la cual Tacuma hace caer a Anancy en una trampa y se lo come, aunque después Tacuma cae en la misma trampa y también muere. El sustento a la familia es una situación recurrente en algunas historias, en una de estas se cuenta que Anancy tenía una familia muy grande: esposa y siete hijos; para que ellos comieran Anancy solo pudo encontrar siete plátanos, los cuales repartió entre todos, quedándose él sin comer, no obstante, su esposa le dijo que no podía quedarse sin comer, por lo que ella y uno por uno de sus siete hijos dio una parte de sus plátanos, porque lo que Anancy al final tuvo lo suficiente para alimentarse. Es una historia en donde las buenas acciones de Anancy se le revierten con una muestra de solidaridad de su familia.

Las historias de Bredda Anancy también han servido para explicar los fenómenos naturales de una forma muy diferente a la que nos darían los biólogos. Veamos el caso de la explicación del porqué la forma de algunas arañas, en el cuento “Hermano Anancy y el docunu (tamal de plátano verde)”:

“En casa del Hermana Anancy hicieron docunu, y éste comió su parte. Sobró uno que era para Tocuma, y Anancy decidió comérselo también. Cuando llegó Tocuma, le pidió a Anancy explicaciones. Como respuesta, Anancy se echó a reír, y a brincar en el aire. Tocuma lo agarró por la cintura y lo sostuvo por tanto tiempo que, por esa razón, el Hermano Anancy, la araña, tiene su cintura pequeña.”

Aunque estas historias son breves, y no tienen tiempo y espacio definido, son tradiciones orales que se han adaptado  al contexto de cada época, conforme las rutas seguidas por la diáspora africana. La Anancy del siglo XVI canta y toca tambor y engaña al dios akán “Nyamen”; la Anansy del siglo XX  en Limón se preocupaba por los precios del cacao o se transporta en bote o moto car. ¿Cómo serán las historia de Bredda Anancy en el siglo XXI? Esperamos que su astucia le permita no caer en el olvido, para que siga tejiendo los hilos ancestrales que cruzaron el Atlántico hace tantos siglos atrás, y que ha convertido a América en un crisol de culturas y sincretismos.

Este texto se elaboró a partir de las siguientes investigaciones: Joice Anglin y Eugenio Murillo, Anancy en Limón: cuentos afro-costarricenses (San José: Editorial de la Universidad de Costa Rica, 2002). Giselle Chang (compiladora) Cuentos tradicionales afrolimonenses (San José: Editorial Costa Rica, 1995). Carlos Meléndez y Quince Duncan, El negro en Costa Rica (San José: Editorial Costa Rica, 1981). Paula Palmer,  ”Wa’apin man”: la historia de la costa talamanqueña de Costa Rica, según sus protagonistas (San José: Instituto del Libro, 1986). Lina Pochet. De África a América: Anancy, una araña traviesa (San José: Serie de Cuadernos de Historia de la Cultura, Editorial UCR, 2007).