Vol. 6 / Nº 6/ edición junio del 2013

Aportes

Una reflexión en este mes de la patria


María Elena Masís
Historiadora y gestora cultural, Dpto. de Proyección Museológica

En esta sociedad costarricense es importante inculcar valores como nuestras tradiciones. Grupo de baile folclórico Flor de Café. Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaHace 107 años se les formuló a los costarricenses en el censo de 1904, una pregunta acerca de su nacionalidad; a la que varios contestaron “costarricense por dicha” (1)

¿Qué ha pasado en estos cien años con Costa Rica?  La situación del país se presenta difícil en muchos aspectos y no sólo aquí, sino que el panorama mundial muestra una ola de crímenes sin precedentes, asaltos, corrupción, narcotráfico, guerra, violencia, abuso sexual, burocracia y abandono de la vida espiritual, pérdida de credibilidad en las autoridades porque muchos de sus miembros han torcido el camino…

En el marco de los fiestas patrias, y a propósito del 15 de setiembre; si se le preguntara a usted, qué significado tiene la palabra patria, ¿qué respondería?

Quizá me responda con definición del diccionario: “La patria es la tierra natal o adoptiva, a la que uno se siente ligado por vínculos jurídicos, históricos y afectivos. Lugar, ciudad o país natal o al que uno se siente ligado por adopción”. (2)

En estos días me he dedicado a investigar entre conocidos ¿Cuál es el significado de la patria  y si estaríamos dispuestos a morir por ella?

Concluí que hoy en día los jóvenes ven con absoluto pesimismo el manejo que se hace de lo que ellos consideran la patria, de las creencias religiosas y las finanzas públicas.

Estudiantes a la entrada del Museo Nacional. Años 70. Fotografía del archivo histórico del Museo NacionalEntonces ¿Qué es la Patria? ¿Qué tan seguros estaremos de dar la vida por ella? El escritor costarricense José Marín Cañas en su libro “El infierno verde”, obra ilustre que narra con precisión imágenes de la guerra del Chaco, duro conflicto entre Paraguay y Bolivia de 1935 dice:

“¡Morir por la patria! ¿Qué era la patria?  Recuerdo que en aquellos años el maestro de la escuela de Villarrica nos hablaba de la patria con una retórica ampulosa, mientras le temblaban los brazos…Sí; la patria era la estancia, las praderas, las tonadas de los peones, las consejas de la bruja, las calles animadas de Asunción (Paraguay), la cama en donde se tendía Mencha”.  Por aquella patria, que el maestro llamaba sagrada, mi abuelo se había batido en el Cerro Corá, cuando la matanza absurda del gran loco de López. Debía yo morir por aquellas seis letras.

Pero también los bolivianos tenían una patria, posiblemente otra estancia verde, undívaga, sonora, de gratas melodías. Y en aquella otra patria habría una cama como la de Mencha y una boca desesperada; y otras tonadas de los indios, y otros gritos, y otras recuas.

¿Por qué íbamos a matarnos cuando los dos invocábamos la misma palabra? ¿Quién nos empujaba uno contra el otro si ambos estábamos implorando el mismo derecho, la misma causa, idénticos ideales?

No sabíamos. Ni lo sabían ellos. Nos matábamos porque había llegado la hora de matar.  Moríamos, porque se nos había dicho que en la muerte estaba la gloria. Pero en la muerte no estaba la gloria. Estaba la hediondez…, la noche, el abandono. La patria, aquellas seis letras, no tenía para sus sacrificados nada más que un chorro de cal.” (4)

Es importante inculcar en las nuevas generaciones el respeto por los adultos mayores. Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaCon esta breve descripción, Marín Cañas nos muestra lo absurdas que son las guerras, la lucha es siempre una sinrazón, triunfo para unos y derrota para otros, y siempre dejan heridas, difíciles de cerrar.

Costa Rica es un país, reconocido internacionalmente por su larga trayectoria democrática y pacifista. El hecho de no tener ejército y de haber logrado éxitos en los campos de la educación, salud y mejoras en el medio ambiente; le han traído beneficios económicos, sociales y culturales. Pero, desgraciadamente, y cada día que pasa esta situación se va perdiendo y en su lugar crece la inseguridad, la intranquilidad y la desesperanza, en muchas familias que se ven azotadas por la crisis política, económica y de valores. La sociedad se llenó de temores, conflictos y luchas a todo nivel: social, político, religioso.  Se ha perdido el contacto con Dios, la Naturaleza, con el otro. Y a pesar de que el siglo XXI es el siglo del triunfo de la comunicación; cada vez más el ser humano se va aislando y se va quedando solo.

Valores como respeto, honradez, solidaridad, honestidad, trabajo, tolerancia…todo eso se ha ido descartando.  En su lugar, se han colocado nuevos valores, o antivalores como: discriminación, egoísmo, robo, intolerancia, injusticia, desigualdad, por citar sólo algunos de estos males modernos.

Desde niños deben de conocer, amar y respetar la historia patria. Fotografía del Dpto. de Proyección MuseológicaSin embargo….el fin último de los seres humanos es la búsqueda del bien y como este es un concepto tan relativo (lo que para mí puede estar bien, quizá para otro no lo sea…); lo ideal es la búsqueda de bienes absolutos, duraderos, trascendentes, que perfeccionen al hombre y a la mujer y los ayude a ser mejores. 

En la medida que nuestra vida busque objetivos más altos, metas más sublimes, una mayor perfección; desarrollaremos un amor más profundo por la patria, más auténtico, más inclusivo.  En la medida que nos reconozcamos cada vez más como ciudadanos universales, estaremos contribuyendo al bienestar de la sociedad en general.

Notas:

1-    Iván Molina Jiménez. Costarricense por dicha. Identidad nacional y cambio cultural en Costa Rica durante los siglos XIX y XX. San José: Editorial UCR, 2010

2-    Diccionario de la Lengua Española. XXII Edición, 2010

3-    ¿Cuál es la importancia del amor por la patria?. Blog de preguntas y respuestas de Yahoo: htpp://mx.answers.yahoo/question.  Esta fue la mejor respuesta según los usuarios de este blog.

4-    José Marín Cañas. El infierno verde. Va. Edición. San José: Editorial Costa Rica, 1978

5-    Enrique Vargas Soto. “Una cruzada de rectitud moral”. Periódico La Nación . San José, Costa Rica. 23 de agosto 2011, p.16

 

 
ministerio

Visite el Museo Nacional de Costa Rica

Horario: De martes a sábado, de 8:30 a.m a 4:30 p.m. Domingos de 9 a.m. a 4:30 p.m. Lunes: Cerrado.

Tarifas: Nacionales adultos ¢2 000. Entrada gratuita para estudiantes con carnet, menores de 12 años y adultos mayores de 65 años con identificación.

Extranjeros: Tarifa general $9. Estudiantes extranjeros identificados $4.

Tels: +506 2257-1433 - Fax: +506 2233-7427 - Aptdo: 749-1000 San José, Costa Rica.

Dirección: Avenidas Central y Segunda, San José, Costa Rica. Entrada principal: Por la fachada oeste-Plaza de la Democracia.

www.museocostarica.go.cr / informacion@museocostarica.go.cr

Explore nuestro sitio web y conozca más sobre: