Museo Nacional de Costa Rica

Advertisement
Advertisement
 
              

Aportes

Las ciencias naturales:
 investigación y educación a lo largo de 125 años

Silvia Lobo
Bióloga, Dpto. de Historia Natural

Ejemplar tipo de Pleurothallis nemorum, recolectado por A. Brenes. Fotografía del Dpto. de Historia NaturalEl Museo Nacional de Costa Rica fue inaugurado en 1887 y desde entonces ha contribuido significativamente al estudio y conocimiento de las riquezas naturales del país y en igual magnitud ha puesto al servicio de los costarricenses y extranjeros este esfuerzo. Las coyunturas políticas, económicas y sociales por las que ha pasado el Museo Nacional en estos 125 años no siempre han sido favorables y pese a las muchas limitaciones la institución se ha tratado de mantener constante en el desarrollo de las funciones y los avances en la investigación científica.

El Museo Nacional fue (en conjunto con el Instituto Físico-Geográfico Nacional, IFGN), la primera institución costarricense y de la región centroamericana orientada al estudio de las ciencias naturales, en especial al establecimiento, clasificación y mantenimiento de colecciones biológicas y geológicas.

Exhibición de ciencias naturales en 1949. Fotogrfía de la colección del Museo NacionalCon el aporte de naturalistas extranjeros y nacionales de renombre internacional se realizaron expediciones de importancia histórica y se establecieron en el Museo las primeras colecciones de plantas, aves, mamíferos, reptiles, insectos, fósiles, rocas y minerales a finales del siglo XVIII, convirtiéndose Costa Rica en un pionero a nivel Centroamericano y del Caribe en el aporte a la ciencia y al conocimiento de su riqueza natural y se convirtió en el país botánicamente mejor conocido de América Latina, poseedor de uno de los mejores y más grandes herbarios. Cada uno de estos ejemplares documenta la existencia de una especie en determinado tiempo y espacio, lo cual representa un patrimonio de información invaluable sobre la riqueza biológica y geológica del país, que la sociedad costarricense ha contribuido a desarrollar en estos 125 años.

Como resultado de la visionaria guía y apasionada dedicación de directores, funcionarios y colaboradores, las colecciones han sido base para el descubrimiento de sinnúmero de especies nuevas para Costa Rica, la región y el mundo entero. Por ejemplo al botánico nacional Alberto Ml. Brenes, considerado el colector  más importante hasta la primera mitad del siglo XIX, se le debe el descubrimiento de cientos de especies de orquídeas nuevas como Barbosella brenesii Schltr., Masdevallia tenuicauda Schltr. y Pleurothallis nemorum Schltr.; en el campo de la zoología destacan el descubrimiento de 10 especies de mamíferos nuevos para la ciencia por los “taxidermistas” del Museo Nacional Cecil. F. Underwood y George. K. Cherrie y otra cantidad parecida de especies de aves. 

La descripción de especies nuevas es una actividad que no se detiene a pesar del avanzado conocimiento de la biodiversidad costarricense y en las últimas dos décadas se ha incorporado casi 50 especies más de aves (Julio Sánchez, com. pers.) mientras que botánicos del Museo Nacional han publicado 14 especies nuevas de plantas (A. Estrada, com. pers.).

Fósil de los molares de un mastodonte. Fotografía del Dpto. de Historia NaturalLa sección de Geología también ha dado importantes contribuciones a la ciencia y a la historia geológica y biológica de la región como el primer registro fósil de un helecho para el país (Gómez 1970), el primer registro fósil de la especie Equus cf. E. conversidens para el Pleistoceno de Costa Rica y América Central (Valerio & Laurito 2004) y la segunda descripción de un fósil de una especie de tortuga de caparazón blando en el Neotrópico (Laurito et al. 2005), entre muchas otras. Afortunadamente muchas de estas especies se encuentran cuidadosamente albergadas en las colecciones del Dpto. de Historia Natural donde pueden ser consultadas por los usuarios.

Las colecciones también han servido para la realización de estudios que produjeron importantes publicaciones de artículos en boletines, revistas científicas nacionales y extranjeras así como en libros de consulta obligatoria, que muestran al mundo la vasta riqueza natural de un país con un área de sólo un poco más de cincuenta mil kilómetros. Entre estas publicaciones se puede mencionar la serie Primitiae Florae Costaricensis (Pittier 1891, que constituye la primera flora sistemática del país), Mamíferos de Costa Rica (Alfaro 1897), Flora of Costa Rica (Standley 1937 y 1938), The Butterflies of Costa Rica (DeVries 1987 y 1997) y más recientemente el Manual de Plantas de Costa Rica (Hammel et al. a partir del 2003).

Exhibición de ciencias naturales durante los años 1970 y 1990. Fotografía del Dpto. de Historia NaturalLos aportes del Museo Nacional a la educación y al conocimiento de las riquezas naturales de Costa Rica se evidencian en la participación en varias exhibiciones internacionales como la Exposición Ibero-americana (Madrid 1892), la Exposición de Chicago (1893 y 1903) y la Exhibición de Guatemala (1897); en 1930 la institución apoya con mayor fuerza la labor de los centros de enseñanza de primaria y secundaria del país a través del acondicionamiento de un aula para dar lecciones, la reorganización de las exhibiciones y el fomento de las visitas de grupos de escolares y profesores.

En 1972 el biólogo Luis Diego Gómez, Director del Museo y jefe del Departamento de Ciencias Naturales, fundó la revista Brenesia para canalizar la divulgación de las investigaciones realizadas por científicos tanto del Museo Nacional como externos, convirtiéndose en ese entonces en la publicación periódica de carácter científico general con el nivel más alto de distribución en toda Hispanoamérica. Únicamente en ese medio de comunicación los funcionarios del Dpto. de Historia Natural del Museo han publicado alrededor de 120 artículos en temas de entomología, ornitología, paleontología, botánica, geología, entre otros. A la fecha la revista Brenesia ha publicado 76 números (dos por año) que en total incluyen 772 artículos.

Colección de mariposas del área de entomología del Dpto de Historia Natural. Fotografía del Dpto. de Historia NaturalPor otra parte las exhibiciones en temas de historia natural han sido primordialmente “temporales” desde 1990, año en que se desmanteló la Sala que estaba dedicada a esta temática específica. No obstante la labor de difusión y educación no se estanca y en la década de 1990 se montaron unas 13 exhibiciones temporales en pasillos, jardines y pequeñas salas del Museo que mostraban al público variadas facetas y componentes de la labor del Dpto. de Historia Natural.

La demanda de información por parte de distintos públicos ha tratado de ser satisfecha a través de la realización de visitas guiadas en las colecciones, talleres, producción científica y publicaciones de libros para un público más general, sobre tópicos de interés popular como plantas medicinales, plantas que atraen mariposas, plantas ornamentales, plantas de uso artesanal, entre otros.

El Museo Nacional continúa con sus esfuerzos en pro del aumento, actualización y manejo de sus colecciones y del estudio de la biodiversidad y geología nacional sin obviar los vertiginosos cambios y avances tecnológicos del nuevo milenio. El establecimiento de alianzas estratégicas y la participación en proyectos conjuntos han permitido la consecución de fondos para, entre otras cosas, la adquisición de equipo electrónico, de cómputo así como la digitalización de todas las colecciones en bases de datos, lo que abre nuevas opciones de manejo, investigación y acceso a la información a través del internet.

Hoy es posible realizar búsquedas a través de internet de especies de plantas de Costa Rica, su ubicación geográfica, su época de floración, consulta de ejemplares de especies nuevas, obtención de mapas de puntos de recolecta, etc., gracias a que la información de los 244 513 ejemplares del Herbario Nacional se encuentra accesible a través de varias páginas electrónicas. En un futuro cercano esto y más podrá realizarse también para las colecciones de aves, insectos, mamíferos así como para la colección geológica.