Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

Aportes

De perros y leyendas

Francisco Durán
Biólogo, Dpto. de Historia Natural

De esta forma representa en Europa a Guinefort, un Estudios recientes han corroborado con sus variaciones que los compañeros caninos descienden del lobo.  Hoy día se considera el perro doméstico como una variedad de la especie Canis lupus (lobo). 

Un artículo de 1997 aparecido en la revista Science (Multiple and Ancient Origins of the. Domestic Dog), después de analizar el ADN de 162 lobos y 40 perros, determinó que hace unos 100 000 años en Asia, inició el proceso que daría origen al perro doméstico, a partir de su ancestro, el lobo gris salvaje.  Claro que esto no es tan simple, un reciente artículo del 2009 aparecido en Proceedings of the National Academy of Sciences (Complex population structure in African village dogs and its implications for inferring dog domestication history) pone en duda este origen asiático después de analizar   ADN en 318 perros de aldeas africanas de Egipto, Uganda y Namibia.  En todo caso no hay duda de que el ancestro de nuestro compañero es el lobo y su origen es tan antiguo que posiblemente siempre llevará controversias.

Raúl Valadez (2000) habla extensamente de la relación entre humanos y perros  en su artículo “El origen del perro, primera parte (entre el lobo y el perro)”.  Hace 10 000 años cuando ambos vivían en extensas áreas en Asia, primero serían competidores, los lobos probablemente seguirían a los humanos para aprovecharse de sus sobras o de presas muertas por estos, tendrían sus crías en cubiles cerca de los humanos, esto facilitaría luego la captura de lobeznos por los humanos, primero como reserva alimenticia, lo que luego se traduciría a otros servicios como vigilancia y ayuda en las cacerías.  Empezó una larga amistad (en muchos casos más bien tolerancia,  a menudo por parte de los humanos, la mayoría de veces de los perros) que ha perdurado hasta hoy día.  Es natural que en tanto camino recorrido en compañía, el perro haya llegado a formar parte de tradiciones y leyendas.  

Aquí recorreremos una muy pequeña muestra de perros fantasmales o de leyenda, interesantes mitos del compañero que cumplen a menudo un rol moralizante.

Los ladridos fantasmas de la vieja Europa
El xoloitzcuintle es una raza de perro parte de la mitología azteca. Fotografía tomada de la página http://www.dogbreedinfo.com/xoloitzcuintle.htm, cortesía de Camino Xoloitzcuintle.Los campos europeos reúnen toda una colección de aulladores fantasmales.  Están los perros custodios del territorio celta, a veces guardianes o protectores de vivos; los perros negros de la Isla de Man, aunque también existe este mito de los perros negros en casi todos los condados ingleses y Belgas (el Kludde Belga es un can enorme, con cadenas y con una llamarada azul alrededor de su cabeza); los gabriel ratches y los yell hounds de las campiñas inglesas, diabólicos cazadores de almas; los perros élficos de los barrows, mucho más amigables que los anteriores, pues solo cazan jabalíes y ciervos mágicos; los Cwnn  Annan, de las tradiciones galesas, son mensajeros de la muerte; y los Cu Sith, perros de color verde oscuro, usados por las hadas escocesas para arriar vacas y otros animales.  En las sagas nórdicas, aparece el sanguinario Garmr, siempre manchado de sangre de cadáveres, dispuesto a destrozar también a los vivos que intentarán penetrar en su inframundo.

El benévolo xoloitzcuintle
En la mitología azteca, Xólotl era el dios del relámpago, los espíritus y además ayudaba a los muertos en su viaje otro mundo, es representado como un hombre con cabeza perruna.  El xoloitzcuintle (lo que significa Perro de Xólotl) es el nombre del Perro Pelón Mexicano, relacionado con Xólotl porque este perro era el encargado de acompañar fielmente a las almas de los que acababan de morir.  Muchas dificultades y años de duro trajinar después de la muerte, nunca fue más cierto que no descansaban en paz, pero el compañero canino siempre estaba allí.
A pesar de este lugar prominente en la mitología, la carne del Xoloitzcuintle era parte de la dieta de algunos pueblos durante celebraciones religiosas especiales.  Hay referencias de la presencia de este perro u otro similar, entre los indígenas costarricenses antes de la llegada de los españoles.  Si te suena parecido xoloitzcuintle a tepezcuintle es natural, pues esta última palabra tan familiar entre los costarricenses es asimismo de origen náhuatl y significa algo así como “perro de los cerros, perro de montaña”, aunque se trate de un roedor pariente de las guatuzas.

