Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

 Aportes

¿Quién debe cuidar la herencia?

Nora Garita

Niños y niñas disfrutan de las exhibiciones que se montan en el Museo con lo rescatado en las excavaciones arqueológicas¿Conviene desarrollar el turismo en Costa Rica? Por supuesto que sí, si este genera desarrollo a las comunidades aledañas, respeta la naturaleza y nuestras tradiciones culturales. Por supuesto que no, si destruye las bellezas naturales, promueve la prostitución o pisotea nuestros valores culturales.

 Nuestros antepasados indígenas nos legaron tanto el respeto por la naturaleza como artefactos que son vestigios de sus culturas y constituyen nuestro patrimonio arqueológico. Ningún desarrollo turístico justifica la destrucción de ninguna de estas cosas: ni la biodiversidad, ni esa valiosa herencia que nos legaron los indígenas.

Excavación en GuápilesLos huaqueros destruyeron muchas vasijas, muchos entierros, no por maldad sino por ignorancia. La fragilidad de los materiales, la manera en que están colocados, hacen que el rescate arqueológico deba ser realizado por especialistas. La ley actual protege el patrimonio arqueológico otorgando solo a los especialistas el derecho a hacer rescates, bajo la vigilancia del Museo. El Museo Nacional ha cumplido su tarea, ha salvaguardado el patrimonio arqueológico y ha detenido la destrucción y el contrabando de piezas. Resultado: las colecciones que tiene el país son hermosísimas y de inmenso valor.

La Comisión Permanente Especial de Turismo de la Asamblea Legislativa acaba de dictaminar de manera favorable un proyecto que crea el Museo de Guanacaste. Tal como está planteado, el proyecto abre el portillo a la destrucción o pillaje arqueológico, pues permite a este museo “recuperar”, hacer rescates. Abrir un portillo es abrir una cadena de portillos. Mal hace la comisión de turismo en no escuchar las recomendaciones del Museo Nacional, que desde julio ha hecho lo posible por defender el patrimonio arqueológico y no se le ha tomado en cuenta.

El proyecto, además, permite a este museo “recuperar” las piezas que actualmente están en el Museo Nacional.

Excavación en Sitio Loma Corral, GuanacasteQuieren hacer uno nuevo, fragmentando al otro. El localismo populista enfrenta al serio trabajo de construcción de una idea de multiculturalidad de la nación costarricense a la que ha contribuido el Museo Nacional. Los guanacastecos merecen un museo, claro.

Pero no este proyecto que abre portillos a la destrucción y al saqueo del patrimonio arqueológico. Los guanacastecos han contribuido a forjar este país, quieren ser valorados como tales, pero seguir siendo de la patria por su voluntad. ¿Querrán los diputados de esa comisión cuidar la herencia de la nación, o permitirán que sea el turismo destructor el que nos haga modificar nuestras leyes protectoras? Ojala el portillo no se disfrace de museo regional.