Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

En detalle

El vudú en Haití: espíritus en la tierra

Edición y compilación*
Wendy Segura
Prensa, Dpto. de Proyeción Museológica

Ra-ra, es un ritual vudú haitiano enfocado en el baile. Fotografía de Luis Alcalá del Olmo. Derechos reservadosQuizá en nuestro país hablar del vudú nos remite a un tema tabú, relacionado con demonios, maldad o brujería. Quizá es solo parte del miedo a lo desconocido, a una cultura diferente o a una imagen distorsionada de lo que nos llega desde países que tienen estas prácticas. Lo cierto es que el vudú en su esencia y el haitiano en particular, cuentan con rituales muy particulares, propios e interesantes de la cultura haitiana.

Resulta para algunos extraño que siendo la población haitiana, asiduos practicantes del vudú, el 80% de su población es católica, creyentes y practicantes y es que, para esta gente, el vudú y la religión no se contraponen, sino más bien se complementan pues los hace sentir más en contacto con esos dioses que viven dentro de sí.

En el contexto de Haití

Haití es una República independiente de las Antillas que ocupa el tercio occidental de la isla de La Española, el resto es territorio de República Dominicana.

Los haitianos son en su mayoría descendientes de habitantes de África negra, junto a minorías mulatas de africanos y europeos, fundamentalmente franceses, ya que desde 1697 Haití pasó a formar parte de las colonias de Francia. 

Muchas de las características de la sociedad haitiana sólo se pueden entender desde la perspectiva de los movimientos de población y culturas de sus habitantes, donde las aportaciones de África son múltiples y es a través de las mismas que podemos comprender el vudú en Haití. 

Rituales vudú en Haití

Erzulie Freda
Erzulie Freda, ritual vudú haitiano relacionado con el agua. Fotografía de Luis Alcalá del Olmo. Derechos reservadosEs un ritual que se desarrolla en el agua purificadora. Erzulie Freda Es la diosa vudú del amor y de la belleza, identificada con Nuestra Señora del Carmen. Reside en Saut d’Eau (Artibonite), donde una inmensa cascada oculta en plena selva tropical recibe cada 16 de Julio a los fieles después de visitar la imagen de la Virgen, suben a la cima de la montaña donde se encuentra la cascada para experimentar la energía de sus aguas. En las lagunas al pie de la misma, algunos fieles son poseídos por los loa (espíritus), entrando en trances que se consideran buenas disposiciones de los dioses para responder a los deseos de los fieles. 

 

 

Ogoún Ferraille
Ogoun Farraille, ritual vudú haitiano Fotografía de Luis Alcalá del Olmo. Derechos reservadosEs el dios vudú de la guerra y se identifica con Santiago el Mayor, cuya fiesta se celebra en la Laguna de Santiago en la región de la Planicie del Norte, donde se encuentra una iglesia con una gran imagen de Santiago a caballo, en actitud guerrera. La Laguna de Santiago es una charca de barro, a la que los peregrinos se lanzan y son poseídos por los loa. 

Se realizan además gran cantidad de ofrendas y sacrificios de animales para obtener la invulnerabilidad y riquezas que tiene fama de otorgar. Sus seguidores van con pañuelos y vestidos de rojo, símbolo del fuego y el hierro.

Souvenance
Souvenance es un ritual de peregrinación que se hace el Viernes Santo, Sábado de Gloria y Domingo de Resurrección. Fotografía de Luis Alcalá del Olmo. Derechos reservados.El lakou de Souvenance se encuentra cerca de la villa de Gonalves y es uno de los centros de culto vudú más famosos de Haití, al que se peregrina todos los años durante el Viernes Santo, Sábado de Gloria y Domingo de Resurrección para llevar a cabo una serie de ceremonias. 

La mayoría de los peregrinos son mujeres que, con sus mejores trajes blancos, realizan bailes y rezos alrededor de las ceibas o árboles milenarios donde residen los loa. También se hacen sacrificios de animales y finalmente se bañan para obtener la limpieza espiritual. 

Ganthier
Ganthier, ritual vudú haitiano. Fotografía de Luis Alcalá del Olmo. Derechos reservadosSubir hasta lo alto de la montaña para estar más cerca de los loa. Ganthier es un pueblo cercano a la capital donde está el llamado “calvario de los milagros” una montaña con una pequeña capilla y tres cruces. 

El Viernes Santo los fieles acuden a él, donde rezan con los brazos en alto, se lamentan y profieren gritos de angustia, esperando lograr el milagro de encontrar un trabajo, curarse de una enfermedad, alejar la mala suerte u otras súplicas. 

En este ritual de peregrinación exclusivamente vudú, los peregrinos suben hasta la cima del monte cargando piedras sobre sus cabezas; al llegar al pie de la cruz se realizan ofrendas y se encienden velas en honor de los loa.

Ra-Ra
Ra-ra, es un ritual vudú haitiano enfocado en el baile. Fotografía de Luis Alcalá del Olmo. Derechos reservadosEs la fiesta, la música, la alegría del pueblo haitiano plasmado en un ritual vudú muy colorido y sonoro.

Son bandas de música y baile que durante toda la Cuaresma deambulan cantando y bailando por los campos y que rodean a las ciudades, pero están alejadas de éstas.

Los participantes exhiben los emblemas y las banderas de los templos vudú a los que pertenecen. Dentro de las bandas existe una jerarquía social y en la formación, una organización de tipo militar. Según los trajes, los colores y la posición, se sitúan la reina del Ra Rá, los organizadores, los limpiadores de espíritus, etc. 

Estas bandas van por los caminos que les indican los dioses del vudú y compiten entre ellas sosteniendo guerras místicas.

Baron Samedi
Baron Samedi, ritual vudú haitiano. Fotografía de Luis Alcalá del Olmo. Derechos reservadosUn ritual dedicado a los muertos, a quienes ahora están con los loa. Barón Samedi es la cabeza de la gran familia de los Gédéo -dioses de los muertos, encargados de velar por las tumbas y los cementerios-. 

A la entrada de éstos una gran cruz sobre un pedestal es la residencia de Baron Samedi, que se representa como un esqueleto vestido con traje negro, sombrero de copa y gafas negras. El 2 de noviembre es la fiesta de los Gédé.

Los fieles además de acudir a los cementerios, deambulan por las calles y mercados vestidos de negro, blanco y violeta, con la cara pintada de blanco. Durante todo el mes son muchas las ceremonias celebradas en honor de los Gédé, caracterizadas por sus bailes lascivos y obscenos con el fin de burlar a la muerte.

El fotógrafo español Luis Alcalá del Olmo, fotografió cada uno de estos rituales y montó una exhibición que tituló "Haití: Los Espíritus de la Tierra", la cual estará en el Museo Nacional hasta el 6 de enero, la cual ha contado con la colaboración del Centro de Cooperación Española.

*Basado en los textos elaborados para la exhibición por Jean Claude Fignole, Lilavois,Haití
Tomado del texto inédito Celebraciones