Cadejos, nuestro perro fantasma centroamericano
El cadejos es una de las leyendas más famosas en la mitología costarricense. Ilustración tomado de Costa Rica Folk Music - El cadejoLeyenda que existe en prácticamente toda América Central, se encuentra citada por ejemplo en leyendas de Guatemala de Fernando Baryona, Leyendas de Guatemala de Miguel A. Asturias, Cuentos y Leyendas de Honduras de Jorge Montenegro, leyendas en internet de El Salvador, Cuentos y mitos de Nicaragua de Mauricio Valdés y en casi todas las recopilaciones de mitos y leyendas costarricenses. 

Muchos autores nacionales lo mencionan en sus obras. Carlos Luis Fallas le dedica varias páginas iniciales en “Marcos Ramírez”, también Fabián Dobles lo menciona con cierto detalle en “Aguas Turbias” y resulta nostálgico especialmente el cuento El Cadejos de Néstor Zeledón en sus “Cuentos y relatos del Camino”.  En las revisiones de Panamá no parece estar nombrado el Cadejos, por lo menos en algunas, sin embargo se menciona al perro prieto de características similares, aunque un poco más siniestras, por lo menos en la versión revisada, donde persigue a las personas pero para capturarlas. 

Del mismo modo existen mitos de perros similares en gran parte de los detalles al Cadejos, en Soconusco (Chiapas, México) y en zonas rurales de las regiones norteñas argentinas.  Su origen es variable, en Costa Rica lo más común en asociarlo al hijo descarriado de un anciano gamonal, quien termina echándole una maldición que lo transforma en el espectro. La función principal del Cadejos, es seguir y vigilar a los hombres pasados de tragos en caminos solitarios y se dice que los escolta hasta que lleguen a salvo a su casa.  Es un silencioso reproche que parece ser más efectivo que la furia más desenfrenada.  Sin embargo otras versiones sí hablan de ataques.  Hay muchas variantes, en Nicaragua de habla por ejemplo del Cadejos blanco y el cadejo negro.  Hoy en día con tantos accidentes al volante por causa de pasarse con el licor se echa de menos este simpático fantasma, que al parecer no ha podido competir con los autos y las iluminaciones en carreteras.

San Guinefort, el santo que nunca fue
Ilustración de Guinefort. Tomada de la página http://www.taringa.net.Según algunos textos, en alguna región de Francia (Lyon), todavía hasta 1930 se daba el culto a un santo protector de niños y enfermos.  A pesar de los milagros que se le atribuían, la iglesia nunca reconoció a esa figura como santo y se dice que incluso se amenazó con excomunión a quien practicara su devoción.  La razón es que San Guinefort era un perro (se representó con una serpiente a sus patas).  La leyenda,  que en realidad es una fábula con diferentes versiones y animales en varios lugares, cuenta que Guinefort era un perro galgo que vivió en Lyon entre los siglos XII y XIII.  Su amo tenía un niño de cuna.  Un día el niño quedó solo y entró una víbora a su cuarto, Guinefort descubrió al reptil y arremetió contra él, pero volcando la cuna del niño.  Más tarde regresó el señor, al no ver al niño y ver a Guinefort con la boca manchada de sangre, lo atravesó en el acto con su espada.  Más tarde al comprobar que el niño estaba bien y la víbora estaba muerta sin duda por el perro, arrepentido enterró al can o lo arrojó en un pozo, según la versión.  Pero los campesinos, enterados lo veneraron como mártir y pedían protección para sus hijos.  Realidad o fabula, lo cierto es que la historia en si no es tan descabellada. 

La primera vez que oí esta historia se ubicaba en la India y en este caso el héroe era una mangosta, que sin embargo no fue muerta por el golpe de la madre del niño, siendo más afortunada que Guinefort, en otras versiones sin embargo si es muerta por la persona.  A pesar de su evidente origen fabulesco,  M. B. Emeneau en un artículo de 1940 en los Proceedings of the American Philosophical Society (A classical Indian Folk-Tale as a reported modern event: The Brahman and the mongoose), en el caso de la mangosta,  describe al parecer un acontecimiento similar que, con sus reservas y dudas, atribuyó a hechos reales, en donde un colaborador, según el texto, entrevisto incluso a la mujer que fue testigo presencial del hecho.     

San Guinefort tal vez si existió
Lo que si ha sido reportado recientemente en mayo del 2007 es el caso de un pequeño Jack Russell Terrier llamado George, que según las fuentes se enfrentó a dos Pitbull, y al hacerlo logró salvar a unos niños que corrían peligro.  Sin embargo en la lucha desigual, el terrier perdió la vida.  Pero esta vez fue homenajeado con un premio mundial al Héroe Extraordinario, el cual fue entregado junto con un libro de fotos, a su dueño Alan, quien solo pudo decir que eran los libros más hermosos que había visto en su vida.  Lo que sin duda no es leyenda es la fidelidad a lo largo de tanto tiempo.  Después de 100 000 años sin duda valió la pena!.