Vol. 6 / Nº 6/ edición junio del 2013

Aportes

Sobre noches en el museo cuando las cosas que cobran vida

Francisco Durán
Biólogo

 
Escena promocional de la película "Una noche en el Museo 2" con Ben StillerEn una cinta del año 2006 que se presentó en las salas de cine nacionales, bajo el género de comedia, se desarrolla el caso de un museo,  el Museo Americano de Historia Natural de la ciudad de Nueva York, donde durante las noches las figuras de cera, miniaturas y hasta el esqueleto del Tyranosaurus rex cobran vida durante la noche, ante los ojos del horrorizado guarda de turno que recién empieza a laborar.  Posteriormente, descubre la causa, es el influjo de un artefacto mágico de Egipto.  Tal cinta protagonizada por Ben Stiller y basada en un libro para niños The Night at the Museum, tiene una secuela en Una noche en el museo 2.

Bueno, el caso es que tal argumento ha sido utilizado hace años por un escritor costarricense en 1929.  Solo que es en una categoría muy diferente: un cuento macabro.  El texto se llama La Caja del doctor, se desarrolla en el Museo Nacional y fue escrito por Jenaro Cardona. 

Vitrina con animales de la sala Precolombina del Museo NacionalJenaro Cardona nació en San José en 1863 y murió en 1930.  Llevó estudios en la Escuela Normal.  Desempeñó algunos cargos públicos y además se dedicó al periodismo.  Escribió varios cuentos, pero la obra que más notoriedad le dio fue El Primo (1905), y sobre todo la novela La Esfinge del Sendero (1917) que le valió un importante premio del Ateneo de Buenos Aires, Argentina.  En 1999 la UNED reimprimió una serie de cuentos, originalmente escritos en 1929 bajo el título de El Calor Hogareño, pero ahora publicados bajo el título “La caja del doctor y otros cuentos”. 

Precisamente nos interesa el cuento que da nombre a la recopilación: La caja del doctor.  El argumento se centra sobre un investigador, el doctor Milianikoff, un sabio suizo de renombre mundial en el mundo del cuento.  Rodeado de incógnitas, solitario, rechazando invitaciones y no tomando más que agua, el doctor se instaló en un cuarto en el propio museo. 

Serpiente que le perteneció a Clorito Picado. Se encuentra en la sala de Historia Patria del Museo NacionalPero la principal manía del doctor era no separarse nunca, al grado de llevarla aún a giras, de una caja de madera con esquineras de bronce.  Tampoco permitía que nadie la tocara, a cambio de una elocuente mirada asesina.  Una fatídica noche del 25 de noviembre, el doctor, presa de su pasado, decide terminar con su abstinencia de líquido y se dispone a beber alcohol.  Pero el único alcohol disponible se encuentra en los frascos que conservan las grandes serpientes costarricenses, como el que hoy día se observa en la Sala de Historia Patria de nuestro museo. 

Uno de estos frascos contenía una serpiente de cascabel, y empezó a tomar directamente del repugnante líquido.  Y aquí empieza el tétrico misterio, de pronto vuelta a la vida la serpiente se enrolla en el brazo del aterrorizado sabio, dando mordidas.  Y esa no es el único animal que vuelve a la vida, pues también una serie de fauna como felinos, monos, una danta y hasta la cabeza de un alce.  Para poner un aire más siniestro aún, la tan guardada caja del doctor se abre dejando entrever una calavera parlante que amenaza al sabio, que tiene un final negro propio de una novela de terror.

Esto pone de manifiesto como hay muchas ideas dormidas en viejos escritos.  Caso similar al de otra reciente producción: El extraño caso de Benjamín Button, que tampoco tiene un argumento nuevo.  Dos viejas obras ya presentaban esta visión retrospectiva del desarrollo humano.

Una de ellas es un texto del cubano Alejo Carpentier, titulado Viaje a la Semilla de 1944, donde el viejo Marcial se ve envuelto es este tipo de dramas.  Más viejo aún es propiamente el escrito The Curious Case of Benjamin Button de F. Scott Fitzgerald, de 1921.  Quizás por falta de información o por alguna otra razón, una escritora italiana llegó a demandar a los productores de la película, por “plagio”, pues alegaba que ella escribió en 1994 un cuento llamado "Il ritorno di Arthur all'innocenza" (El retorno de Arturo a la inocencia).  Sin embargo antes hubieran tenido que demandarla a ella tanto Alejo Carpentier como F. Scott Fitzgerald.  Como vemos a veces no hay nuevas ideas, sino nuevas adaptaciones o versiones, y nos maravillaríamos de la imaginación de viejos escritores y textos dormidos tal vez en algún libro roto y enmohecido.

 
ministerio

Visite el Museo Nacional de Costa Rica

Horario: De martes a sábado, de 8:30 a.m a 4:30 p.m. Domingos de 9 a.m. a 4:30 p.m. Lunes: Cerrado.

Tarifas: Nacionales adultos ¢2 000. Entrada gratuita para estudiantes con carnet, menores de 12 años y adultos mayores de 65 años con identificación.

Extranjeros: Tarifa general $9. Estudiantes extranjeros identificados $4.

Tels: +506 2257-1433 - Fax: +506 2233-7427 - Aptdo: 749-1000 San José, Costa Rica.

Dirección: Avenidas Central y Segunda, San José, Costa Rica. Entrada principal: Por la fachada oeste-Plaza de la Democracia.

www.museocostarica.go.cr / informacion@museocostarica.go.cr

Explore nuestro sitio web y conozca más sobre: