Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

Aportes

Gigantes y cabezudos

Roberto Le Franc
Antropólogo

Los cabezudos en España. Fotografía proporcionada por el autor del artículo.Algunos  investigadores consideran que el origen de las mascaradas tradicionales en los pueblos americanos  ("mantudos","payasos","disfraces" o "cabezudos", como los conocemos en Costa Rica), tiene su origen en la Europa medieval, tradición difundida en América luego de la conquista española.

En nuestro país hace referencia a una comparsa o grupo de máscaras de personajes populares, algunos de gran tamaño, que desfilan y bailan al compás de una música alegre ejecutada por un grupo musical, que asustan y persiguen a los pequeños en su recorrido por las calles y plazas de los pueblos, con motivo de festejos cívicos o religiosos. Este paseo o desfile se le ha llamado últimamente "pasacalle", ignoro el motivo ya que pasacalle es una marcha popular militar de compás muy vivo y no un desfile con el que se le identifica.

En España la tradición tiene plena vigencia y se le conoce como  GIGANTES Y CABEZUDOS.

Gigantes en España. Foto tomada de la página http://pilar.heraldo.es/para-saber-mas/no-te-pierdas/gigantes-y-cabezudosEn un principio los Gigantes simbolizaron tal vez, a aquellos enormes seres cuya existencia  menciona la Biblia, el Libro de Enoch o el Gilgamesh o  representaron las cuatro partes del mundo (recuerdo de ello son el Chino y la Africana que aparecen en la comparsa,) y que luego pasaron a representar a reyes o personajes importantes. Los Cabezudos, por el contrario, representan a la gente del pueblo, y se dedican a asustar y a correr tras la chiquillada, mientras que los primeros bailan y se mueven con majestuosidad.

Los más famosos son los de Zaragoza, traídos por Alfonso V el Magnífico a inicios del siglo XV, aquí la comparsa se compone de ocho personajes gigantes: don Quijote, doña Dulcinea, la Mora  (la Africana o Negra), el Chino, el Rey, la  Reina, el Duque y la Duquesa. Se supone que los reyes son Jaime I, El Conquistador y su mujer Violante, que con el pasar del tiempo se transformaron en Alfonso  el Batallador  y su esposa doña Urraca. Los Duques son los de Vistahermosa, según aparecen en el Quijote.

Gigantes. Foto tomada de la página http://www.elpais.com/articulo/madrid/Gigantes/cabezudos/animar/verano/elpepiespmad/20080803elpmad_7/TesLos Cabezudos también son ocho: Morico (criado que trajo de Cuba un conde), Berrugón (famoso corregidor con casaca y sombrero de tres picos), Robaculeros (Juan Pirulí o Sancho Panza), Tuerto (médico de mal carácter que se identifica con José Bonaparte), Boticario (rico hacendado llamado Pedro Alonso), Torero (el famoso Pepe Hillo), Forano y Forana (personajes pueblerinos poco educados). A esta comparsa se les unió posteriormente dos nuevos gigantones: Gastón de Béarn y su esposa; y un cabezudo: la Pilara  (famosa cantante del café Oasis).

Recuerdo que en el San José de los años 50, la comparsa estaba conformada por el Gigante y la Giganta, el Chino, el Negro, el Policía, los Enanos, el Diablo y la Muerte principalmente, y por una serie de máscaras más pequeñas que representaban animales (el perro, el tigre, el elefante, el león, el avestruz, la gallina, etc.); con el pasar del tiempo se les agregó otros personajes de la política o del acontecer nacional. Todos bailaban y hacían piruetas al compás de la música que ejecutaba una Filarmonía o Cimarrona (hoy en día más profesionalizada).Estos personajes asustaban a los chiquillos y la función del Diablo y de la Muerte era perseguirlos y golpearles con un chilillo (rama cualquiera que se usa como látigo).

Si partimos del supuesto que los disfraces o mantudos son una tradición adaptada y recreada en nuestro medio y que con el transcurrir del tiempo llegó a ser lo que hoy es, su génesis estaría en los Gigantes y Cabezudos españoles con los que guarda gran semejanza, a saber: dos grupos de personajes (Gigantes y Cabezudos), personajes similares (los Gigantes, el Chino, el Negro) personajes  populares, el Policía, el Boticario, el Torero, los Enanos, etc), un acompañamiento musical (filarmonía, murga, cimarrona),una función similar (asustar y perseguir   a los niños ), un baile particular (jota aragonesa u otro).

Esta tradición  tan  española fue inmortalizada por Echegaray y Fernández Caballero en la  zarzuela GIGANTES Y CABEZUDOS, estrenada en Madrid en 1898.
 
Es nuestro deber fomentar y conservar la tradición de los mantudos, payasos, disfraces o cabezudos pues son parte integral de la identidad cultural costarricense.