Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

En detalle

Flores de Pasión de Costa Rica

Armando Estrada
Ingeniero Forestal, Dpto. Historia Natural
Coautor del Libro: “Flores de Pasión de Costa Rica”

Passiflora QuadrangularisLas flores de pasión son un grupo fascinante de plantas que desde hace cientos de años, ha llamado la atención y admiración de numerosos naturalistas, científicos y amantes de la naturaleza. El primer registro publicado de pasifloras data de 1553, en el cual se alababa el olor y sabor de sus frutos. Estas plantas pertenecen al género Passiflora y a la familia Passifloraceae. Las pasifloras eran conocidas por los indígenas americanos desde antes de la época de la conquista española. Tenían diferentes nombres según la región, por ejemplo, en Norteamérica se les llamaba “maraco”, “maracock”, “maricock”, “mahcawq” o “maypop”; en las islas del Caribe eran “merécuya” y en Suramérica “mburucujâ” o “múrucuya”.

Los primeros exploradores españoles no conocían estas plantas y las comenzaron a llamar “granadillas”, ya que sus frutos les recordaban los de la granada (Punica granatum), una especie europea. Poco después, los mismos españoles (especialmente los misioneros católicos), ayudados por una creativa y alucinante imaginación, sugirieron que las formas y estructuras de las flores eran una representación de la pasión o sufrimiento de Cristo, dando origen al nombre “flos passionis” (flos = flor, passio = pasión o sufrimiento). Este simbolismo religioso, interpretado como una señal divina del deber de cristianizar América, se fue trasmitiendo a través del tiempo, hasta que en 1737 el famoso científico sueco Carlos Linneo decidió usar Passiflora como nombre del género. Desde entonces, debido a su atractivo natural y simbolismo religioso, las flores de pasión se difundieron ampliamente y estuvieron entre las primeras plantas introducidas del nuevo mundo en los jardines de Europa. Este uso ha sido favorecido por la gran adaptabilidad y facilidad de propagación de la mayoría de las especies, que por lo general, se pueden reproducir vegetativamente (por estacas y acodos). Estas plantas también han sido objeto de numerosos estudios científicos, mediante los cuales se han podido identificar hasta el momento alrededor de 525 especies de flores de pasión en el mundo; de hecho, Passiflora es el género más abundante de la familia, con aproximadamente el 75% de las especies.

Passiflora oerstediiAl observar su distribución geográfica en el mundo, vemos que las pasifloras son casi exclusivas del continente americano, ya que allí se encuentra cerca del 96% (505 especies) de todas las especies conocidas y apenas unas 20 especies son originarias del sureste de Asia, Australia y Nueva Zelanda. En América las flores de pasión se distribuyen desde Estados Unidos hasta Argentina. La mayor diversidad de especies se encuentra en las regiones tropicales, especialmente al norte de Suramérica en los bosques lluviosos de Colombia, con un total de 136 especies, seguido por Brasil con 114 especies y Ecuador con 91 especies. No obstante, la mayor densidad de especies por unidad de territorio se encuentra en Centroamérica, especialmente en Costa Rica y Panamá. En Costa Rica existe una variedad considerable de pasifloras, con 51 especies nativas.


Las pasifloras en general requieren mucha luz para vivir y debido a eso crecen principalmente en los bordes de bosques primarios y secundarios. Estas plantas son en su gran mayoría bejucos con zarcillos, los cuales les permiten sujetarse y ascender sobre algún soporte (excepto la especie Passiflora tica, que es la única especie arbórea del grupo). También son característicos sus frutos, que contienen gran cantidad de semillas recubiertas por un arilo comestible. No obstante, su característica más distintiva e inconfundible es la corona de filamentos que presentan sus flores, la cual juega un papel muy importante en el proceso de polinización en la mayoría de las especies.

Passiflora vitifoliaLas flores de pasión poseen una rica historia cultural, debido a la gran cantidad de usos que se les han dado a través de cientos de años. Los frutos generalmente tienen un aroma muy agradable y sabor ácido, aunque en algunas especies es dulce. Los frutos se procesan para elaborar bebidas, helados, jaleas, postres, salsas y, en el caso de los más dulces, se comen como una fruta fresca. En Costa Rica se cultivan y se comercializan la maracuyá o estococa (Passiflora edulis), la granadilla colombiana (Passiflora alata), la granadilla dulce (Passiflora ligularis), la granadilla real o granadilla gigante (Passiflora quadrangularis) y la curuba (Passiflora tripartita). En relación con sus atributos medicinales las flores de pasión se destacan por sus propiedades sedantes o tranquilizantes, originadas por el alcaloide denominado “passiflorina”, principio activo utilizado como calmante nervioso. En la medicina popular estas plantas se han utilizado para múltiples fines, tales como analgésicos, antidiarreicos, diuréticos, expectorantes e insecticidas, entre otros. Además, las pasifloras se cultivan como plantas ornamentales y en los últimos años también se han utilizado ampliamente como plantas hospederas en mariposarios comerciales, dada su estrecha relación con las mariposas del género Heliconius, cuyas larvas las utilizan como fuente de alimento.

Realmente la belleza, particularidad y utilidad de las flores de pasión las hacen un grupo fascinante que invitamos a explorar y a conocer más cercanamente, ya que en el país hay múltiples especies que estamos seguros nunca dejarán de sorprendernos y maravillarnos, como lo han hecho a través de cientos de años con miles de personas.

Portada del libro “Flores de Pasión de Costa Rica”, es el título del libro que ya está a la venta en la boletería del Museo Nacional y en el INBio, por un valor de 15 mil colones (¢15.000). Esta obra de 448 páginas, esta escrita por los ingenieros forestales Armando Estrada del Museo Nacional y Alexánder Rodríguez del INBio,  recopila información valiosa e interesante para todas aquellas personas que quieran aprender y explorar esta especie de plantas costarricenses de fácil mantenimiento.
Para más información puede comunicarse a la boletería del Museo al 2257-1433, de martes a domingo, de 8:30 a.m. a 4:30 p.m.