Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

Aportes

El naufragio del Titan

Roberto Le Franc
Antropólogo

Una de las portadas del libro "Futility the wrak of the Titan". Tomada de la página www.e-reading.org.uaHoy día la historia del hundimiento del lujoso trasatlántico RMS TITANIC, hermano gemelo del OLIMPIC y del BRITANIC, de la línea White Star, difundido ampliamente por los medios y por épicas aventuras cinematográficas, es del conocimiento general.

Este ¨steamer ¨ fue botado en mayo de 1911 y luego de ser acondicionado con los mejores adelantos de la época, además de su lujo y comodidad, se decide que su viaje inaugural sería el 20 de marzo de 1912. Después de algunos atrasos, el majestuoso barco, que era el más grande construido hasta entonces, zarpó de Southampton  hacia New York, con escala en  el puerto francés de Cherburgo y en Queensland en   Irlanda, el 10 de abril de 1912 con 2209 personas a bordo. La noche del 14 de abril, el barco del cual se decía que ni Dios podía hundir, choca con un iceberg a la altura de Terranova y se hunde, pereciendo más de 1600 personas entre tripulantes y pasajeros, muchos de ellos de la élite de ricos y famosos.

El barco medía 268 metros de largo por 30 metros de ancho, desplazaba 66.000 toneladas y podía viajar a unos 26 nudos como velocidad máxima, unos 43 kms por hora.

Hasta aquí la historia es harto conocida y mucho se ha especulado sobre premoniciones de diferentes personas acerca del fatídico fin de la nave, lo que poco se sabe es que hay un caso particularmente curioso y asombroso, que tuvo lugar 14 años antes de que sucediera esta tragedia, relacionado con una novela publicada en 1898.
Parte de esta información fue divulgada no hace mucho tiempo por un matutino de circulación nacional.

Retrato de Morgan Robertson, tomado de la página www.chinoconfidential.blogspot.comLa obra en mención es producto de la imaginación del escritor inglés Morgan Robertson y se refiere a la épica aventura de un inmenso navío, el más grande que se había construido en ese momento, que desplazaba 70.000 toneladas, que medía unos 243 metros de largo, con capacidad para 3000 personas, que podía viajar a 25 nudos como velocidad máxima, que se presumía insumergible y que disponía de botes salvavidas apenas para unos cuantos pasajeros. Todos estos hechos coincidentes de manera muy acertada con el caso del TITANIC.

Pero aún hay más, lo cual hace de esta historia un hecho asombroso, el autor Robertson escribe en su novela que el barco se hundía en su viaje inaugural, en la noche de un 9 de abril y que la causa había sido el choque contra un iceberg...
 
Todas estas coincidencias, relatadas 14 años antes del hundimiento del RMS TITANIC, concluyen con algo de lo más impresionante....el barco se llamaba TITAN y la novela en cuestión se titula casualmente "Futility the wrak of the Titan" ...un hecho curioso sin duda.