Vol. 6 / Nº 6/ edición junio del 2013

Aportes

Homenaje a mulas y burros

Francisco Durán
Biólogo

Los burros, lejos de la creencia popular, son animales muy inteligentes.Las mulas y burros, así como algunos otros animales de tiro, han tenido todo un historial de ser considerados tontos, testarudos, en ocasiones poco manejables.  Sin embargo estos animales han sido mucho para la civilización humana.  Los asnos proceden de una especie salvaje que se comenzó a domesticar alrededor del 5.000 a. C. Las mulas por el contrario son producto del cruce entre la yegua y el burro o asno.  Han sido unos auxiliares valiosos en sus regiones de origen para las antiguas civilizaciones, por ejemplo Egipto, Nubia y Oriente Medio.  Sin embargo en esta nota se resaltará su contribución en la sociedad costarricense. 

Los caminos de mulas

La primera aparición del burro en el nuevo mundo se produjo en 1495, cuando Colón llevó en su expedición cuatro machos y dos hembras.  En 1502 los españoles ponen el pie en territorio costarricense.  Y revisando las páginas del libro “Y las mulas no durmieron” de Carlos Molina Montes de Oca, se nos revela como los hombres arrieros y las mulas fueron sin duda los primeros impulsores del desarrollo económico costarricense.  Claro, en esos tiempos para transitar rodeando cerros, por viejos caminos indígenas, laderas, que mejor que la mula y el arriero, como nos dice el autor: “La humilde acémila o mula, incansable, tenaz, viajera del día y de la noche, siempre con  la pesada carga en el endurecido lomo;...”  Por ejemplo Vásquez de Coronado fue impulsor del  “Camino de Mulas de Cartago a Panamá” pasando por Aserrí, Coris, Patarrá y otros sitios, según Franco Fernández (2008). 

El burro carril

Las mulas son animales muy fuertes, perfectas para el trabajo.El ferrocarril o tren ha sido uno de los medios de transporte que ha formado parte de la historia que forja a la nación costarricense.  Pues bien, este “caballo de hierro” costarricense (recordando una película de 1924 respecto a la conquista del oeste norteamericano) se puede decir tuvo su antecedente en la fuerza de los burros y mulas.  Este curioso medio se llamó apropiadamente “burrocarril”, este era un carro de tren jalado por una mula.  El primero cubrió nueve millas entre Puntarenas y Barranca, en 1857.  Los rieles eran puestos sobre troncos de árboles.  Este medio de transporte también era conocido en otros sitios de la geografía nacional. 

Los bomberos de Turrialba

Leyendo las pintorescas anécdotas de don Luis Torres Monge, en su libro sobre Guayabal de Turrialba, describe como la principal fuerza para los primeros bomberos de Turrialba en 1945 eran mulas.  Nos cuenta que se trataba de carretones tirados por mulas, donde se cargaban dos estañones de agua y se usaban baldes para tomar el agua y tratar de apagar el fuego.  A pesar de que en ocasiones el mulo no quería andar y tenían que empujarlo, no deja de ser notable el apoyo de este improvisado bombero de cuatro patas.

La guerra del 48 y el homenaje de don Luko Hilje

Todos conocemos de la gran gesta de 1948 en la que los costarricenses y extranjeros residentes en el país (tan patrióticos como los ticos) libraron batallas en Santa Rosa, Rivas y otros sectores en defensa de la soberanía.  Actualmente sigue siendo un tema de discusión tanto por sus hechos como por las controversias en torno a la figura de Juan Santamaría, que incluso se ha llegado a negar su existencia, pero esa es otra historia que nos relata claramente don Luko Hilje en su libro “De cuando la patria ardió”.

El Festival de las Mulas en Parrita es una actividad muy popular en Costa Rica. Fotografía de Dylan Ferguson/ Dysley News Service, tomada del diario digital AM Costa RicaEn el libro este investigador rescató una vieja página, de un héroe olvidado: el burrito de Sapoa.  El escrito pertenece a un soldado anónimo de la primera campaña, que en 1859 describió toda la odisea de un burro que sirvió tan abnegadamente como los héroes de la campaña.  Sirvió desde ser blanco de bromas en horas de ocio, pasando por cargador de todo tipo de mandados hasta cabalgadura de uno o dos enfermos de vuelta a Costa Rica, cuando el cólera empezaba a masacrar las tropas.  Como escribió el soldado: “No era más que un pobre asno, pero tenía para Costa Rica más méritos adquiridos que algunos hombres”.   

Festival Nacional de las mulas de Parrita

Cada febrero en Parrita se efectúa una peculiar actividad donde el centro de atención son las mulas y sus jinetes.  Es una celebración única en el país, donde mulas y jinetes hacen gala de sus habilidades en competencias relacionadas con velocidad.  El lugar donde corren  se llama “mulómetro” y ese día las mulas son bañadas y arregladas para la carrera que ahora goza de gran popularidad, siendo más de 50 mulas las que participan, y los aficionados pueden apoyar a su mula favorita.

Bueno, llegado a este punto solo puedo agregar una frase que oí hace muchos años en un programa infantil de animales: “Ante el burro me quito el  sombrero”.

Más información…
Botey, A. M.  1999.   El ferrocarril al Pacífico un ente de regulación y desarrollo en crisis permanente (1880-1972).   Anuario de Estudios Centroamericanos, Universidad de Costa Rica, 25(1): 139-158.
Fernández E., F.  2008.  Crónicas y tradiciones de Cartago.  Atabal, Uruk Ediciones, San José, 310 p.
Fernández Montúfar, J.  2008.  Boceto histórico del ferrocarril nacional.  Biblioteca Clásicos de la historia costarricense.  EUNED, San José, Costa Rica, 100 p.
Hilje Q., L.  2007. ¡Burrito Compañero!  En: De cuando la patria ardió.  Museo Histórico Cultural Juan Santamaría, EUNED, San José, Costa Rica, 184 p.
Hilje Q., L.  2007. De caminos y mulas.  Tribuna Democrática.  http://www.tribunademocratica.com/2007/02/de_caminos_y_mulas.html.
Molina Montes de O., C.  2005.  Y las mulas no durmieron…Los arrieros en Costa Rica.  Siglos XVI al XIX.  EUNED, San José, 584 p.
Sedó M., P.  2011.  Festividades con encanto tico.  Universidad de Costa Rica, Vicerrectoría de Acción Social, San José, 299 p.
Torres Monge, L.  2000.  Turrialba y mi Guayabal querido.  SITSA Ediciones, Turrialba, Cartago, 303 p.
 

 
ministerio

Visite el Museo Nacional de Costa Rica

Horario: De martes a sábado, de 8:30 a.m a 4:30 p.m. Domingos de 9 a.m. a 4:30 p.m. Lunes: Cerrado.

Tarifas: Nacionales adultos ¢2 000. Entrada gratuita para estudiantes con carnet, menores de 12 años y adultos mayores de 65 años con identificación.

Extranjeros: Tarifa general $9. Estudiantes extranjeros identificados $4.

Tels: +506 2257-1433 - Fax: +506 2233-7427 - Aptdo: 749-1000 San José, Costa Rica.

Dirección: Avenidas Central y Segunda, San José, Costa Rica. Entrada principal: Por la fachada oeste-Plaza de la Democracia.

www.museocostarica.go.cr / informacion@museocostarica.go.cr

Explore nuestro sitio web y conozca más sobre: