Vol. 6 / Nº 6/ edición junio del 2013

En detalle

Costumbres funerarias 1000 años antes del presente en la costa del Golfo de Nicoya

Wilson Valerio. Arqueólogo.
Dpto. de Antropología e Historia
Museo Nacional de Costa Rica

Panorama general del sitio Excavaciones recientes llevadas a cabo en el Pacífico norte del país (Guanacaste), a menos de 1 km del Golfo de Nicoya (Pochote de Quebrada Honda), dieron a conocer formas particulares de enterramiento, que tuvo una población que vivió entre el 800 y el 1350 d. C. (Período Sapoá - Región Arqueológica Gran Nicoya).

Esa milenaria comunidad nicoyana, seleccionó una loma con vista al golfo para depositar a sus difuntos en su última morada, en un ambiente propio del bosque tropical seco caracterizado por sabanas, lomas, manglares y ecosistemas marinos. Su concepción de la vida más allá de la muerte contempló la particularidad de un área funeraria, con la presencia de fosas circulares cavadas en el terreno arcilloso sin ninguna adición de materiales imperecederos como piedras, que conformen algún tipo de estructura. Las fosas están distribuidas paralelamente formando entre ellas, un círculo mayor y con otras en su parte central.

Entierro donde se pueden ver claramente los restos humanosEn ese contexto, no todos los individuos tuvieron el mismo trato de ritual inhumatorio, respondiendo quizás a diferencias político-sociales, predeterminado por el linaje o grupo social, o por género y edad. Algunos fueron depositados individualmente y de forma articulada, en conjunto con otros individuos en un mismo nivel o sobrepuestos unos sobre otros en diferentes niveles, otros fueron cremados. De estos últimos, los datos preliminares indican que varios de los individuos corresponden a los de mayor estatura de la población, se estima que hasta 1.75 mts o más, lo cual sobrepasa la medida media conocida para las poblaciones amerindias del país (1.60 mts para el género masculino). También, se colocaron individuos desarticulados o en paquete, en posición fetal o flexionados, acompañados, en algunos casos de restos de fauna.

Cada conjunto mortuorio contó además, con su respectivo ajuar funerario diferenciado con utensilios, bebidas o alimentos que sirvieran al difunto en el viaje al más allá o que fueron utilizados en vida.

Escultura en cerámica de lo que podría ser una mujer embarazadaSe encontraron un total de 247 artefactos cerámicos, varios de los cuales representan figuras o rasgos que destacan el género femenino, algunas en estado de embarazo, indicando quizá algún culto a la mujer, a la fertilidad o la existencia de un matriarcado, además hay artefactos líticos, básicamente hachas pulidas y hachas lasqueadas bifacialmente. También se obtuvo maderas quemadas utilizadas en las actividades de los rituales inhumatorios, con las cuales parece que formaron cercas en el mismo lugar del enterramiento, repitiéndose el evento en diferentes momentos de tiempo, posiblemente en fechas anuales importantes para dicha sociedad.

Entre otros hallazgos, se cuenta con lapidara, orfebrería y obsidiana, objetos de acceso restringido que denotan prestigio y el auge del comercio regional e interregional.

Artefactos cerámicos encontrados en un enterramientoAdemás del área funeraria, a unos 150 mts de ésta, se localizó una planicie ubicada entre quebradas, la cual presentó también materiales culturales y podría corresponder al área habitacional o doméstica de la comunidad en estudio.

A pesar de lo preliminar de los trabajos realizados hasta el momento, los datos recopilados indican que las características observadas en dicho depósito arqueológico, presentan diferencias con relación a sitios contemporáneos en la región y con otras regiones del país a lo largo de nuestra historia prehispánica. Dichas características son el producto del desarrollo sociocultural de la región desde siglos atrás, de poblaciones con medios de subsistencia diversificados, como agrícola, cacería y pesca (p. ej. las islas y las costas del Golfo de Nicoya fueron ocupadas desde principios de nuestra era), las que sufren cambios importantes a partir del 800 d. C. con el arribo de poblaciones migrantes mesoamericanas, además del incremento en el intercambio comercial.

La zona circundante al sitio excavado es aún poco conocida desde el punto de vista arqueológico, se espera, que futuros trabajos locales y regionales puedan contribuir al conocimiento de los grupos humanos bajo estudio, de tal manera que se pueda conocer mejor el aporte cultural tanto de las antiguas poblaciones locales como de las más recientes mesoamericanas y el producto del encuentro de ambas (aculturación, desplazamiento, asimilación), resultando en una nueva sociedad con visión diferente del mundo y de la vida después de la muerte.

 
ministerio

Visite el Museo Nacional de Costa Rica

Horario: De martes a sábado, de 8:30 a.m a 4:30 p.m. Domingos de 9 a.m. a 4:30 p.m. Lunes: Cerrado.

Tarifas: Nacionales adultos ¢2 000. Entrada gratuita para estudiantes con carnet, menores de 12 años y adultos mayores de 65 años con identificación.

Extranjeros: Tarifa general $9. Estudiantes extranjeros identificados $4.

Tels: +506 2257-1433 - Fax: +506 2233-7427 - Aptdo: 749-1000 San José, Costa Rica.

Dirección: Avenidas Central y Segunda, San José, Costa Rica. Entrada principal: Por la fachada oeste-Plaza de la Democracia.

www.museocostarica.go.cr / informacion@museocostarica.go.cr

Explore nuestro sitio web y conozca más sobre: