Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

Aportes

Mayo en verde
Tres acuarelistas en la Galería Dayé

María Elena Masís
Historiadora

Anturios de Hannia Ruin

 

Mayo es el mes en que se inaugura un nuevo rincón cultural en San José. Su nombre: DAYÉ. Arte y galería,  con el objetivo de brindar un espacio a los creadores nacionales para que expongan su trabajo en un ambiente agradable y cálido, tanto por el trato con el galerista como con la curadora, así como con el público que visitará la nueva sala  de exhibición.

Por tradición, Costa Rica sobresale por sus acuarelistas que desde hace más de setenta años han venido enriqueciendo el arte nacional.  Profunda huella han dejado Tomás Povedano, Fausto Pacheco, Margarita Bertheau y Luis Daell por citar sólo algunos nombres de los maestros que se destacaron en los inicios de la acuarela de nuestro país.

Pero ¿qué sucedió en la segunda mitad del siglo XX en la historia de la acuarela en Costa Rica? Para poder presentar un panorama más completo a las nuevas generaciones, hemos escogido tres grandes acuarelistas contemporáneas, quienes con gran calidad técnica y creatividad, vienen trabajando desde hace más de tres décadas en este noble campo.

Ellas son Ana Griselda Hine, Dunia Molina y Hannia Ruin; tres grandes artistas pertenecientes a la Asociación de Acuarelistas Costarricenses.

¿Cómo surgió la exposición?

A inicios de marzo se les convocó a una reunión en la que se les expuso el nacimiento de la nueva Galería y se les brindó el tema de la exhibición: Mayo en verde.  Objetivo: que sus acuarelas pudiesen captar el alma del mes de mayo en Costa Rica y mostrar la naturaleza que espera con ansias el inicio de las lluvias, que se prolongarán hasta el mes de noviembre y  convertirán a este pequeño territorio en el rincón verde que todos conocemos.  Para ello se les leyó un poema titulado “Trópico Verde” del autor nacional, Isaac Felipe Azofeifa.

Obra: Chinas después de la lluvia de Hannia RuinHacer de lo cotidiano un bello cuadro, se convirtió en todo un reto para estas artistas. Es así como nacieron obras como: Floración, Reverdeciendo, Chinas después de la lluvia, Clavelones y Calas, por citar algunos títulos de las piezas que están en exhibición en la Galería Dayé, desde el 19 de mayo.

La singularidad de esta exhibición radica en la invitación a tres artistas para que pinten el mismo tema pero con lenguajes tan diferentes.  Ahí radica la riqueza de esta muestra... Mostrar la naturaleza, sí;  pero con una variedad de conceptos, estilos y con la percepción singular de cada una de las artistas.

 

Ana Griselda Hine

Manifiesta una alta calidad técnica, una capacidad de observación, un dominio del agua y del color que desembocan en una espontaneidad perfectamente dominada. Sumamente detallista, busca siempre la perfección en todo lo que hace.  Aunque en el pasado se destacó en la técnica del grabado, ganadora de una beca Fulbright-Laspau en 1980, con la cual obtuvo una Maestría en Arte, con énfasis en grabado en 1983 y que la hiciera merecedora de varios premios y reconocimientos en grabado, volvió a la Acuarela a finales de la década del ochenta y en ella ha seguido trabajando arduamente y cosechando satisfacciones.

Poseedora de una gran sensibilidad, Ana Griselda muestra en su obra una fascinación ante la vida, una pasión por la pintura, en especial por la acuarela.  En cada uno de sus trabajos, el color se desplaza libremente, gracias a la mancha, en armonías y tonalidades de verde.  En sus acuarelas plasma la entrada de luz sobre el papel, con sus transparencias nos transporta a la magia del color y nos lleva a experimentar una serie de sensaciones de paz, regocijo, quietud, serenidad difíciles de describir.

Ilustradora de varios libros de autores nacionales, entre ellos las Concherías de Aquileo J. Echeverría, publicado por la UNED, es también una reconocida profesora de pintura. Actualmente es miembro de la Asociación Costarricense de Acuarelistas y ha sido seleccionada para participar en la Trienal Internacional de la Acuarela en Santa Marta, Colombia, en mayo del 2009.

Dunia Molina

De izquierda a derecha: Dunia Molina, Ana Griselda Hine y Hania RuinDunia Molina, desde niña siempre intuyó que iba a ser artista.  Desde los cinco años de edad manifestaba ya su vocación, pues le encantaba siempre estar revolviendo colores y buscando diferentes maneras para expresar su trabajo.  Con una gran destreza y sensibilidad nos muestra el paisaje y la naturaleza, pero no de una manera explícita sino cargado de su fuerte personalidad.

En sus obras encontramos un gran dominio de la técnica, el rigor y el esfuerzo por lograr capturar la luz en el blanco del papel.  Actualmente se encuentra en un proceso de búsqueda del color; sin dejar de imprimir en cada pieza que realiza, un estilo personal que refleja la gran fortaleza de esta mujer-artista.

En sus propias palabras, “ha escogido la acuarela como medio de expresión, por la motivación de haber estudiado con los mejores maestros; por el grado de dificultad que presentaba su aprendizaje; por la transparencia, delicadeza y espontaneidad de esta técnica”.

Pero por encima de todo esto; se confiesa una apasionada de la acuarela, pues le ha facilitado un sinnúmero de posibilidades de trabajar en este campo.  Actualmente es la Directora de la Galería Nacional del Centro Costarricense de la Ciencia y la Cultura, cargo que ocupa desde el 1994.

Hannia Ruin

Hannia RuinArtista innata, posee una gran capacidad de trabajo, que se refleja en la gran cantidad de obras acumuladas en su taller, todas de una factura exquisita y de gran calidad artística.

Proveniente de una familia de maestras (su mamá, tías y abuela materna); a Hannia siempre le fascinó el color.  Abrir los roperos de las tías y encontrarse con todo tipo de papeles, lápices, tijeritas, libretas se convirtió en una de las principales motivaciones de esta mujer, quien desde niña, ya traía la huella de la artista.

De familia de músicos; algunos parientes integraron la Orquesta Fonseca Garro; su abuela tocaba piano, mandolina, guitarra y su madre, también ejecutaba el piano, Hannia creció en un ambiente que la encaminó hacia el Arte.  Estudió en el Conservatorio Castella y más adelante, por un corto tiempo, en La Casa del Artista.

Entró a la Universidad de Costa Rica, donde obtuvo un Profesorado en Francés, sin embargo; lo suyo era la pintura.  Más adelante estudió cuatro años en la Escuela de Artes Plásticas y posteriormente tomó clases de acuarela con la artista Gisella Stradtmann durante siete años.  Continuó investigando por su propia cuenta, mediante talleres, conferencias y exposiciones.  Actualmente es Integrante de la Asociación de Acuarelistas costarricenses, se mantiene activa en la pintura y ha sido seleccionada para participar en la Trienal Internacional de la Acuarela en Santa Marta, Colombia, en mayo del 2009.

En su obra se puede apreciar una acuarela caracterizada por la mancha, espontánea, transparente, iluminada y de limpio color, en donde la luz escapa entre flores, plantas, árboles o más ampliamente en la naturaleza.  Esto hace de su acuarela una obra singular, de expresión inconfundible, de estilo propio y con personalidad en el ámbito artístico costarricense.

En palabras de Gisela Stradtmann, “la transparencia, la luz y su personal dominio del color, con sutiles cambios de tono, como si un color se fundiera con otro: son cualidades que logra asociar en forma espontánea Hannia Ruin.  Su personalidad armoniosa y balanceada se refleja en su pintura”.