Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

En detalle

El delicado trabajo de exhibir un textil antiguo

Cleria Ruíz
Dpto. de Protección del Patrimonio Cultural

La falda de polisón antes de ser restaurada. Fotografía del Dpto. de Protección del PatrimonioLa falda de polisón después de ser restaurada. Fotografía del Dpto. de Protección del PatrimonioLos textiles antiguos llaman la atención no solo por su encanto sino porque nos remiten a un aspecto de la vida tan cotidiano como el vestido, sin embargo por su mismo uso y la fragilidad de sus materiales pocas veces son exhibidos al público.

Para lograr que esta falda de polisón estuviera en condiciones de ser expuesta al público requirió de limpiar la tela, reforzar la cintura, restaurar el encaje, adaptar el maniquí, hacer el polisón  y eliminar las arrugas.

En los textiles antiguos lo más recomendable es la limpieza en seco, solo se aplican químicos para eliminar manchas o problemas de hongos en las zonas con problemas y luego de hacer pruebas.

Cintura de la falda una vez restaurada. Fotografía del Dpto. de Protección del PatrimonioComo la cintura presentaba un pequeño desgarrón se reforzó para estabilizarla, para esto se utilizó una tela de color similar y que no desteñía.

En el caso de la restauración del encaje para reforzarlo se montó, con la ayuda de alfileres entomológicos, sobre malín blanco y se fueron acomodando los hilos, este trabajo se hizo porque el tejido estaba  sumamente frágil, enrollado y en muchas partes suelto.


El encaje se montó sobre una tela de malin para reconstruirlo. Fotografía del Dpto. de Protección del PatrimonioSe inició con las partes más completas para entender el diseño del encaje y con las más dañadas se trabajó sobre una tela de color que facilitara la aplicación de los puntos, una vez reconstruido el encaje se volvió a colocar en las orillas de la falda, montándola sobre el hilván original que permanecía y evitando así hacer nuevas puntadas en el terciopelo.

 

 

Maniquí sobre el que se montó la falda de polisón. Fotografía del Dpto. de Protección del PatrimonioEl maniquí sobre el que se montó se adecuó a las medidas de la cintura y se le hizo con guata el polisón; que es una estructura que se usaba bajo la falda para darle realce a la parte posterior de la figura femenina, muy de moda a finales del siglo XIX.

 

 

 

 

 

Proceso de vapor. Fotografía del Dpto. de Protección de PatrimonioUna vez montada la falda y arreglado el drapeado se procedió a pasar vapor de agua para ayudar a humectar las telas y eliminar las arrugas, sin aplicar calor sobre la tela.