Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

Aportes

El aporte de los italianos en la cartografía en el siglo XVI

Silvia Meléndez Dobles

Escuela de Geografía, Universidad de Costa Rica

El Hombre del Vitruvio de Leonardo Da VinciA finales del mes de setiembre, se presentará en el Museo Nacional de Costa Rica una novedosa exposición que mostrará la influencia cultural de los italianos en el Nuevo Mundo.  La muestra es el resultado de casi dos años de trabajo en que participaron investigadores de la Embajada de Italia, del Centro de Investigaciones Históricas de América Central, Escuela de Geografía (estos dos últimos pertenecientes a la Universidad de Costa Rica) y funcionarios del Museo Nacional.

El objetivo de la muestra es dar a conocer el destacado papel que jugaron  los intelectuales, cartógrafos y viajeros italianos en la era de los descubrimientos; aporte que  no ha sido suficientemente valorado por la historiografía oficial.  De ahí que es inevitable que nos preguntemos por qué su aporte no se ha visibilizado como corresponde.  Para contestar estas interrogantes es necesario hacer una revisión de los factores que fomentaron su protagonismo en el siglo XVI.

En primer lugar, la posición geográfica privilegiada que tenía la península italiana en el corazón del Mediterráneo, le permitió controlar las rutas comerciales y consulados en toda Europa, norte de África y Medio Oriente.

A diferencia de España, Francia y Portugal donde el poder que ostentaban sus monarcas era cada vez mayor; en los estados italianos se dio un crecimiento económico y comercial de sus ciudades, sin constituirse como una sola nación, sino como poderosas ciudades – estados. El poder fue pasando de la nobleza a los mercaderes, banqueros y artesanos, por lo que sus contribuciones durante el período renacentista serán más bien a título individual que como colectivo.

Durante los siglos XV y XVI floreció en Italia el Humanismo y el Renacimiento, movimientos artísticos, literarios, científicos y filosóficos que dejarán profundas huellas en la humanidad. El objetivo del humanismo era colocar al hombre como centro del universo, rompiendo con la cultura medieval, cuya visión teocéntrica colocaba a Dios y, por ende, a toda la actividad religiosa, en el centro de las preocupaciones del ser humano. Por su parte, el Renacimiento pretendía rescatar los principales aportes de la cultura greco-romana y el surgimiento gradual de un programa cultural y educativo basado en en una nueva visión y reinterpretación del pensamiento clásico.

Para eso acudieron a los clásicos, Eratóstenes, Aristóteles, Ptolomeo, Pomponio Mela, Plinio el Viejo, entre muchos otros. Habrá también un renacimiento literario, con figuras como Petrarca, Boccaccio, Dante, y una serie de mecenas, cancilleres y clérigos, que buscaron rescatar los textos originales de griegos y romanos y eso incluía la renovación de sus conocimientos geográficos y cartográficos.

La  invención y difusión de la imprenta a mediados del siglo XV, también llevó a los italianos a poner al alcance de grandes mayorías y a menor costo los conocimientos de los nuevos descubrimientos y el acceso a libros y mapas.

El desarrollo científico y tecnológico, también permitió mejoras en los instrumentos y técnicas de navegación y el diseño de nuevas embarcaciones, que favorecieron  el desplazamiento de las corrientes mercantiles italianas de Oriente hacia Occidente, lo que acentuó y determinó un creciente interés por explorar el Océano Atlántico.

Por primera vez se exhibirán en el Museo Nacional más de veinte mapas de la  época de los descubrimientos y conquista de América, elaborados o impresos por italianos. Muchos de ellos de difícil localización y poca difusión; de ahí la importante contribución al conocimiento de la cartografía de este período.

El planisferio de Franscesco Roselli (ca. 1057-1058). Museo marítimo de Greenwich, Gran BretañaEl planisferio de Rosselli  (ca.1507-1508), es un impresionante ejemplo del esfuerzo que realizaban los cartógrafos de la época por ubicar las nuevas tierras descubiertas por Colón, dentro de los mapas que presentaban el mundo conocido.  Con gran creatividad recurrían a diversas proyecciones para intentar ubicar y colocar los descubrimientos sobre un mapa ptolemaico (de la  Antigua Grecia) que hubo que actualizar y finalmente desechar para poder presentarle al mundo la existencia de este nuevo continente al que hoy día llamamos AMÉRICA.